La misteriosa enfermedad que le provoca infertilidad a 1 de cada 3 mujeres

La misteriosa enfermedad que le provoca infertilidad a 1 de cada 3 mujeres

En líneas generales, 1 de cada 10 mujeres tienen la enfermedad "de las incógnitas"; en particular, la padecen 1 de cada 3 mujeres que acuden a consultas por infertilidad. En esta nota, lo que es importante saber para llegar al diagnóstico certero y a tiempo.

Ana Saldaña

Ana Saldaña

asaldana@mdzol.com

La "enfermedad de las incógnitas" le llaman los especialistas porque no se sabe qué la causa ni cómo curarla, por ende, tampoco es posible prevenirla. Sí hay diferentes tratamientos que una mujer en edad fértil puede hacer, dependiendo de si quiere tener hijos a corto, medio o largo plazo, o no tenerlos. Hablamos de la endometriosis, una patología que afecta al 10% de las mujeres y que va en ascenso.

El doctor Antonio Martínez, quien es especialista en fertilidad y un reconocido médico de la provincia de Mendoza, trabaja desde hace décadas en tratar la endometriosis, incluso ha sido presidente de la Sociedad Argentina de Endometriosis. Qué mejor que él para que explique lo que una mujer en edad fértil debe conocer, para llegar al diagnóstico certero en caso de padecer esta patología.

En primer lugar, el doctor Martínez dijo que a la endometriosis se la llama "la enfermedad de las incógnitas", porque no se sabe bien cómo afecta, qué la causa ni tampoco cómo prevenirla. De hecho, hay varias teorías inclusive sobre qué es la endometriosis.

El especialista consultado la describe así: "es una patología importante y cada vez más prevalente, que afecta a la mujer en la edad reproductiva. Su nombre deriva de la palabra 'endometrio', el tejido que se encuentra dentro de la cavidad del útero y que va creciendo todos los meses cuando la mujer ovula, estimulado por dos hormonas (progesterona y estrógenos).Si no hay embarazo, la mujer menstrua y elimina el endometrio".

Sin embargo, se estima que en las mujeres que sufren endometriosis, "ese tejido se va por las trompas en forma retrógrada hacia la cavidad interior abdominal y se puede instalar en los ovarios, en la vejiga, en el intestino o en otros órganos inclusive. Cuando se implanta en ellos, hace el mismo ciclo: mes a mes crece y en la menstruación sangra, pero ya fuera del útero. Así, la endometriosis va avanzando". Desconciertan algunos casos aislados donde se han encontrado estos tejidos, por ejemplo, en los pulmones. Nuevamente, "la enfermedad de las incógnitas".

Aquello puede provocar en la mujer que padece endometriosis molestias y dolor o hasta infertilidad, según en el órgano donde se implante la adherencia de endometrio. Por eso, es importante que cada una de nosotras se conozca y esté informada sobre la enfermedad para llegar a un diagnóstico certero, a tiempo y para atenderse con los profesionales correctos, porque también la patología durante años ha sido subestimada por muchos ginecólogos.

Se recomienda siempre que la endometriosis sea tratada por un grupo interdisciplinario de profesionales, porque no afecta un sólo órgano. Por ejemplo, en caso de que la adherencia esté en la vejiga no podrá un cirujano ginecológico intervenir quirúrgicamente, si fuera necesario. Incluso, idealmente, debe atender a la paciente un ginecólogo especialista en esta patología, no únicamente el suyo de cabecera.

Pero lo más importante es que todas las mujeres sepamos de ella para no ser mal diagnosticadas, conocernos y no subestimar ningún dolor o anomalía que aparezca durante el ciclo menstrual. Ejemplo de esto es el de Mariana, una paciente de 36 años que a los 24 fue diagnosticada con endometriosis, pero durante un año su diagnóstico -errado- fue gastritis, porque sufría dolores reflejo en al boca de estómago.

¿Qué debo saber, entonces? Algunos médicos tienden a subestimar a la paciente, volviendo al ejemplo de Mariana, con los meses descubrió que los dolores intensos sólo ocurrían en su ciclo menstrual, pero el médico clínico que la atendía en su momento tildó esto como una "casualidad". Posteriormente, Mariana fue a su ginecóloga, pero le dijo "cuando menstrúo me da gastritis", a partir de su diagnóstico inicial. Esto tampoco ayudó a orientar a la profesional. 

