Nuevos métodos para tratar una afección que avergüenza a muchas mujeres

Nuevos métodos para tratar una afección que avergüenza a muchas mujeres

La incontinencia urinaria es una afección que muchas mujeres no saben cómo tratan y piensan que la única solución es en el quirófano. Sin embargo, hoy existen métodos súper efectivos no invasivos.

Ana Saldaña

Ana Saldaña

asaldana@mdzol.com

La incontinencia urinaria es un problema que afecta a muchas mujeres y no es una afección exclusiva de personas más grandes, sino que jóvenes después de un parto, por ejemplo, también pueden padecerla. Este problema incómoda y hasta avergüenza a muchas mujeres, pero hoy existen métodos no invasivos que permiten tratarla muy sencillamente, sin cirugías

El doctor José María Ocampo -MN 82.478- es urólogo y forma parte del equipo de profesionales médicos de Sens Medical. Él respondió algunas dudas entorno a la incontinencia urinaria.

En primer lugar, vale aclarar que la incontinencia urinaria puede ser "de esfuerzo", que se genera por una alteración del ángulo uretro vesical. Después de partos, aumentos de peso o cirugías pelvianas se puede dar una alteración de la sustentación de la uretra y del cuello de la vejiga. O bien, "de urgencia", que están asociadas a alteraciones en la vejiga y pueden ser de origen metabólico (por ejemplo personas que sufran diabetes) o neurológicas.

Nos centraremos en las primeras, que son las más comunes. "El tratamiento para la incontinencia de orina de esfuerzo tiene como objetivo tratar de fortalecer la pérdida de tono muscular. La electroestimulación, el biofeedback o el reentrenamiento perineal son métodos kinesiológicos no invasivos que se indican y, en incontinencias leves, tiene resultados favorables", contó a MDZ Femme el urólogo de Sens Medical.

Para incontinencias urinarias que son de leves a moderadas también existen tratamientos no quirúrgicos mínimamente invasivos, como el tratamiento láser, que mejora la estructura de sostén que se perdió. Pero José María Ocampo destacó que "tanto los tratamientos kinesiológicos como láser necesitan un acompañamiento: el paciente debe mantener bajo peso y buena calidad de vida, especialmente desde lo nutricional".

Consultado sobre si hay maneras de prevenirla, el urólogo fue claro: "Sin dudas, con una vida adecuada. No subir de peso o hacer una buena recuperación del tono muscular tras aumentos de pesos es la mejor forma de prevenir la incontinencia de orina de esfuerzo futura".

Además, "se demostró que pacientes que generaban contracciones de los músculos pelvianos con reeducación mejoraban la resistencia muscular y así los cuadros de incontinencia de orina. Esto lo pueden practicar también mujeres embarazadas y continuar incluso después del parto. En cambio, para quienes ya tienen incontinencia de orina, la realización del entrenamiento muscular pelviano servirá como terapéutica".

¿Requiere cirugías? "Depende de qué tipo y de qué grado se puede indicar alguna cirugía para la corrección de la misma, que es la colocación de un sling o cincha uretral. Pero desde la aparición de métodos mínimamente invasivos se observó que muchos pacientes se recuperaban sin este proceso", aseguró el médico.

De todos modos, sí hay casos donde es necesario usar técnicas combinadas. Pero el profesional sí destacó que se dejó de indicar definitivamente la colocación de mallas porque en algunos casos presentaban complicaciones tardías.

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?