Mientras este sábado sería imputado el operador del Servicio de Emergencias Coordinado que desestimó el pedido de asistencia por parte de una de las víctimas fatales, se esperan pruebas para avanzar en un posible doble homicidio culposo.

Ariel Cubells

Ariel Cubells

A partir del audio que trascendió y que complicó al operador del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) que no le brindó asistencia a los turistas venezolanos que murieron en un hotel de Mendoza, la investigación del caso ya tiene dos causas: por un lado la situación de este hombre, y por el otro el expediente en relación a los dos muertes

En cuanto a la situación del operador, este sábado el hombre será imputado por abandono de persona en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público. 

Sobre las muertes de Irma del Carmen Tovar (57) y su hijo Rodolfo Valentino González Tovar (23), la Fiscalía de Homicidios espera una serie de informes y pruebas para determinar si hay responsabilidades penales en la tragedia. Las víctimas murieron por inhalación de monóxido de carbono, presuntamente por una pérdida de gas en el anafe y por un calefón tipo caldera que no contaba con la ventilación correspondiente, de acuerdo a los peritajes realizados por Policía Científica y personal de Ecogas en el hotel donde se hospedaban. 

Estos turistas venezolanos junto a un nene de 5 años, adoptado por la mujer, habían llegado a Mendoza el jueves 6 de enero pasado y se alojaron en el Reina Victoria Apart Hotel, ubicado en calle San Juan al 1127, de Ciudad. 

Tres días después, en la tarde del domingo 9, la Policía tuvo que irrumpir en la habitación de la familia porque no le abrían la puerta al personal de limpieza. Desde el pasillo se escuchaba el ruido de la ducha, pero nadie atendía. 

Una vez que los efectivos ingresaron, encontraron los cuerpos de Tovar y su hijo Rodolfo, mientras que el menor aún esta vivo. Al pequeño lo trasladaron al Hospital Notti y sobrevivió. 

Los tres estaban tenidos en el suelo y a su alrededor había rastros de vómitos y orina. En principio se creyó que habían sufrido una intoxicación alimenticia, pero luego las autopsias revelaron la presencia de monóxido en los cadáveres. 

A partir de este dato y de las aparentes irregularidades en las instalaciones del complejo, los pesquisas empezaron a analizar la posibilidad de imputaciones contra los responsables del hotel. Uno de los delitos por los que se podrían avocar es doble homicidio culposo ( 1 a 5 años de pena), por las supuestas negligencias en el acondicionamiento del lugar. 

Hasta este sábado la fiscal Andrea Lazo- subroga a su par Gustavo Pirrello- no contaba con los elementos suficientes para acusar, lo que no se descarta que suceda en los próximos días. 

La propiedad, compuesta de varios departamentos para alquiler ya sea de turistas o para estadía permanente, tiene entre  sus dueños a José Mansur, actual vicepresidente de Godoy Cruz Antonio Tomba. El dirigente deportivo maneja el negocio en sociedad con tres personas más. 

Precisamente estos empresarios aclararon que el lugar reunía todas las condiciones exigidas para su habilitación, que cada uno de los artefactos tenía el mantenimiento correspondiente y que todos los papeles están al día. Toda esta documentación la pusieron a disposición de la investigación y desalojaron a los inquilinos para que la fiscalía realice las medidas pertinentes. La habitación donde ocurrió la tragedia fue preservada por la Justicia. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?