Los partidos políticos populistas perdieron apoyo en todo el mundo, según un estudio

Los partidos políticos populistas perdieron apoyo en todo el mundo, según un estudio

El estudio muestra que el apoyo a los partidos populistas y sus líderes se desplomó durante la pandemia, así como también la satisfacción con la democracia.

Nicolás Hornos

Nicolás Hornos

Según datos recogidos sobre las actitudes de más de medio millón de personas en 109 países desde 2020 hasta 2021, el apoyo a los partidos y políticos populistas, ha disminuido enormemente durante la pandemia.

El estudio realizado por el Bennett Institute for Public Policy de la Universidad de Cambridge muestra claros signos de un cambio de rumbo para la “ola populista”. Esto se debe al manejo de la pandemia por parte de los líderes populistas, junto con el deseo de estabilidad y una disminución de las actitudes "polarizantes" como resultado de la pandemia, por parte de la sociedad.

Los autores del reciente informe del Centro para el Futuro de la Democracia describen el estudio como la primera visión general global de cómo la crisis del covid-19 ha afectado las creencias políticas.

Jair Bolsonaro

¿Hacia una tecnocracia?

Según los indicadores obtenidos en el estudio, a partir de los problemas planteados por la pandemia, la sociedad está virando hacia un cambio tecnocrático en la autoridad política en todo el mundo. Es decir, se estaría depositando mayor confianza para un gobierno de expertos, como científicos, en la ocupación de cargos públicos. Sin embargo, el estudio también demuestra que la confianza en la democracia también ha disminuido.

“La historia de la política en los últimos años ha sido el surgimiento de políticos antisistema que prosperan gracias a la creciente desconfianza hacia los expertos”, dijo el Dr. Roberto Foa, codirector del CFD y autor principal del informe.

El doctor Foa se refirió a políticos populistas como Erdogan (presidente de Turquía), Bolsonaro (presidente de Brasil), a los “hombres fuertes” de Europa del Este, así como también al ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como líderes de una ola de populismo político mundial que puede estar llegando a su fin debido a la pandemia.

“El apoyo electoral a los partidos populistas se ha derrumbado en todo el mundo de una manera que no vemos para los políticos más tradicionales. Hay pruebas sólidas de que la pandemia ha frenado gravemente el auge del populismo”, dijo Foa.

En promedio, los líderes populistas han visto una caída de 10 puntos porcentuales entre mediados de 2020 y fines de 2021. Por otro lado, las calificaciones de los no populistas, en promedio, regresaron a los niveles previos a la pandemia.

El apoyo electoral también se desplomó para sus partidos políticos, visto más claramente en Europa, donde la proporción de personas que tienen la intención de votar por un partido populista se ha reducido en un promedio de 11 puntos porcentuales al 27%.

La encuesta del informe muestra que el público considera que los líderes populistas son fuentes menos confiables de información relacionada con el virus que sus opositores.

Acto del Frente de Todos en Plaza de Mayo

¿Disminuye la polarización?

“La pandemia fomentó un sentido de propósito compartido que puede haber reducido la polarización política que hemos visto en la última década”, dijo el Dr. Xavier Romero-Vidal, investigador de CFD y coautor del informe. “Esto podría ayudar a explicar por qué los líderes populistas están luchando por movilizar apoyo”.

Algunas de las ideas propagadas por los populistas están perdiendo apoyo. Los niveles de acuerdo con afirmaciones como que “las élites corruptas” dividen a nuestra nación o que se debe obedecer la “voluntad del pueblo” cayeron en casi todas las naciones encuestadas.

Además, las áreas con las caídas más pronunciadas en las actitudes populistas son algunas de las regiones más pobres “que se quedaron atrás”, desde el este de Polonia hasta el sur de Italia y el norte de Hungría, que han sido foco de apoyo y retórica populista.  

“Esto puede deberse a un reequilibrio de la riqueza a medida que las personas escaparon de las ciudades invadidas por el virus”, dijo Foa. “Además, los cierres de fronteras por el covid-19 detuvieron la migración y globalizaron el comercio de manera más efectiva que cualquier gobierno populista”.   

La consecuencia de la pérdida del sentimiento populista no ha renovado la fe en la democracia liberal, según los investigadores. El apoyo a la democracia también ha disminuido. Tal vez se vió afectada por líderes populistas en el gobierno.

En cambio, los ciudadanos apoyan cada vez más las fuentes tecnocráticas de autoridad, alentando a que expertos “no políticos” tomen decisiones.

“La satisfacción con la democracia se ha recuperado solo ligeramente desde el punto más bajo de la posguerra de 2019, y todavía está muy por debajo del promedio a largo plazo”, dijo Foa.

“Algunos de los mayores descensos en el apoyo democrático durante la pandemia se observaron en Alemania, España y Japón, naciones con grandes poblaciones de ancianos particularmente vulnerables al virus”.

Por último, Foa agregó: “La pandemia ha traído buenas y malas noticias para la democracia liberal. Por el lado positivo, vemos una disminución del populismo y una restauración de la confianza en el gobierno. Por el lado negativo, están aumentando algunas actitudes iliberales y la satisfacción con la democracia sigue siendo muy baja”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?