Contacto en Mendoza con la Ford Territory: tremenda máquina

Contacto en Mendoza con la Ford Territory: tremenda máquina

Pudimos ver de cerca la nueva apuesta de Ford para el segmento de los SUV. Viene de china, equipadísimo y con un aspecto que impresiona por robustez y modernidad.

Cristian Ortega

Las dudas estaban solventadas sobre un prejuicio. ¿Será de mala calidad, tendrá un diseño “achinado”, dejará de lado el buen encastre típico de los Ford? Eran algunas de las preguntas que surgieron en el ambiente automotriz argentino cuando la marca estadounidense anunció la llegada a Argentina, por primera vez en su historia, de un producto hecho en China, en alianza con la automotriz oriental JMC.

Con esas preguntas en la cabeza nos acercamos a la primera Ford Territory que llegó a Mendoza. Se trata de una unidad blanca, versión Titanuim. La vimos en Goldstein, concesionario oficial en Mendoza, y nos pudimos dar una micro vuelta por el interior de la agencia.

Sí la toqueteamos bastante. Arriba, abajo, puertas, interiores, percibimos los materiales, acomodamos asientos, medimos dimensiones, hasta pusimos el ojo (por recomendación de un viejo vendedor de autos) en el material de la tapa de la carga de combustible: es de metal.

El nuevo producto de Ford es interesante (ver galería de fotos). Se lo ve robusto, grande, macizo, incluso da la sensación de ser bastante más voluminoso de su principal rival, el Jeep Compass. Se lo nota pesado y a la vez ancho, gordo, lo que trasmite seguridad, aplomo y, en todo caso, control absoluto de la situación.

Nos gustó la silueta, con una caída con cierta deportividad en la parte trasera. La trompa es imponente y el remate, quizás, lo más “achinado” del exterior.

En el interior hay una consola imponente con una pantalla muy grande que anda muy bien, que incluye a su vez los “occidentales” sistemas de emparejamiento de celulares Andorid Auto y Apple Car Play.

Es lindo el instrumental, aunque un poco “bolichero”, muchas luces, animaciones, movimiento. Quizás para el modelo y el segmento, algo un poco menos “juvenil” hubiera sido más adecuado.

“¿Y, qué tal los materiales?”. Muy buenos, al nivel que esperamos de un Ford del segmento. Nos gustó el cierre de las puertas, el sonido de todo lo que se mueve, el peso incluso del portón, los materiales plásticos con correctos, hay detalles en tela con hilos a la vista que le dan categoría al conjunto, y hay apliques simil madera que le dan elegancia al interior.

Eso sí, el diseño de la palanca de cambios la tira abajo, como también, creemos que el exceso de cromados hace que el recurso pase de darle distinción a cargar innecesariamente el interior. Pero, como dicen en España, para gustos los colores.

Asimismo, a la hora de “probarlo”, se nota un vehículo poderoso, aplomado, silencioso y que invita a dar largos paseos. Todas, claro, conclusiones de estacionamiento.

Vamos al apartado mecánico, del que poco podemos agregar: sólo hay disponible una motorización en dos verciones, Titanuim y SEL: motor marca Mitsubishi 1.5 litros turbonaftero de 143 cv de potencia y 225 nm de toque. El impulsor en todos los casos se combina con caja automática de variador continuo CVT con ocho marchas preprogramadas. La tracción es sólo delantera.

El equipamiento en general es notable, pero además suma seguridad a lo loco: viene de serie con varias asistencias a la conducción (ADAS), incluyendo Frenado Autónomo de Emergencia, control de crucero adaptativo, sistema de estacionamiento automático y alerta de riesgo de colisión.

Además, suma tablero digital de 10 pulgadas, la pantalla multimedia de 10 pulgadas, tapizado en cuero, techo panorámico y butacas con ajustes eléctricos, además de ser refrigeradas y calefaccionadas (versión Titanuim). También ofrece el tope de gama cámara de visión 360º.

En definitiva, se trata de un Ford hecho y derecho, que vendrá a meterse en la pelea de los SUV compactos “accesibles”, como es el mencionado Jeep Compass (hecho en Brasil) y el futuro Volkswagen que ya se fabrica en Pacheco. Como compañero de segmento dentro de Ford, Territory comparte dimensiones con Kuga Híbrida, aunque, dicen los que saben, “son productos para dos públicos diferentes”.

El precio de lista del Territory es de 41.600 dólares para la versión SEL y de 45.900 dólares para la versión Titanium.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?