Salud mental

No todos los suicidas son depresivos: ¿cuáles son las señales de alarma?

Una psicóloga experta en suicidio en adolescentes nos explica que todos los casos son distintos y hay algunas actitudes que pueden estar indicando que esa persona está pensando en suicidarse.

Candela Orrego
Candela Orrego domingo, 18 de septiembre de 2022 · 07:04 hs
No todos los suicidas son depresivos: ¿cuáles son las señales de alarma?

Suicidio. Es una palabra que ya de por sí tiene una carga y una connotación negativa. Es un tema del que se rehúye y no se habla mucho, como otros temas relacionados a la salud mental. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de 800 mil personas se suicidan al año.

Pero para hablar del tema primero definámoslo. Para la OMS el suicidio es “todo acto por el que un individuo se causa a sí mismo una lesión, o un daño, con un grado variable de la intención de morir, cualquiera sea el grado de intención letal o de conocimiento del verdadero móvil”.

Desde el punto de vista de la salud mental, los y las adolescentes poseen vulnerabilidades particulares, por su etapa del desarrollo. La Licenciada en Psicología Viviana Stirnemann cuenta que el suicidio es la segunda causa de fallecimientos entre los jóvenes de entre 15 a 29 años, después de los accidentes de tránsito.

Sin embargo, la agencia sanitaria de Naciones Unidas admite que puede haber subnotificación, ya que el estigma y el tabú que rodean a este problema hace que no se denuncien a nivel mundial los casos de comportamientos suicidas no fatales. Se estima que sólo alrededor del 25% de quienes intentan quitarse la vida necesitan o buscan atención médica.

En Argentina, se realizó la Encuesta Mundial de Salud Escolar en el año 2012 en 28.368 alumnos de 544 escuelas secundarias, y los resultados arrojaron que el 16,9% de los adolescentes había considerado la posibilidad de suicidarse ese año. 

Cuáles son las señales

La psicóloga Stirnemann explica que lo primero y fundamental es aclarar que todas las personas que piensan en suicidarse no son necesariamente depresivas, y viceversa, no toda persona que tenga un padecimiento mental piensa en el suicidio. La realidad es compleja y un padecimiento mental está determinado por múltiples causas, por ende, no todos ven el quitarse la vida como un "escape" a su dolor.

Aclarado esto, la experta dice que son varios los indicadores que funcionan como una especie de alerta temprana. "Puede ser el aislamiento, el que las personas hayan cambiado repentinamente su forma de comportarse, de comer, de dormir o la forma también en relacionarse o vincularse".

Pero también hay que prestar atención "porque a veces no, no escuchamos, pasamos por alto expresiones o conceptualizaciones que son negativas, también problemáticas como bullying y violencia en la escuela". 

Un mito que hay que desterrar -dice la psicóloga- es el de creer que porque alguien dice que se va a suicidar en realidad no piensa hacerlo. "Muchas veces minimizamos el discurso y las palabras de otros", remarca Stirnemann.

"Nadie se quiere suicidar, la persona en realidad lo que quiere es poner fin a su sufrimiento, y encuentran en el suicidio una salida, no encuentra otra. Entonces eso nos lleva a la importancia de como sociedad prestar atención, porque si no encuentra otra salida, quiere decir que tampoco nosotros estamos dando auxilio", sostiene la experta.

Cómo ayudamos 

Es difícil abordar esta respuesta porque "el suicidio no se comprende en sí mismo como una entidad psicopatológica ni se circunscribe a un padecimiento mental: se entiende al suicidio como un fenómeno multicausal en el que interactúan factores del orden individual, familiar, social y comunitario".

Por ello, es que Stirnemann recalca que como sociedad debemos estar atentos al discurso del otro, al comportamiento y no ser prejuiciosos porque eso hace que las personas no quieran abrirse y hablar.

En Argentina existe el Centro de Asistencia al Suicida, es una institución sin fines de lucro que desde 1967 brinda asistencia telefónica gratuita, personal, confidencial y anónima a personas en crisis o riesgo de suicidio en la línea de prevención del suicidio. El número telefónico es (011) 5275-1135.

Qué hacer después de que una persona tiene un intento de suicidio

"Por un lado, lo que hay que trabajar todo lo que tiene que ver con la convención. Es la misma intervención que se realiza para todos los familiares, allegados a una persona que se ha suicidado. Como así también, es importante trabajar posterior al seguimiento y el acompañamiento de una persona que haya tenido un intento de suicidio. La persona y los familiares y los allegados. Esa persona tiene que tener un seguimiento de por lo menos dos años posterior al intento", explica la psicóloga.

En las redes circuló recientemente una campaña de la organización inglesa Campaing Against Living Miserable (CALM), que muestra el último video de distintas personas antes de suicidarse. En el video se puede ver como todos sonríen y se divierten sin mostrar rasgos de depresión ni tristeza. El objetivo de la campaña es mostrar que las personas tienen luchas internamente que no siempre se dejan ver. 

 

Archivado en