Patrimonio

Cuestionan el uso de la Casa del Puente después de albergar un festival de emprendedores

El acceso al predio estuvo seriamente restringido, meses atrás, cuando se presentó su puesta en valor. El sábado pasado se dispuso una apertura masiva por un festival de emprendedores.

Federico Bruno
Federico Bruno viernes, 24 de mayo de 2024 · 07:16 hs
Cuestionan el uso de la Casa del Puente después de albergar un festival de emprendedores
El museo será el escenario de un festival, aunque lo desaconsejan especialistas en patrimonio Foto: Prensa MGP

El anuncio, tres días antes de su realización, de un festival de emprendedores en la Casa Sobre el Arroyo, de Amancio Williams y Delfina Gálvez, donde hubo foodtrucks y DJs, desató una fuerte polémica en Mar del Plata por los usos que deben tener los espacios públicos patrimoniales. 

El museo, emblema de la arquitectura moderna, ubicado en Quintana 3998, reúne los siguientes reconocimientos: Monumento Histórico Artístico Nacional (Decreto 262/97), Patrimonio Cultural, Histórico, Arquitectónico y Ambiental de la Provincia de Buenos Aires (Ley 13.599), e Interés Patrimonial, Cultural, Natural por parte de la Municipalidad de General Pueyrredòn (Ordenanza 10.075).

Por ende, su explotación comercial debe ser cotejada por la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos, que no recibieron ninguna noticia salvo los anuncios que promocionaron "la promoción del cuidado, visita y visibilización de los museos de la ciudad, dando a conocer el talento local a través del trabajo emprendedor y el desarrollo gastronómico", tal como detallaron desde la Municipalidad. 

Mónica Capano, presidenta de dicha comisión, e histórica defensora del patrimonio arquitectónico, consideró en diálogo con MDZ que "de ninguna manera estuvimos al tanto y con nosotros no se comunicó nadie ni para ponerse en contacto y menos para solicitar la autorización que corresponde". 

Un festival con música en Villa Victoria, otro espacio que administra la Municipalidad - Foto: Prensa MGP

"La instalación de foodtrucks conlleva olor, movimiento incesante de personas, gente comiendo dentro del predio. Cuando se hizo la obra que terminó hace muy poquito justamente se tomaron precauciones como prohibir que entren camiones con materiales, sino que quedaran fuera del predio, y se iban a buscar los materiales con carretilla. Los cuidados que se tomaron hasta ahora de repente desaparecen. El monumento histórico es la casa y también su entorno, que está protegido", describió. 

La especialista ponderó que "la casa dialoga con su entorno, con esas enormes ventanas, que lo que hacen es que la naturaleza sea un diálogo constante". "También hay un límite de carga, como se hizo con las visitas de grupos reducidos, y que ahora entren cien o doscientas personas mediadas por la presentación de un DJ, es algo absurdo desde el punto de vista que se lo mire", agregó la titular de la Comisión Nacional de Monumentos, con sede en el Cabildo. 

 

El entorno del museo, no admitido para recibir al público del festival según especialistas en patrimonio - Foto: Federico Bruno

Vale recordar que el acceso al predio, que cuenta con una declaración de reserva forestal, estuvo seriamente restringido -meses atrás- cuando se presentó su puesta en valor que se extendió durante dos años con fondos del Gobierno nacional; en esa ocasión, desde los primeros días de enero, ingresaron al lugar en grupos de 15 o 20 personas, con turnos preasignados a través de la página web del Ente Municipal de Turismo y Cultura. 

Incluso durante las obras no pudieron ingresar al predio camiones, para no dañar los más de 200 árboles, de 51 especies, donde se destacan los robles europeos, así que hicieron conductos para trasladar los materiales desde las calles aledañas. Amancio, el arquitecto referente del movimiento moderno argentino, quiso destacar este entorno en su construcción y lo adaptó al paisaje.

Los obreros que trabajaron en la restauración, que se alzó con el Premio Gubbio 2023 Sección América Latina y Caribe, fueron previamente capacitados para trabajar en un lugar de dichas características y tuvieron lugares determinados para desplazarse ya que faltan hacer los cateos arqueológicos para determinar los senderos originales. 

