Las increíbles cábalas de Penélope Cruz a la hora de viajar en avión

Las increíbles cábalas de Penélope Cruz a la hora de viajar en avión

La exitosa actriz se animó a revelar algunas manías extrañas y sorprendió con su mecanismo antes de subirse a un aeroplano.

MDZ Espectáculos

MDZ Espectáculos

En el espectro de las cábalas no abundan los sustentos científicos, todo lo contrario. Esas maniobras que se ejecutan como protección o en búsqueda de completar con éxito una acción. En el mundo artístico pululan por doquier, sobre todo en el ámbito del teatro, donde los actores acuden a diversos modismos para asegurarse que la función se desarrolle con solvencia.

Claro que cada uno tiene sus manías, lejos de diseminar el origen solo se atina a respetarlas. Penélope Cruz también cae en esos comportamientos, al punto que se ha animado a revelar que en otras etapas de su vida navegaba por una enorme cantidad de supersticiones. 

La actriz se encuentra en pleno auge y gira de promoción de la nueva película de Pedro Almodóvar, Madres paralelas, que protagoniza y que le generó el reencuentro con el director para trabajar juntos por séptima ocasión. 

En ese raid de difusión del film, Cruz y Almodóvar se sentaron a charlar con el enorme Dani Rovira, en un living de un hotel de Madrid. En esa conversación, el comediante trajo a colación el tópico de las supersticiones, esas creencias mágicas que no se argumentan en hechos empíricos.

Así, Penélope sorprendió al revelar: "Yo era más supersticiosa antes. Me he quitado muchas manías que tenía, muchas supersticiones absurdas. Me quitaban mucha energía". Por su parte, Pedro aseguró: “No soy supersticioso, creo que te debilita”.

Con su amabilidad característica y ese tono tan cercano, Cruz se inmiscuyó en otras cábalas, unas conductas peculiares que realiza sobre todo a la hora de abordar un vuelo. Algo llamativo para una celebridad de su calibre, que viaja en avión con una altísima frecuencia al año.

Entonces, la española reveló un trastorno peculiar: “Mis cosas raras con los aviones, yo, cuando entro, salgo y vuelvo a entrar”. Una confesión extraordinaria, que genera una imagen fantástica de Penélope dando vueltas antes de subirse en un aeroplano. ¿Quién lo hubiese imaginado?

Para agregarle un toque más impresionante a todo esto, Almodovar aportó una lectura interesante de lo que contó Cruz: "Eso son más bien neurosis, todo lo relacionado con médicos, aviones...". Lo cierto es que la bella Penélope también padece de algunas triquiñuelas de la mente, como cualquier mortal.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?