¿Por qué se anuncian inversiones pese a la incertidumbre política?

¿Por qué se anuncian inversiones pese a la incertidumbre política?

Numerosas empresas de distinto tamaño han anunciado importantes inversiones en el país en lo relacionado a los autos y motos, pese al incierto escenario electoral. ¿A qué se debe?

Cristian Ortega

Hace apenas unos meses, el presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, explicaba a un grupo de periodistas cómo es que se proyectan y analizan las inversiones en el sector automotriz. Herrero decía que en el rubro se piensa a mediano y largo plazo, nunca con la coyuntura en la cabeza. Así, por ejemplo, si una automotriz anuncia una inversión importante, su plan es, en promedio, a 5 años.

Algo así pasó con Ford Argentina, que en plena pandemia, a finales del 2020, anunció una inversión de 580 millones de dólares para modernizar su histórica planta de Pacheco, para producir la nueva generación de Ranger, la pick ups mediana global del Óvalo.

A la luz de los acontecimientos, casi un año y medio después, se sabe que en Argentina la nueva Ranger comenzará a producirse a finales del 2023 o principios del 2024. O sea, la inversión que anunció Ford (y que ya está desarrollando) estaba pensada para ser operativa varios años después.

Esta introducción nos servirá para comprender por qué, en las últimas semanas se han ido sucediendo los anuncios de inversiones en el país por parte de empresas multinacionales pero también nacionales pese al escenario de incertidumbre que siempre conlleva un acto eleccionario, en este caso los comicios de medio término.

Está claro que más allá del devenir político del país, es un hecho que Argentina presenta ventajas comparativas que el complejo automotriz, y empresas ligadas más o menos a él, suelen ponderar más allá de los vaivenes económicos y políticos.

Hagamos un repaso rápido de algunos anuncios de los últimos tiempos para contextualizar el fenómeno.

Motos: la nueva Royal Enfield Himalayan BS6 será argentina 

Changan MD201: otro camión chino se fabricará en Argentina 

Volkswagen anunció una inversión de u$s 1.250 millones en Argentina y Brasil 

Mercedes Benz suma un nuevo camión a su producción local 

Casi el 100% de los Renault a la venta en el 2022 serán argentinos 

El importador de Volvo invertirá $500 millones en un centro logístico 

Industria nacional: el camión chino Shineray T30 ahora será argentino 

Volkswagen Argentina ya produce y exporta una nueva caja de cambios 

Peugeot Argentina aumentará 88% la producción del 208 

Vuelve Suzuki y producirá en el país: modelos y precios 

Hay varias cuestiones a tener en cuenta. Primero que nada, hoy por hoy los costos argentinos, en dólares, son muy bajos. A esto hay que sumarle la alta especialización de la cadena de proveedores de las automotrices, que son muy valoradas por otro tipo de empresas.

En el caso de las motos, el mercado interno es una muy interesante opción para que, por relativamente poca inversión, se puedan vender miles de unidades por año. De ahí el interés de algunos importadores, como el Grupo Simpa, en convertirse en fabricantes.

En el caso de los camiones chinos que se comenzarán a fabricar en Argentina, como son los casos de Changan y Shineray, la ecuación tiene que ver con los costos, como decíamos, y con la posibilidad de comercializar un vehículo relativamente barato y de producir aprovechando los beneficios fiscales que tienen hoy las pick ups, por ejemplo.

Hay otras inversiones que tienen que ver con el mercado regional. La complementación con Brasil es una cuestión clave que suele definir inversiones como es el caso del Grupo Volkswagen. Otra cuestión a tener en cuenta es que hay modelos que se piensan sobre todo para exportar, como el caso del VW Taos, del cual pocas unidades se comercializan en Argentina.

Párrafo aparte para las camionetas medianas: están en un momento de altísima demanda, interna y externa, y nuestro país se ha convertido en una plaza automotriz especializada en este tipo de vehículos, con una red de proveedores de altísima eficiencia y calidad. Recordemos que en Argentina se fabrican nada menos que cinco modelos de pick ups medianas, todas de primer nivel: Toyota Hilux, Ford Ranger, Volkswagen Amarok, Nissan Frontier y Renault Alaskan.

Como decíamos al comienzo, hay que tener en cuenta que las inversiones en el sector se proyectan no pensando en la coyuntura, sino a mediano y largo plazo. Por eso, al menos en este sector de la economía, sumamente dinámico, las inversiones se deciden más allá de la incertidumbre política o económica.

Y es interesante tener en cuenta, como última cuestión, que el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Desarrollo Productivo, está alentando este tipo de inversiones con la intención de mejorar el saldo exportador pero reduciendo la necesidad de importación de autopartes. En una reciente reunión entre ADEFA (Asociación de Fábricas de Automotores) y el ministro Matías Kulfas se repasaron los anuncios de inversión por 880 millones de dólares realizados en los últimos 12 meses.

Queda por ver si esta Argentina tan inestable puede seguir consolidándose como un polo industrial de peso en la región pero además como un importante mercado demandante de motos, autos y camionetas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?