Finalmente, en el evento Emprende Fusión se ubicaron los foodtrucks en una de la calles aledañas y se pudieron consumir bebidas y alimentos fuera del parque. Y el ingreso a la casa fue en grupos minúsculos, tras las críticas que recibieron los organizadores del evento. 

"Hubo un error en la comunicación de cómo pensaban hacerlo", confió un experto en patrimonio de la ciudad, que contó que cuando fueron explicadas cuestiones que estaban "muy difusas" se frenó un comunicado muy duro que lo iba a repudiar. 

El exsecretario de Cultura, Nino Ramella, había recogido el guante y enumeró las incompatibilidades de las actividades anunciadas, que expusieron que el lugar no es acorde para un evento de este tenor: "El piso sobre el que piensan instalar los foodtrucks y se espera que también transite la gente requiere todavía de cateos arqueológicos para determinar los senderos originales. A tal punto esto es así que en su momento la licitación de restauración de la casa tuvo muy en cuenta los movimientos de los obreros afectados a esas obras para no provocar daños irreparables".

El también periodista y gestor cultural recordó una anécdota reciente: "No es un sitio que admita presencias multitudinarias ni música de alta frecuencia. Para ilustrar esto último vale recordar que cuando la casa se abrió y el Grupo Vocal Arsis interpretó el Himno Nacional algunas aves se cayeron de las ramas de los árboles en el momento de los agudos".

Estas expresiones se difundieron también en portales digitales de la ciudad y llegaron a la familia Williams, quienes expresaron su disgusto por este tipo de eventos en la casa y pidieron que se suspenda.

Al poco tiempo de la viralización de las expresiones de Ramella, el director de Cultura del municipio, Francisco Taverna, reconoció que había leído "un artículo periodístico que intenta asustar sobre cómo llevamos adelante la gestión de nuestros museos y espacios culturales", y desplegó una serie de ejemplos que respaldan estas iniciativas "en lugares de más de 2 mil años de historia", como shows de DJs en la Muralla China, el Museo Louvre, en París, Nimes, o las pirámides de Giza, en Egipto.

La respuesta del secretario de Cultura, ante las acusaciones - Captura "X" @FranTaverna

Una decena de funcionarios municipales replicaron el comentario, ilustrado con fotos de multitudes vibrando el ritmo de la música electrónica, que -hasta el momento- se convirtió en la única respuesta oficial del municipio ante las acusaciones. 

"No tiene nada absolutamente nada que ver con lo que se quiere preservar en ese espacio de la Casa sobre el Arroyo", se diferenció Ramella, en diálogo con este medio, al reconocer que "lo de Giza es en medio del desierto con las pirámides de Fondo y sin riesgo alguno por lo que allí pueda pisarse. Nimes es justamente hecho para albergar espectáculos y gente. Lo del Louvre es con piso de material y a las afueras… Y por la Muralla China caminan diariamente millones de personas".

También se hizo eco de esto, el senador provincial Alejandro Rabinovich, exjefe de campaña del intendente Guillermo Montenegro, quien acusó una "campaña kirchnerista" para atacar al gobierno municipal. "Kirchneristas amotinados en el cargo nacional quieren que mañana no se celebre un evento cultural, musical y gastronómico en el parque de la Casa sobre el Arroyo. ¿Creen que el pasto lo pueden pisar solamente ustedes y el resto de los mortales no? Se callaron la boca cuando nos enchufaron la jeta de Kirchner en el corazón de Mar del Plata. Se va a hacer igual el evento: éste y todos los que generen trabajo", arremetió. 

También hizo duras acusaciones contra Capano, al inferir que "vos y todos tus compañeres (sic) que están encadenados a la silla del estado cobrando el sueldo a fin de mes y se re c4g4r0n (sic) en todos los emprendedores que tuvieron que cerrar sus puertas en la cuarentena que decretaron los mismos que te nombraron a vos en el cargo. Y nosotros activamos una ciudad con trabajo todo el año y les dimos todo lo que teníamos a disposición para que se recuperaran y lo vamos a seguir haciendo".

El tiempo confirmará si la Casa Sobre el Arroyo volverá a albergar estos eventos masivos o si la polvareda que se levantó esta vez actuará como un factor disuasivo para estas acciones. 