Hasta que finalmente un gastroenterólogo le confirmó que gastritis no era, cambió de médico clínico y el nuevo profesional que la atendió le hizo una serie completísima de estudios, desde óseos hasta ginecológicos. Descubrieron así, mediante una ecografía transvaginal, que se trataba de una adherencia compatible con endometriosis. Luego, siguió su camino con profesionales especialistas y hoy su calidad de vida es óptima.

Es que el doctor Martínez contó a MDZ Femme que, más allá de la infertilidad -que puede o no darse-, la endometriosis "afecta calidad de vida de las mujeres y tiene un impacto en su vida laboral, económica y personal. La mujer que la padece puede tener molestias leves o moderadas, pero otras que son más severas e invasivas, alternan la vida de pareja, social y laboral de un modo increíble".

¿Cómo llegar al diagnóstico de endometriosis?

Los dolores pueden aparecer en otras zonas del cuerpo, pero siempre estarán relacionados al ciclo menstrual.

El director médico del Instituto de Medicina Reproductiva contó a MDZ Femme que se puede diagnosticar esta misteriosa enfermedad por los síntomas o mediante una laparoscopía.

"En la mayoría de los casos, esas mujeres que tienen desarrollo fuera de lugar del endometrio, sentirán que cada menstruación les genera un dolor interno, más allá del dolor clásico de una menstruación (que debe ser moderado). Tendrá posiblemente sangrados abundantes, algunas incluso sienten dolores en las relaciones sexuales. Diferentes manifestaciones, pero siempre asociada a lo menstrual".

Por ende, lo primero que aconsejará un especialista será un tratamiento con pastillas anticonceptivas, entonces, "si se las indicamos en forma continua, la mujer no tendrá menstruaciones, los síntomas desaparecerán y la enfermedad no avanzará".

Pero, "si los síntomas son más intensos, se deberá indicar un abordaje quirúrgico con una laparoscopía. Ahí se podrá ver con certezas la magnitud y la expansión de la endometriosis. Es decir que permitirá el diagnóstico certero pero además, en ese procedimiento, se intentará eliminar todo el tejido que se pueda.", explicó Antonio Martinez.

Lo que es importante saber es que no se trata igual a las mujeres que tienen una endometriosis leve o moderada a aquellas que tienen una más grave y que "la cirugía es 'un arma de doble filo', por lo que es imprescindible que sea abordada por el especialista con la experiencia suficiente. Si se hace más de lo que se debiera, puede dejar secuelas, sobre todo en los ovarios, porque cada cirugía irá destruyendo y eliminando tejido ovárico".

Es por aquello que el doctor Martínez asegura: "Primero, el médico especialista debe evaluar si es necesario intervenir. Si lo justifica, debe operar no más de una vez; excepcionalmente dos". Además, él hace mucho hincapié en que la paciente debe considerar la posibilidad de congelar óvulos antes de la cirugía, en caso de que quiera tener hijos a futuro. 

Otras recomendaciones 

"La endometriosis pareciera una mala palabra y la mujer que sea diagnosticada con ella corre el riesgo de llevar un rótulo que a veces no se merece la enfermedad. Eso generará más complicaciones, porque es tan grave la subestimación como la sobrevaloración", dijo el ex presidente de la Asociación Argentina de Endometriosis.

Algo más que las mujeres deben saber es que muchas veces se llega al diagnóstico durante la búsqueda de un embarazo. Cuando después de un año de intentar, la mujer acude a una clínica de fertilidad y así descubren que padece endometriosis y que ésta, por su ubicación, le está impidiendo la concepción. De hecho 1 de cada 10 mujeres, en general, padece endometriosis, pero las estadísticas se achican en las que quieren ser mamás: 1 de cada 3 mujeres que no logra embarazarse es porque tiene esta patología,.

Vale aclarar también que todos los tratamiento son para disminuir el dolor y los síntomas y para frenar el avance de la endometriosis, pero la enfermedad en sí no se puede curar.

Para conocer más se puede visitar la página web internacional endometriosis.org y el sitio de la Sociedad Argentina de Endometriosis donde también hay una lista de profesionales aconsejados para el tratamiento de esta enfermedad, por región. 

Antonio Martínez, es médico ginecólogo, especialista en fertilidad. Director médico del Instituto de Medicina Reproductiva, ex presidente de la Sociedad Argentina de endometriosis y ha recibido múltiples menciones en al Cámara de Senadores y de Diputados por su tarea. Además, cuenta con un doctorado en medicina de la universidad de Ámsterdam. Actualmente se encuentra desarrollando un instituto multidisciplinario para la atención de la endometriosis.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?