El impacto del nuevo equilibrio de poder en el Consejo de la Magistratura

El impacto del nuevo equilibrio de poder en el Consejo de la Magistratura

Carlos Matterson, vicepresidente del organismo constitucional encargado de designar y sancionar a los jueces, estuvo en Mendoza. En una entrevista con MDZ habló del nuevo dinamismo del cuerpo, tras la modificación en su composición por un fallo de la Corte Suprema.

Gianni Pierobon

Gianni Pierobon

gmpierobon@gmail.com

El vicepresidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Carlos Matterson, visitó durante la última semana Mendoza para reunirse con funcionarios de la Justicia Federal e interiorizarse sobre la situación del fuero en la provincia. El abogado radical representa a los letrados del interior del país en el órgano constitucional encargado de designar, controlar y sancionar a los jueces. En diálogo con MDZ, destacó el mayor dinamismo que tiene el cuerpo tras su nueva composición, habló de las tensiones entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial y advirtió que el desafío es avanzar con la nominación de jueces y con las causas disciplinarias pendientes.

Matterson fue electo el pasado 16 de junio por unanimidad como vicepresidente del Consejo de la Magistratura, secundando al titular del organismo, Horacio Rosatti, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. La composición del cuerpo cambió meses atrás luego de la entrada en vigencia del fallo del máximo tribunal nacional que modificó su integración a 20 miembros.

El abogado llegó días atrás a Mendoza con la misión de recabar los propios magistrados federales y de los colegios de abogados las necesidades del fuero y las inquietudes que puedan tener sobre el funcionamiento, así como también algunos reclamos con respecto a la infraestructura.

Durante su estadía, se reunió con dos integrantes de la Cámara Federal de Apelaciones de Mendoza, Manuel Alberto Pizarro y Gustavo Enrique Castiñeira. También con dos miembros del Tribunal Oral Federal, Pablo Salinas y Alberto Carelli, y con funcionarios de los tribunales orales de San Juan y San Luis que se encontraban en la provincia.

“Pese a las dificultades de la cámara que tiene tres vacantes en este momento, los colegas no tienen mayormente quejas con respecto al funcionamiento. Me llevo impresiones de cosas que tienen que ver con algunas deficiencias edilicias y que requieren la asistencia económica del Consejo para solucionarlo”, expresó Matterson, durante una entrevista con MDZ.

Por otra parte, el consejero advirtió que tiene muchas expectativas con el funcionamiento del organismo a partir de su nueva composición. “Después del fallo de diciembre pasado, si bien siguió funcionando no se tomaron las decisiones para las cuales el Consejo fue creado que es aprobar ternas y llevar adelante los procesos disciplinarios. A partir de abril con la incorporación de los nuevos consejeros y el cambio trascendente de la presencia del presidente de la Corte como presidente del Consejo, se recuperó el equilibrio entre los distintos estamentos técnicos y de la política”, manifestó.

Carlos Matterson, vicepresidente del Consejo de la Magistratura.

Hizo hincapié que el fallo del alto tribunal a finales del año pasado hizo lugar a un planteo de inconstitucionalidad que apuntaba a la pérdida del equilibrio entre los distintos estamentos a raíz de la ley del 2006 que había modificado la composición del organismo.

“Ahora se ha recuperado porque de los siete nuevos miembros que han ingresado se incorporaron dos abogados, una académica, una jueza, el presidente de la Corte y dos del ámbito político. Es decir que cinco provienen de los estamentos técnicos”, resaltó el vicepresidente del cuerpo. Asimismo, destacó que recuperarse el equilibrio el organismo tiene un “carácter más técnico y la participación de la representación política está ahora en minoría con respecto a los otros estamentos, lo cual nos ha comprometido a todos a darle más dinamismo al funcionamiento”.

En tanto, el vicepresidente del Consejo de la Magistratura se refirió a las tensiones crecientes entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner con la Justicia en general y en particular con la Corte Suprema. En este sentido, subrayó que esa tensión no se ha trasladado al organismo.

El Consejo de la Magistratura con su nueva composición de 20 miembros.

“En el Consejo de la Magistratura hay distintas miradas y hay consejeros con una perspectiva favorable al actual Ejecutivo y otros que tenemos una mirada contraria. Trabajamos con mucha cordialidad, obviamente defendiendo cada uno su posición, pero no existe el grado de tensión ni imputaciones cruzadas que existen en otros ámbitos”, indicó el abogado.

Asimismo también opinó del proyecto que impulsa el Gobierno nacional para sancionar una ley que establezca una nueva composición del organismo encargado de designar y sancionar magistrados. “El oficialismo no quería integrantes de la Corte dentro del Consejo y la oposición sí. Ahora el oficialismo va con una posición intermedia, que dice que el miembro de la Corte sí esté pero no necesariamente que presida. Creo que hoy por hoy la presidencia del Consejo en cabeza del presidente de la Corte significa para los consejeros no tratarlo como un igual sino como una figura superior, en lo que respecta a la jerarquía. La presencia del presidente de la Corte en el Consejo le ha dado otra institucionalidad”, consideró.

Desafíos inmediatos

Matterson hizo hincapié en los desafíos que encarará en esta nueva etapa el Consejo de la Magistratura. Afirmó que la idea del presidente del cuerpo sacar adelante todas las ternas que están pendientes de aprobación y avanzar con las denuncias y causas disciplinarias, entre las cuales aparece la titular del Juzgado Federal N°1 de Mendoza, Walter Bento.

“En el último plenario logramos aprobar siete ternas, cuatro de los juzgados civiles de familia, dos de juzgados civil y comercial y uno del juzgado de menores. Para el próximo plenario tenemos en carpeta aprobar otras ternas para mandarlas al Poder Ejecutivo”, manifestó el abogado.

En cuanto al tema disciplinario explicó que con la nueva composición se dividió la anterior Comisión de Acusación y Disciplina en dos áreas separadas y que se encuentran analizando la asignación a cada nueva comisión los distintos procesos disciplinarios y los de acusación. “Los primeros son los que pueden concluir en una sanción disciplinaria, mientras que los segundos pueden concluir en un dictamen que promueva el juicio ante el Jury de Enjuiciamiento”, detalló el consejero y remarcó que se han acumulado muchas causas y es importante acelerar los tiempos.

El vicepresidente del Consejo también hizo referencia a la denuncia radicada en el cuerpo contra el juez federal Bento, quien se encuentra procesado por la justicia federal mendocina acusado de liderar una asociación ilícita que liberaba presos a través del pago de coimas.

“Se está a la espera de la producción de una prueba pericial contable. Estaría prácticamente terminada y se presentaría en los próximos días. Una vez que se presente esa pericia se citaría al investigado, en este caso el juez Bento, a una audiencia. Previamente se lo notifica para que el ejerza su derecho a la defensa”, comentó el letrado.

Agregó que una vez tramitada la prueba habrá que dictaminar si corresponde sanción disciplinaria, si corresponde desestimar la denuncia o si corresponde promover un juicio político. La comisión debe pasar la causa a plenario y se necesitan los votos de los dos tercios de los miembros presentes para promover la acusación.

“Si eso ocurre se lo suspende al juez en el ejercicio de su función, hasta que termine el juicio y allí el Jury de Enjuiciamiento determinará si es removido de su cargo o si se lo absuelve”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?