Quiénes son los favoritos para gobernador en Mendoza

La encuesta realizada por Aragón y Asociados para MDZ es la "última foto" antes de las elecciones. En Cambia Mendoza la elección parece definida, mientras que en el frente Elegí (PJ) el final está abierto. La pelea entre frentes para saber quién será el Gobernador tiene una ventaja para el oficialismo, pero será clave cómo se volcarán los votos de los "perdedores" de las PASO. Los dirigentes nacionales traccionan hacia abajo a los candidatos locales. Quién puede crecer.

Equipo de política de MDZ

Los principales precandidatos a la gobernación de Mendoza

Suarez se impone con amplia ventaja dentro de Cambia Mendoza. En “Elegí” (PJ) la elección parece abierta y con una definición ajustada. Los referentes nacionales "tiran para abajo" a los candidatos locales. Y la competencia entre partidos, que definirá al próximo gobernador, dependerá en gran parte de la volatilidad que tenga el voto de los “perdedores” de las PASO; es decir de todos los mendocinos que se inclinan por un precandidato que no estará en las boletas de septiembre (y que esta vez serán muchos).

Esas son algunas de las conclusiones que surgen de la encuesta realizada para MDZ por la consultora Aragón y Asociados durante la última semana de mayo y que es la última “foto” política antes de las elecciones primarias que se realizarán el próximo domingo y que serán clave para Mendoza y el escenario político nacional. 

A diferencia de lo ocurrido en 2015, esta vez hay competencia real en las elecciones primarias de los dos principales frentes políticos de Mendoza. El resto de los frentes lleva candidato único y pelean por pasar el filtro del 3% y luego reacomodarse. Es lo que le ocurre a José Luis Ramón, quien podría volver a ser un factor clave tras las PASO.

La encuesta fue realizada entre el 27 y el 31 de mayo y por eso tiene el valor de ser un muestreo fresco. Los encuestados fueron todos mayores de 16 años residentes en la provincia de Mendoza en condiciones de votar. Se tomaron 1000 casos, con un muestreo aleatorio simple (con reposición, ponderada por cuotas de género, NSE y rango de edad). El cuestionario combinó preguntas abiertas y cerradas.

Los favoritos

Rodolfo Suarez es el candidato preferido, con un 34,8% de intención de voto. La diferencia con sus competidores en las PASO es enorme. Omar De Marchi tiene un 11,6% y Fernando Armagnague queda con un 1,8% que parece insignificante, pero que al Frente le sirve para despegarse aún más. Todo el frente Cambia Mendoza tiene 47,8% de intención de voto. Aunque la política no es matemática, para el oficialismo es un dato alentador de cara a las generales. Pero no definitivo.

Lo que los intranquiliza es que no hay una transferencia inmediata entre la imagen del Gobierno y la intención de voto. La gestión de Cornejo tiene un 65,5% de imagen positiva, pero la intención de voto al oficialismo es sensiblemente menor. Uno de los factores, creen, es el arrastre hacia abajo de Macri y la situación nacional.

Bermejo y Da Dalt competirán contra la fórmula Fernández Sagasti-Tanús.

El segundo candidato con mejor intención de voto es Alejandro Bermejo, de Elegí (PJ), con un 17,7%. Pero en realidad el dato saliente del frente que encabeza el PJ es el empate técnico que indica la encuesta de Aragón. Es que Anabel Fernández Sagasti tiene un 17,4% de intención de voto. Allí está la puja más atractiva de las PASO del domingo.

Esa disputa tiene en juego la candidatura del principal frente opositor y tácitamente también la conducción política del peronismo local. También tomó a ese partido en medio de la búsqueda de identidad. Cristina Ferández de Kirchner es hasta ahora la única referente que ha jugado en la elección local y volcó su preferencia por Anabel Fernández. Pero dentro de las dos listas que compiten hay una mixtura entre cristinistas y peronistas clásicos.

El punto de partida del PJ no es malo. El piso del 34% parece darles competitividad, aunque la diferencia con Cambia Mendoza superaría la del 2015, al menos en las PASO. El desafío para ellos será mantener ese piso tras las primarias, algo que no lograron en las elecciones de 2017 y que significó una profundización de la crisis interna.

Intención de voto a Gobernador.

El tercero en discordia y el voto volátil

José Luis Ramón tiene una intención de voto del 8,1% y se mantendría como tercera fuerza, imponiéndose al FIT (que tiene un 6%). Pero la situación de Protectora es más dinámica. Ya ocurrió en 2017 que ese sector político (en ese caso con el Partido Intransigente como instrumento) tuvo un desempeño mucho mejor en las generales que en las primarias gracias a que capitalizó el voto de los desencantados. Ramón apuesta a ello

Jose Luis Ramon

Justamente uno de los datos claves del escenario electoral que dejarán las PASO será el destino de los votos de los “perdedores”. Al haber competencia real en las primarias, hay candidatos con mucho poder de tracción que quedarán fuera de carrera en los dos principales frentes. Si la elección respondiera al sondeo de Aragón, por ejemplo, la duda sería el destino del 17,4% que tiene a Anabel Fernéndez Sagasti como favorita y el 11,6% de los que votarían a De Marchi. La lógica podría indicar que en septiembre podrían elegir al candidato del mismo frente. Pero en Mendoza ya hay antecedentes de volatilidad.

La imagen es todo

Los precandidatos aún tienen tiempo de construir su imagen porque muchos de los electores deciden su voto a último momento. Más en el caso de los que pasen el filtro de las PASO, pues hasta septiembre hay un largo trecho. El punto de partida es el nivel de aceptación que tiene su imagen y, aún más, el rechazo que genera. Es que para ellos es más difícil revertir una imagen negativa alta, que un alto grado de desconocimiento.

Según la encuesta de Aragón, Anabel Fernández Sagasti es la candidata con más imagen negativa. El dato es llamativo porque es la competidora más joven. Una de las explicaciones puede tener que ver con su asociación directa con el kirchnerismo: en Mendoza esa plataforma le da un piso alto de intención de voto, pero también le genera una posibilidad de techo electoral. Cristina es la dirigente con peor imagen, con un 65% de rechazo.

La imagen de los principales candidatos a gobernador de Mendoza.

Alejandro Bermejo tiene un punto de partida mejor en ese plano, pues arranca con una imagen positiva del 36,7% y una negativa del 21,4%.

En el oficialismo ocurre algo particular. Rodolfo Suarez no tiene una imagen propia consolidada. Es que más del 60% de los consultados no respondió. Aunque tiene una imagen negativa baja, solo el 12,8%, la positiva no llega a los 30 puntos (28,9%). En su caso corre con la ventaja de ser el candidato del Gobernador y eso es lo que le tracciona.

Preferencia entre oficialismo u oposición.

En cuanto a los referentes nacionales, la encuesta no deja bien parado a casi ninguno. Si la elección se polariza entre “Cristina y Macri”, nadie tiene mucho para ganar. En Mendoza ambos superan ampliamente el 50% de rechazo, aunque la ex presidenta es la dirigente que peor imagen tiene. El rechazo a Cristina es del 65,2%, mientras que el 29,7% de los encuestados tiene una valoración positiva de ella. Macri, por su parte, tiene un rechazo del 52,7% y una adhesión del 40,1%.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?