Contratos y renuncias

Capital Humano se reorganiza entre "acuartelamientos" y rumores de salida

Sandra Pettovello resiste con banca presidencial y ordena el ministerio tras la salida de Pablo De la Torre. El desembarco de Gianni y las "no salidas" que sorprenden.

Pedro Paulin
Pedro Paulin martes, 11 de junio de 2024 · 08:47 hs
Capital Humano se reorganiza entre "acuartelamientos" y rumores de salida
Juntos. Javier Milei y Sandra Pettovello, espalda con espalda. Foto: Presidencia

Sandra Pettovello no tiene dudas, tampoco su jefe y amigo, Javier Milei: buena parte de los servicios de inteligencia paralelos, el kirchnerismo y una parte del mapa de medios trabajan para que deje su cargo y así debilitar al Gobierno en días de negociaciones intensas por la Ley Bases. Según fuentes parlamentarias, la victoria será por la mínima, pero será, no hay margen y creen que hay 38 manos dispuestas a cambiar el futuro del país. Internamente el ministerio gigante sigue en manos de Sandra Pettovello, y los reacomodamientos internos desde la salida de Pablo De la Torre son interminables. 

La gran ganadora del reacomodamiento de fichas es la abogada Leila Gianni, quien estaba afuera del esquema cuando el tifón liberal desembarcó en Casa Rosada en diciembre y se creó el gigante Capital Humano. Tras haber militado el kirchnerismo hasta el paroxismo, Gianni logró convencer a Sandra Pettovello que era un soldado de la causa liberal, de allí su sobreviva e hipertrofiada defensa a capa y espada de la gestión liberal a pesar de su reciente pasión populista. 

Sin escalas. De Perón a Milei, Leila Gianni ahora liberal.

Sandra Pettovello tiene un desafío anímico, no político. Nadie duda de su honestidad y Javier Milei la apoya sin dudas. El objetivo es evitar que las constantes intentonas opositoras esmerilen su ministerio y afecten su estado de ánimo, algo que sí pasó y mucho la semana pasada, cuando le dijo al Presidente que no descartaba irse. Las amenazas y la potencial filtración de un video de su vida íntima tienen en jaque a la ministra, que no se prestará al escarnio público y se lo hizo saber a Javier Milei. Si le dan una salida, será acordada y para seguir siendo "mentor" del presidente, desde otro rol, que puede ser la Oficina Anticorrupción.

Ana Belén Mármora es "Pochi" y llegó al ministerio de Capital Humano tras formar parte de la campaña de Jorge Macri en la parte de los livings celestes para militar la causa pro vida. Antes había sido empleada en secretaría Legal y Técnica de Cambiemos y logró hacer migas con Pablo De la Torre, quien le dijo cuando salió que se iban todos sus funcionarios. Mármora pidió la salida de quienes respondían a ella, pero logró quedarse, lo que es interpretado como una traición. El pedido a De la Torre era de Santiago Santurio, hoy diputado cuestionado internamente. Mármora sobrevivió y De la Torre afuera, las fichas empiezan a acomodarse. Santurio debió implorar a Sandra Pettovello para que su amiga Mármora se quede y lo logró.

Son días de roscas y tensiones internas tras la filtración de contratos para financiar militantes, y LLA no es la excepción. "Santurio le mintió a Karina Milei y se enteró, su candidatura no tenía los avales y se los consiguieron, por eso está intentando sostener la mayor cantidad de personas por si se va". Lo plantea un hombre que forma parte hoy del Gobierno y quien mira con recelo la salida de Pablo De la Torre, un "honesto sin precedentes en la política", según lo describen. Lo cierto es que el pediatra se fue y muchos ojos plantean que su presencia incomodaba a Sandra Pettovello por su experiencia política contrapuesta con la falta de gestión en la amiga presidencial. 

Altri Tempi. Sandra Pettovello y Pablo de La Torre.

"Le regalaron Desarrollo Social al PRO", plantean en el ministerio. Tiene que ver con otro reacomodamiento, el de Yanina Lembo, quien había sido parte del Consejo de Políticas Sociales y había trabajado en sintonía con Conin, la ONG encabezada por el prestigioso médico Abel Albino, dedicada a combatir la desnutrición infantil en todo el país. Lembo es ahora una pieza nodal del ministerio y tiene el aval de Javier Milei y Sandra Pettovello, pero esencialmente de Karina Milei, el certificado de sobrevida en tiempos de hermanos presidenciales.

Carlos Torrendell sigue en su cargo, pero según confirman en el ministerio, su injerencia en el rumbo de las políticas a aplicar es baja y su gabinete quedó a ojo de tiro de Sandra Pettovello. Plantean un gabinete vacío con la excepción de Alejandro Álvarez comandando las universidades. Lo que hizo Torrendell fue inteligente, habló con Pettovello y le dijo que su lealtad no estaba en juego y que si no era parte de la solución, dejaba su cargo sin problemas, pero no hizo falta. Trabajo y Cultura no sufrieron cambios y el objetivo más grande de Julio Cordero es sostener el vínculo con la CGT tal como lo logró en Suiza con la foto que incluye al sector privado y a Hugo Antonio Moyano, hijo del camionero. Equilibrio hasta la reforma laboral, es la exigencia presidencial.

La mirada presidencial es clara: no importa cuántos funcionarios se vayan para que el Gobierno siga funcionado y eso incluye prácticamente a todo el gabinete, hoy con algunas excepciones como Luis Caputo y Guillermo Francos. Donde hay rumores de reacomodamiento de fichas es en Cancillería, hay quienes plantean que julio encontrará al gobierno con otro Canciller y que su nombre será Daniel Scioli, porque Diana Mondino habrá cumplido con su etapa de trabajo para dirigir el Banco Nación, como primera opción. 

Archivado en