Probamos la Territory, el primer SUV chino de Ford

Probamos la Territory, el primer SUV chino de Ford

Se encuadra dentro de la nueva estrategia de la empresa, de apostar sólo por los SUV y vehículos utilitarios. Atractivo y equipado, se posiciona entre Ecosport y Kuga Hybrid.

MDZ Autos

MDZ Autos

En agosto del año pasado, Ford sorprendió trayendo al país un producto chino, el primero de ese origen que llegaba a Argentina de la mano de una de las empresas más poderosas en la región.

Se trataba del Territory, un SUV compacto (segmento C) desarrollado por la marca china JMC (Jiangling Motors Corporation) que Ford adoptó, y tras algunos cambios, decidió vender en varios mercados alrededor del mundo.

A la luz de lo que ocurrió en enero, cuando Ford Motor Company anunció que dejaba de producir autos para concentrarse en SUVs, utilitarios, la submarca Bronco y el Mustang, todo tomó más sentido.

En agosto pasado habíamos visto y tenido un contacto con Territory en el ahora único concesionario Ford en el Gran Mendoza, Godstein, que ahora tiene a disposición una unidad de demo en la que realizamos esta prueba.

Pero antes contemos de qué se trata Territory. Es un SUV compacto que se ubica entre la camioneta urbana chica Ecosport, ahora llegada de la India, y la estadounidense Kuga Hybrid, única mecánica disponible para el modelo.

Como decíamos, viene importada de China, tiene un diseño muy interesante, entre imponente desde frente y deportivo de perfil y cola. A su vez, ofrece una habitabilidad interior muy destacada, con materiales correctos y un nivel de terminación aceptable aunque mejorable en algunos detalles.

Sólo hay disponible una motorización en las dos versiones disponibles, Titanuim y SEL: motor Mitsubishi de 1.5 litros turbonaftero con 143 cv de potencia y 225 nm de toque. El impulsor sólo se combina con caja automática de variador continuo CVT con ocho marchas preprogramadas. La tracción es sólo delantera. Ambas versiones vienen de serie con faros 100% de leds y techo panorámico.

Asimismo, el equipamiento en general es notable, pero además suma mucha seguridad: viene de serie con numerosas asistencias a la conducción (ADAS), incluyendo Frenado Autónomo de Emergencia, control de crucero adaptativo, sistema de estacionamiento automático y alerta de riesgo de colisión.

Por otro lado, suma tablero digital de 10 pulgadas, pantalla multimedia de 10 pulgadas, tapizado en cuero, techo panorámico y butacas con ajustes eléctricos, además de ser refrigeradas y calefaccionadas (versión Titanuim). También ofrece el tope de gama cámara de visión 360º (súper útil).

En una unidad Titanium blanca partimos a la precordillera mendocina (Potrerillos, Las Vegas, Valle del Sol, Paso La Carrera) con la intención de descifrar el modelo, que ha demostrado buenas cifras de ventas: entre agosto y diciembre del 2020 se patentaron 338 unidades, mientras que sólo en mayo pasado se vendieron 128 Territory en todo el país.

Antes que nada hay que decir que se trata de un vehículo atractivo, que llama miradas y despierta comentarios. Al mismo tiempo, sorprende por sus dimensiones internas, es realmente cómodo en sus cinco plazas. Una vez tras el volante, la posición de manejo es inmejorable por las numerosas regulaciones eléctricas.

Ya si hablamos de tablero, el 100% digital, de agradable estética y con mucha información a la mano gracias a los comandos al volante. En la plancha central quizás esté la más polémica de las soluciones chinas: la pantalla es grande, pero su interfaz es confusa y poco delicada. Lo mismo ocurre hacia abajo, con teclas enormes, más cromados de los recomendables y una selector de la caja CVT muy tosco.

Las plazas traseras, como adelantamos, son excelentes: tienen una gran habitabilidad, confort y seguridad. El baúl es justo (apenas 420 litros).

A la hora de encarar el tránsito urbano, el motor y la caja CVT se comportan a la perfección, lo que es ayudado por la tracción trasera independiente. Cuando salimos a la ruta, el confort de marcha es superlativo, hay un excelente trabajo de insonorización y las posibilidades de ir cómodo son numerosas.

Eso sí, estamos ante una caja CVT, es decir que no está pensada para hacer grandes hazañas deportivas ni mucho menos: entendiendo esto, la conducción se hace sumamente agradable.

También probamos a la Territory en caminos de montaña y de tierra, con la intención de conocer su comportamiento fuera del asfalto, su hábitat natural y para lo que fue diseñada. La altura al piso es la adecuada, las suspensiones filtran bien las imperfecciones del camino y la insonorización cumple, no obstante las cubiertas de perfil rutero con llantas de 18’’, hacen notar las piedras y serruchos por ejemplo. No es nada grave, pero es importante tener en cuenta que no estamos en un todo terreno ni siquiera light.

En conclusión, la Ford Territory gana por diseño, habitabilidad, equipamiento de confort y de seguridad, pero es un vehículo pensado y diseñado para el uso urbano y rutero. Es una buena opción a la hora de analizar los productos de Ford frente a la competencia, que se podría reducir a tres: Jeep Compass, Toyota Corolla Cross y Volkswagen Taos (de fabricación nacional).

Si usted nos pregunta, querido lector, le diremos que aprovecho de ir a probar el vehículo: es la mejor manera de sacarse todas las dudas y prejuicios.

Ficha técnica

Motor: turbo naftero

Cilindrada: 1.5 litros

Potencia: 143 cv

Torque: 225 Nm

Consumo mixto: 11,5 litros/100 Km

Precios: desde $ 4.149.600 (versión probada $4.578.525)

Dónde encontrarlo: Ford Goldstein

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?