Calzado: cómo organizarlo cuando falta espacio

Muy pronto cambia la temporada y es el momento ideal para hacer algo que a nadie le gusta pero todos necesitamos: reorganizar el guardarropa. Con las temperaturas cálidas de la primavera en puerta (y que ya estamos disfrutando), viene la época de guardar la ropa de abrigo para hacer lugar a la más liviana. Pero si bien hemos visto muchas veces cómo hacer esto con prendas de vestir, esta vez veremos cómo organizar unos de los sectores más olvidados (¡pero que más usamos!): el calzado.

natacha capello

Acomodá tus zapatos con estos tips.

Mantener en orden el calzado suele ser difícil, a menos que tengas un escaparate específico para ellos. Ahora, si sos como la mayoría de las mortales y contás con algo de lugar para zapatos (pero no todo el que verdaderamente necesitás), tomá nota de estas recomendaciones.

- Lo primero que hay que hacer es sacarlos todos (¡sí, todos!), ya sean de verano o invierno, y colocarlos juntos en otro lugar, dividiéndolos en grupos: sandalias, botas, zapatillas, etc. De esta manera dimensionarás lo que realmente tenés para saber qué calzado te está faltando para la próxima temporada o cuál definitivamente no va más.

- Una vez resuelto esto es importante que hagas una limpieza general, dejando atrás no sólo los que no están en condiciones, sino también los que no usás por otros motivos: calce, estilo, diseño, etc. Los que usaste en otra etapa de tu vida o los que creés que usarás dentro de un tiempo, ¡fuera! (o al menos de la vista).

Se dice que “lo que hace más de un año no se usa, no se usa más”

- En caso de que el espacio con el que cuentas sea realmente muy pequeño, guardá los de alto invierno en otro lugar (valijas, canastos, etc.), así ese sector es ocupado sólo por el calzado que necesitarás, por lo menos, los próximos seis meses. De lo contrario entorpecerás tu día a día cuando tengas que vestir, y ni hablar si cuentas con poco tiempo para hacerlo: terminarás llevando sólo los que tengas a la vista, mientras el resto se va empolvando hasta que le toque la próxima limpieza.    

Ahora sí, ¡a ordenar! 

A continuación, te dejamos algunas ideas para optimizar el espacio y mantener en orden tus zapatos.

Primera idea.
Segunda idea.
Tercera idea.
Cuarta idea.

Natacha Capello

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?