Nightwatch: cómo es el avión que acompaña a Joe Biden ante una posible amenaza nuclear

Nightwatch: cómo es el avión que acompaña a Joe Biden ante una posible amenaza nuclear

Durante su gira presidencial por Europa para abordar la invasión rusa sobre Ucrania con los países aliados, el presidente estadounidense viajó en el avión presidencial acompañado por un avión muy particular para resistir amenazas nucleares.

MDZ Estilo

MDZ Estilo

La semana pasada el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, inició su viaje por Europa en torno a su gira presidencial para reunirse con sus aliados y abordar la invasión rusa a Ucrania.

En la agenda del presidente Joe Biden se encontraba prevista una cumbre de la OTAN, otra de la Unión Europea y una del G7. La última parada de su gira presidencial la hizo en Polonia, donde visitó una ciudad cercana a la frontera con Ucrania pero no ha cruzado al país invadido.

Sin embargo, lo más particular de la gira del presidente Joe Biden se trató de un avión que lo acompañó perteneciente a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos: Nightwatch. Este avión conocido también como el “avión del fin del mundo” es un modelo militarizado Boeing 747-200 denominado E-4B.

El Nightwatch está diseñado para resistir explosiones nucleares y entró en servicio durante la Guerra Fría cuando la amenaza de una crisis nuclear estaba latente. Sin embargo, durante su gira por Europa, Biden viajó a bordo del avión presidencial Air One. El Nightwatch sirvió como apoyo logístico y para ser usado ante una posible emergencia nuclear.

Washington ha mantenido una flota de aviones Boeing 747 E4-B de comando y control de Nightwatch desde los años 70, con el propósito específico de proporcionar una base aérea para que el secretario de defensa de Estados Unidos y el personal militar superior realicen operaciones durante una guerra nuclear.

Nightwatch se mantiene en espera las 24 horas del día, los 7 días de la semana

Cómo es el avión de la muerte o Nightwatch

El Nightwatch puede permanecer en el aire durante días y está diseñado para soportar el pulso electromagnético de una explosión nuclear. Puede albergar una tripulación de 112 personas y volar durante 12 horas sin aterrizar, mientras que el reabastecimiento de combustible aéreo significa que puede permanecer en el aire durante días.

Las ventanas del Nightwatch tienen una malla de alambre para mantenerlas intactas, mientras que el equipo y el cableado a bordo están endurecidos y hay protección térmica y nuclear en caso de explosión. 

En su interior, cuenta con una sala de conferencias, sala de información, área de trabajo del equipo de operaciones, área de comunicaciones y un área de descanso. También tiene 18 literas y 6 baños.

El equipo de comunicaciones cuenta con una cúpula llamada “radomo” que tiene una docena de antenas parabólicas y antenas diseñadas especialmente para que el avión pueda comunicarse desde el aire con cualquier barco, submarino u otra aeronave estadounidense en cualquier parte del mundo.

Según el sitio oficial del la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en este momento cuentan con 4 aviones Nightwatch en servicio activo y cada uno tiene un valor de más de 200 millones de dólares. Además, siempre hay por lo menos un Nightwatch en servicio las 24 horas del día, los 365 días del año.

El peligro ante un posible ataque nuclear está latente luego de los dichos del portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien no descartó que Rusia pueda utilizar armas nucleares: “Si es una amenaza existencial para nuestro país, entonces puede ser”, comentó el funcionario ruso. Por su parte, Vladimir Putin no parece que vaya a retroceder sobre la invasión en Ucrania y la relación con Joe Biden empeora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?