Bento y la aduana: un testigo reveló posibles vínculos en la frontera

Bento y la aduana: un testigo reveló posibles vínculos en la frontera

Uno de los testigos de la causa de las coimas, que a su vez denunció al juez Walter Bento por "aprietes" mientras estaba en prisión, señaló que el magistrado tenía contactos con jerarcas de la aduana ¿Se abre otra arista del caso? ¿Y de qué modo puede haber operado la política? Aquí, algunas puntas.

Facundo García

Facundo García

La información alrededor de la causa de las coimas en la Justicia Federal de Mendoza se sigue acumulando y el caso salpica en varias direcciones. Ya se supo que antes de ser imputado el juez Walter Bento intentó contactarse -y en ocasiones lo logró- con distintas figuras de la política. También surgieron "arrepentidos" que confesaron haberle pagado a personas que decían representar al magistrado. Ahora, un testigo amplió su declaración y con ello echó luz sobre los posibles vínculos de una asociación ilícita de tribunales con la aduana.

Gonzalo Ramírez Madrid, el testigo que ingresó el nuevo escrito a un expediente donde acusa a Bento por "aprietes" y violación de los derechos humanos, subrayó que a partir de la causa de las coimas se han fortalecido los indicios de que el juez mantenía algún tipo de relación con Raúl Bustos Cara, quien en su momento era Director Regional de la Aduana de Mendoza. 

¿Por qué es importante el vínculo de Bento con esa dependencia? Porque por ahí entran y salen verdaderas fortunas. El recordado caso del contrabando de bananas -cuya instrucción estuvo a cargo, precisamente, del juez cuestionado- implicaba movimientos por más de 50 millones de dólares. Y se sabe: la posibilidad de regular la circulación de mercadería por la frontera redunda en suculentos dividendos para quien esté cortando el bacalao. 

Gonzalo Ramírez Madrid dice que lo "apretaron" estando en la cárcel para que pagara miles de dólares a cambio de su libertad.

En ese sentido, Ramírez Madrid destacó que cuando la División de Delitos Tecnológicos de la Policía de Mendoza consiguió recuperar algunos datos del teléfono de Bento -el juez se resiste a entregarlo a la Justicia- se descubrió que entre sus contactos estaba efectivamente Bustos Cara y que había intercambios a través de Telegram. Sin embargo, como pasó con tantos otros chats, el diálogo había sido eliminado

Además, Ramírez Madrid mencionó la declaración de otro testigo, Juan Carlos Iñiguez, quien al presentarse a declarar en la causa de las coimas el 14 de diciembre del año pasado relató: "Aliaga me llevó y fuimos al campo de golf que está en el Parque San Martín. Ahí estaba sentado el señor Bento junto a otro hombre flaco de ojos celestes y pelo blanco. Lo identifiqué después, se llamaba Bustos Cara...".

Hay más. Bustos Cara se relaciona con Ramírez Madrid porque fue uno de los miembros de aduana que llevaron adelante las acusaciones contra este último por presunto contrabando. Por otro lado, el declarante pidió la recusación del juez que lleva la causa por los aprietes, Marcelo Garnica -que es amigo de Bento- y de la fiscal María Alejandra Obregón -que también ha tenido alguna cercanía-. En esas condiciones, argumenta, no están dadas las garantías de imparcialidad.

En la aduana está el agite

El escándalo de las coimas en la Justicia Federal tiene innumerables puntas. Se habló mucho de los presuntos arreglos con presos, en los que narcos y contrabandistas habrían recibido beneficios a cambio de pagar dinero. Pero diversas fuentes llaman la atención sobre otros aspectos. Por ejemplo, sobre la posibilidad de que haya existido dentro de la asociación ilícita una "división impositiva" -que armaba la rosca con deudores de impuestos- y una "división aduanera" -que habría coordinado la entrada y salida ilegal de mercadería por Mendoza-.

En el caso puntual de la aduana, está claro que se trata de un campo minado. Quienes conocen el ambiente saben que muchos de los nombramientos obedecen a ecuaciones políticas. Los armadores nacionales ubican en esos espacios a personas "del palo", para que regulen la entrada y salida de bienes; pero también, en el peor de los casos, para que garanticen una caja B que puede utilizarse con fines non sanctos.

Uno de los nombres en danza por la época en que ocurrió la acusación contra Ramírez Madrid es el del fallecido operador peronista Juan Carlos “Chueco” Mazzón. Cuentan que era a él a quien había que consultarle sobre los ingresos de personal en la aduana. Un detalle interesante, aunque habrá que ver quién se anima a investigarlo. Y por si quedan dudas: al destapar ese tipo de ollas, también puede haber una cucharada de guiso para el radicalismo.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?