Cómo se trabaja la lectura en las escuelas mendocinas

El Plan de Lectura y Escritura de Mendoza (PLEM) es una instancia de acompañamiento pedagógico en las escuelas primarias y secundarias, que a través de distintas líneas de acción, busca mejorar las prácticas de lectocomprensión y redacción en los niños y adolescentes.

Avatar del Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

Cómo se trabaja la lectura en las escuelas mendocinas

La alfabetización es uno de los procesos más importantes en las etapas tempranas de aprendizaje, dado que leer y escribir son funciones primordiales tanto para adquirir y asimilar conocimientos, como para desarrollar habilidades que permitan un crecimiento personal a largo plazo. Sin embargo, una alfabetización insuficiente resulta en una inminente exclusión educativa, lo que implica una inaccesibilidad a la información y, por ende, a los derechos y las oportunidades futuras.

Al igual que la educación en general, la lectura y la escritura sufrieron un marcado deterioro en la enseñanza. De hecho, el operativo provincial ‘Mendoza Evalúa’ arrojó en 2016 que el 42% de los alumnos del tercer grado de primaria no reconocían la correspondencia sonido y dibujo de la letra, es decir, carecían de fluidez lectora, mientras que el 23,5% no podía leer correctamente palabras ni textos.

Entendiendo la urgencia en subsanar este déficit, la Dirección General de Escuelas (DGE) viene implementando su Plan de Lectura y Escritura de Mendoza (PLEM), una instancia de acompañamiento pedagógico en los niveles primario y secundario ideada para mejorar las prácticas de lectocomprensión y redacción en los niños y adolescentes. El PLEM ejecuta varias líneas de acción orientadas a la alfabetización del escolar y la capacitación del docente, que incluyen el uso de materiales específicos, la práctica de actividades recreativas (como concursos de ortografía), el incentivo de leer fuera de clases (grupos de lectores y libros en vacaciones) y el involucramiento en estos procesos de otros actores de la comunidad educativa, como los directivos y las familias.

María Julia Amadeo, directora de Planificación de la Calidad Educativa de la DGE, explicó a MDZ que “el grado más alto de alfabetización, donde efectivamente una persona está alfabetizada, se alcanza con el dominio de una lectura fluida, es decir, que puede ir leyendo todas las palabras completas sin que se le pierdan y, al mismo tiempo, entender y mantener el contenido de lo que lee, el mensaje del texto”.

Atendiendo las complicaciones de los chicos a la hora de leer e interpretar un texto, primero se buscó reforzar la comprensión lectora, un aspecto severamente cuestionado en la calidad educativa. Para ello, el año pasado se lanzó el programa ‘Puentes de lectura’, cuyo objetivo es generar una agenda de lectura diaria de veinte minutos en todos los grados de las escuelas primarias. “Además estuvimos apoyando a los directores para que trabajen con los maestros en estrategias lectoras dirigidas a que los estudiantes pudieran lograr la comprensión lectora”, añadió Amadeo.

Este año, el PLEM está abocado a potenciar la fluidez lectora. A los espacios para leer en el aula y los libros Klofky utilizados en el Nivel Inicial y los dos primeros grados de Primaria, próximamente se añadirán materiales con textos especiales que los docentes podrán desarrollar en clase para que los alumnos practiquen su fluidez. Amadeo indicó que estos libros "contienen ejercicios de complejidades diferentes en sonidos, letras y combinaciones, para que los chicos superen las dificultades de la lengua y avancen paulatinamente en todo lo que la lectura exige". Incluso contemplan métodos evaluatorios concretos, como por ejemplo qué cantidad de palabras pueden leer por minuto, o en cuánto tiempo leen un texto completo. Este proyecto está en fase de licitación y esperan ejecutarlo en el transcurso de este ciclo lectivo.

Para la secundaria, por el momento, se está diseñando una estrategia didáctica similar a la primaria, al menos para el ciclo básico, mientras el foco está puesto en la adopción de literatura juvenil. Donde hay un trabajo más intenso, según Amadeo, es en las setenta escuelas secundarias Faro, aquellas insertadas en contextos de vulnerabilidad social y cuya matrícula presenta mayores dificultades de aprendizaje: "Trabajamos la fluidez lectora con materiales directos que vienen del Ministerio de Educación de la Nación, principalmente en primer y segundo año. También estamos capacitando a los asesores pedagógicos en el marco del programa Dale (Derecho a Aprender a Leer y Escribir), para que puedan trabajar en las propuestas de aprendizaje con directores y docentes".

"Hemos detectado chicos que están terminando la primaria o incluso cursando primer año pero no están cabalmente alfabetizados, siendo que después son más propensos a abandonar los estudios porque no entienden lo que leen y les cuesta mucho avanzar en los contenidos. Ahora los estamos identificando. Además formamos a los docentes para hacer el remedial de la alfabetización no cumplida", prosiguió la funcionaria.

A su vez, como parte de un acompañamiento pedagógico para la promoción de la lectura, el PLEM elaboró un cánon de libros para que los alumnos lean dentro y fuera de las aulas, incluso en las vacaciones. Para la Primaria se encuentran títulos como Las aventuras de Facu y Café con Leche, de Chanti; La mujer del sombrero azul, de Norma Huidobro; y Amigos por el viento, de Liliana Bodoc. Mientras que para la Secundaria figuran Stefano, de María Teresa Andruetto, y Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini.

Para Amadeo, desde su puesta en marcha hace tres años, el PLEM ha traído resultados satisfactorios: "Si lo analizamos cuantitativamente, comparando los resultados de los operativos Aprender 2016 y 2018, hemos mejorado sustancialmente en la comprensión lectora. Por otro lado, logramos que los docentes sean conscientes de la importancia de la comprensión y la fluidez en la lectura dentro de la educación, lo que se traduce en una avidez por recibir capacitaciones y sumar nuevas propuestas".

"Siempre faltan puntos por mejorar y profundizar, nunca es suficiente. Eso indica que estos esfuerzos requieren de trabajo continuo y permanente innovación", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?