Los detalles de las obras de restauración

La casa había sido inaugurada en abril del año pasado con acto encabezado por el expresidente de la Nación, Alberto Fernández, junto a los ministros de Cultura, Tristán Bauer; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y la exdirectora del Museo Casa, Magalí Marazzo, que fue despedida cuando registró el nombre del inmueble como marca sin informar de estas intenciones al gobierno municipal.

La "Casa del Puente" es una obra notable del matrimonio argentino de arquitectos, Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge, destinada al padre de Amancio: el músico Alberto Williams.

El Estado Nacional invirtió más de 100 millones de pesos para recuperar por completo esta asombrosa obra, cuyos trabajos de restauración llevaron un año y medio. Se trata de una casa emblemática, una de las diez modernistas más famosas del mundo, que resistió los embates del tiempo y fue declarada Monumento Histórico Artístico Nacional.

En 1943, el compositor argentino Alberto Williams le encargó a la pareja de arquitectos conformada por su hijo y a su nuera el diseño de una casa de verano que debía erigirse sobre un terreno que además de contar con una frondosa arboleda tenía la particularidad de estar atravesada por un arroyo.

Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge desarrollaron entonces el proyecto de lo que sería una de las obras más emblemáticas de la arquitectura moderna de nuestro país. La Casa Sobre el Arroyo está definida por un gran arco curvo que junto con las columnas en sus extremos soportan la estructura de hormigón. La casa está organizada en un sector público, con hall de acceso, estar y comedor. Un sector privado, con los dormitorios y el servicio; y uno semipúblico donde se encontraba el piano del compositor. Los arquitectos Amancio Williams y Delfina Gálvez Bunge definieron hasta los últimos detalles de la obra, incluido el diseño del equipamiento y el mobiliario de la casa.

La emblemática casa se inauguró en la década del 40 - Foto: Archivo Casa Sobre el Arroyo

La Casa está ubicada en un terreno que abarca dos manzanas de un área natural y está atravesado por el arroyo Las Charcas, cuenca que dio origen a la fundación de Mar del Plata. A través del puente que se ubica en su base, la construcción representa la unión entre los dos sectores del terreno que divide este curso de agua y una unidad ambiental inseparable de su entorno.

Tras la muerte del músico y compositor Alberto Williams, la casa fue vendida para convertirse en sede de la radio LU9 entre 1970 y 1977. La última dictadura cívico militar clausuró la emisora y la construcción quedó deshabitada hasta 2004. En ese lapso de tiempo, fue vandalizada, y dos incendios le generaron graves daños estructurales.

En 2005, a través de un convenio, el Municipio pasó a tutelar la propiedad y, en 2012, el Estado Nacional compró dos fracciones del edificio, la casa principal y la casa del casero y se los traspasó al gobierno municipal, con la intención de acondicionarlos y convertirlos en Museo.

Características de la obra de recuperación de la "Casa Sobre el Arroyo"

Para desarrollar el proyecto de recuperación y puesta en valor se realizó una investigación sobre documentación histórica. Además de recurrir al archivo Williams y las fotografías históricas, se realizaron consultas a quienes habían trabajado en obras en la casa anteriormente. El objetivo del proyecto de recuperación fue devolver la casa a su estado original.

El proyecto implicó la intervención tanto de la vivienda principal como de la denominada casa de los caseros, que abarcan 450 metros cuadrados emplazados sobre el arroyo Las Chacras, cuenca que dio origen a la fundación de la ciudad. Los trabajos respetaron la identidad, los materiales y las tecnologías originales para no afectar su autenticidad histórica y valor testimonial.

Las obras de restauración se prolongaron por dos años, cruzados por la pandemia de coronavirus - Foto: Presidencia de la Nación

Los trabajos consistieron en el reacondicionamiento de las cubiertas, las fachadas, mamposterías, revoques, cielorrasos, contrapisos y solados, zócalos, herrería y elementos metálicos, carpintería, tabiquería y herrajes, además de mobiliario y equipamiento para interiores, mesadas, pinturas, vidrios y espejos, señalética, instalaciones de gas, eléctricas, sanitarias y pluviales, calefacción, extintores, provisión de artefactos de iluminación, sistema de detección de humo y alarma contra incendios.

También se desmontaron elementos no originales de la construcción y se realizó el hidrolavado en el arco estructural de la casa, conocido como “El Puente”, para remover grafitis producto de los años de abandono.

Archivado en