Claves para transformar los planes sociales en trabajo genuino

Claves para transformar los planes sociales en trabajo genuino

El presidente Alberto Fernández y la oposición política dicen en campaña que van a “transformar los planes sociales en trabajo genuino”. Pero nadie formuló una idea concreta y sólo computarían el monto del subsidio a cuenta del salario de convenio del eventual empleador.

Mariano Obarrio

El Movimiento por los Valores de la Argentina propone, en cambio, un consenso con todos los sectores sociales para un programa de capacitación masivo e integral de nuevos trabajadores en los oficios del futuro.

Con la premisa de que “La mejor vacuna contra la pobreza es la cultura del trabajo”, la propuesta que avanza consiste en un gran consenso con el foco en sustituir la cultura del asistencialismo por la cultura del trabajo, la educación y el esfuerzo para el desarrollo económico y social.

Se instrumentaría mediante un gran programa de capacitación laboral masivo e integral que convierta a la Argentina en una gran escuela de oficios. Y los oficios deben identificarse y determinarse sobre la base de la demanda del sector productivo nacional (empresas, industrias, Pymes, agro, servicios, logística etc) en los próximos 30 años en el contexto de la cuarta Revolución Industrial.

Los empresarios definen las competencias que demandan y ellos, el Estado, los sindicatos, las ONG y el sector educativo acuerdan la manera de organizar los programas que contarán con todos los recursos y la capacidad ociosa del Estado, las empresas, sindicatos, ONG y sector educativo. La capacitación debe ser técnica, actitudinal, física y sanitaria. Y debe apuntar a la inclusión de millones de argentinos excluidos y que hoy cobran planes sociales en un esquema de asistencialismo.

Por eso la clave es reducir el asistencialismo-populismo y volver a la cultura del trabajo. Y hacerlo de manera federal, integrando a todas las regiones del país y redireccionando flujos migratorios para lograr “la vuelta al pago”, la desconcentración de las grandes ciudades, y el desarrollo del interior del país.

Objetivos

  • reducir la pobreza e indigencia, de 45% y 10%, respectivamente
  • garantizar la empleabilidad
  • reducir los planes sociales
  • mejorar la competitividad y la productividad
  • recuperar la dignidad, la libertad y la independencia de todos los ciudadanos

La recuperación del ser humano es el camino para recuperar la economía y la producción. Ello reduciría la conflictividad social, la inseguridad, la delincuencia y eliminará la grieta; renovará la amistad social; reducirá el gasto en asignaciones sociales, el déficit fiscal, la emisión monetaria, la presión tributaria, la inflación y saneará la macroeconomía.

La formación laboral comprende el aspecto técnico y actitudinal (habilidades sociales blandas, que hacen al compromiso del trabajador), la recuperación física, deportiva y sanitaria. Debe responder a las demandas inmediatas de la estrategia productiva de la Argentina y a la cuarta revolución industrial, las nuevas tecnologías y las nuevas formas de trabajo que surgen en el mundo. No capacitar en cualquier oficio sino en un inventario de miles de oficios que tengan demanda efectiva.

Los programas de capacitación se desarrollarán en todo el país, aprovechando todos los recursos públicos y privados, e incentivarán el traslado voluntario de los beneficiarios al interior para desarrollar provincias y pueblos con un criterio de planificación de equilibrio demográfico. Deben recuperar la mística del trabajo, la movilidad social ascendente y generar una gran movilización positiva de jóvenes y personas excluidas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?