Como en Gambito de Dama: ¿Por qué sería una excelente idea que tus hijos jueguen ajedrez como parte de su educación?

Como en Gambito de Dama: ¿Por qué sería una excelente idea que tus hijos jueguen ajedrez como parte de su educación?

Lo que se aprende en el tablero sirve en la vida real: el autocontrol, la reflexión y tener cautela son algunos de los aprendizajes de este juego.

Redacción MDZ Online

“El factor juego crea un vínculo. Nos da ventaja. Por eso es tan transversal y funciona tan bien como recurso pedagógico” asegura Manuel Azuaga, el fundador de Ajedrez Social de Andalucía, la Asociación que impulsa un programa de ajedrez escolar junto a la Consejería de Educación autonómica.
 

El ajedrez está siendo un furor a partir del impresionante éxito que tuvo la serie “Gambito de Dama. Sin embargo, tampoco se puede subestimar porque esta herramienta tiene años en la vida de muchas personas fanáticas y hasta el nivel más competitivo.

Además, cabe recordar que en la icónica serie el personaje de Beth Harmon no necesariamente tiene una de las mejores educaciones: sufre una adicción, se encuentra desamparada y es muy insegura en las competencias. Lo que sí se puede apreciar es que el ajedrez se convierte en el mayor elemento de contención de su vida, aquello que nunca la deja sola en sus distintas etapas y le enseña también sobre la vida.

La idea de que el ajedrez sea utilizado como una herramienta escolar en los colegios puso de manifiesto una gran alegría para las familias. La realidad es que se relaciona al ajedrez con autocontrol, reflexión y cautela, que son algunos de los tantos aprendizajes que deja este deporte para luego trasladarlo a la vida real.

Ya son muchos los colegios que lo implementan y otros tantos que lo tienen en vista para este 2021 y usarlo como una nueva herramienta educativa en horario lectivo. Se afirmó, según expertos, que su práctica favorece, entre otras cosas, al control de los impulsos, la concentración, la autoestima y la creatividad.

También se vio reflejado que su aplicación en ciertos campos terapéuticos, funcionó como complemento de los tratamientos de adicciones y un ejercicio contra el deterioro cognitivo. “Me ayuda con los problemas de matemáticas, con el razonamiento. Los planteo mejor y me concentro más” declaró Alba Rodríguez una alumna de 2º de la ESO con tan solo 13 años que solo sabía “poco” cómo se movían las piezas. Así también un compañero llamado Manuel Arias dijo: “Soy muy impulsivo y me viene bien para controlarme, darle más vueltas a las cosas antes de hacerlas” agregando: “Y a pensar en la mala suerte, en los errores… ¡En la pereza también!”.
 

Según Azuaga, que es periodista y un incansable divulgador del juego, el éxito del ajedrez en los colegios tiene un secreto: que cualquier colegio puede empezar de cero a incluirlo diseñando un plan ajedrecístico a su medida. 
 

Su práctica favorece a:

  • La memoria
  • El razonamiento lógico-matemático 
  • La visión espacial. 
  • También a las acciones como dar la mano al rival
  • Esperar el turno, tener paciencia y reflexionar
  • Pone a prueba la resiliencia

“Trabajamos mucho el error como elemento clave del aprendizaje. No existe la partida perfecta” y agrega que lo que se aprende en el tablero les va a servir en la vida real y matiza: “Eso sí, no es una pócima mágica” sin embargo, favorece todas las capacidades nombradas.

Si te interesa saber más sobre el mundo apasionado de este deporte entérate por qué y cómo la serie más popular Gambito de Dama sirvió para salvar al ajedrez mendocino. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?