Exclusivo: entrevista sin filtro con dos detenidos de la causa Bento

Exclusivo: entrevista sin filtro con dos detenidos de la causa Bento

Jaime Alba y Luciano Ortego están señalados como miembros de la supuesta banda delictiva que cobraba coimas en la Justicia Federal y cuyo líder habría sido el juez más poderoso de Mendoza, Walter Bento. En esta conversación a cara de perro, dicen lo que piensan sin anestesia ni condiciones. Videos.

Jorge Caloiro y Facundo García

"Los que nos tienen acá son todos delincuentes", se queja uno de los entrevistados. Después de la primera y la segunda entrega que publicó MDZ a raíz de un encuentro con los detenidos Jaime Alba y Luciano Ortego, la última parte de la conversación los muestra sin tapujos, soltando todo lo que quieren decir. Ambos abogados están presos e imputados bajo la acusación de formar parte de la banda que cobraba coimas en la Justicia Federal de Mendoza; una presunta organización ilícita cuyo líder sería el poderoso juez federal Walter Bento

Dentro de ese esquema -siempre según el fiscal Dante Vega- los dos entrevistados serían piezas clave. "A mí me arruinaron la vida", insistirá Alba, en referencia a distintos personajes de Tribunales que, según él, no se atreven a levantar la voz en contra de su encarcelamiento y el de Ortego. "Y esto -define- es una pelea de poder entre Bento y Vega, una puja política que excede lo jurídico". 

"¿Vos te pensás que yo tengo huevos de oro para denunciar al que me tiene en cana? No, compadre. Lo hago porque estoy loco...me han arruinado la vida" (Jaime Alba)

Alba insiste en la idea de un sofisticado complot para armar la causa: "Si actuaran conforme a Derecho, me tendrían que sancionar después de los escritos que he presentado en los que hablo de una pijamada y de reunirnos en paracaídas con el resto de los acusados ¿Sabés por qué no lo hacen? Porque quienes están al frente de este expediente son todos delincuentes".

En el siguiente video, Alba explica por qué, a su criterio, la causa de las coimas involucra a una gran cantidad de conspiradores, entre los cuales se cuentan -además del fiscal Vega- el juez Eduardo Puigdéngolas y dos fiscales de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC):

"Por otro lado -opina Ortego- si existiera una organización ilícita los empleados de las distintas secretarías en las que se desempeña Bento deberían estar involucrados, porque ellos están al tanto de los escritos que presenta el juez. Sin embargo nadie los imputó". Y sigue: "Lo que pasa es que Vega optó por otra estrategia. Especuló con detener a personas para que hubiera arrepentidos. Por eso hoy tiene privada de su libertad a mucha gente; hay personas sin antecedentes penales que han sido encarceladas aunque arriesgan penas pequeñas. Un absurdo". 

Para Alba, esos arrepentidos que ya declararon en la causa lo han hecho bajo extorsión. "Hoy todavía tienen la posibilidad de admitir que mintieron, como lo demuestran las pruebas que han ido surgiendo (...) Lo que me da esperanzas es que tengo 48 años y voy a vivir hasta los 80. Me quedan años para luchar y que se haga justicia", dice.

Alba (izquierda) y Ortego conversaron en exclusiva con MDZ.

Los entrevistados critican especialmente las declaraciones de Martín Ríos, uno de los imputados que luego se acogieron a la figura del arrepentido. Este letrado es quien ofreció una descripción acerca de cómo eran -según él- las juntadas entre el juez federal y sus presuntos cómplices.

Alba responde: "pero está acreditado que Ríos no fue a Palmares en los días en que supuestamente se efectuaron las reuniones ¿Por qué? Porque esas reuniones no existieron, él nunca estuvo conmigo. Vas a ver que esto probablemente se va a dar vuelta y tanto Ríos como Aramayo van a terminar diciendo que fueron extorsionados para decir lo que dijeron". 

En este segundo video, más apreciaciones explosivas sobre el estado de la causa:

Sólo el futuro dirá si la postura de estos dos detenidos triunfa sobre la hipótesis de la fiscalía, que los ubica muy cerca del núcleo de la banda que cobraba en dólares a cambio de beneficios procesales. Mientras tanto, entre denuncias cruzadas y kilos de papel, se desenvuelve el inesperado drama de un grupo de hombres enfrentados que tienen como denominador común la sospecha recíproca. Todos, sin embargo, coinciden en el diagnóstico: algo anda mal en la Justicia.

Para saber más:

Para ver el resto de la entrevista, se puede ingresar aquí (primera parte) o aquí (segunda parte).

El caso Aliaga, germen de la causa de las coimas en la Justicia Federal.

Por qué el juez Bento seguirá en su cargo.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?