Web 3.0 y metaverso: guía para comprender el futuro de internet

Web 3.0 y metaverso: guía para comprender el futuro de internet

La web 3.0 y el metaverso son dos conceptos de los que se está hablando mucho pero que aún continúan en desarrollo ¿Revolucionarán la internet como la conocemos? Conocé de qué trata en esta nota.

Nicolás Hornos

Nicolás Hornos

Mucho se viene hablando de la Web 3.0 y el metaverso pero pueden quedar como términos vagos ya que todavía no podemos ver los resultados concretos de estas ideas. Puede resultar difícil visualizar estas estructuras digitales pero los especialistas que se encuentran trabajando en su desarrollo prometen que será el futuro de internet.

Comencemos con una breve historia de nuestra internet. La web 3.0 es consecuencia de un proceso evolutivo en la estructura informática. Aunque más que una evolución, muchos hablan de una revolución cuando se nombra la Web 3.0.

La web de primera generación o Web 1.0 se refiere a la World Wide Web (las tres W que vemos al principio de cualquier página web). Esto surge en la década del 90 cuando la adopción de internet se iba haciendo cada vez más popular y el enfoque estaba en ofrecer documentos como páginas HTML a las que se puede acceder a través de un navegador. En esta etapa el internauta sólo podía leer cuando interactuaba con la web.

Esto cambió con la llegada de la Web 2.0. A diferencia de la web clásica, el desarrollo de la segunda generación fue impulsado principalmente por corporaciones. Aquí ya comienzan a aparecer las primeras aplicaciones, en lugar de utilizar solo el navegador de internet. El enfoque en la web 2.0 está puesto en que el internauta ya es activo. Ahora no solo lee, sino que también produce contenido (escribe, sube fotos, interactúa con otros usuarios, etc.) sobre las plataformas que proveen los grandes actores de la industria tecnológica. Es decir, la dinámica que conocemos hoy en día de las redes sociales. Aquí estamos parados actualmente.

La web 3.0 y el metaverso cambiarán completamente nuestros hábitos y comportamientos con internet
Foto: Unsplash

¿Qué es la Web 3.0?

Como dijimos anteriormente, esto puede sonar como un término vago porque, como todo lo que se encuentra en desarrollo, todavía no existe una definición clara de Web 3.0. Pero definamos algunas características que incorporará este gran salto de internet.

Podemos comprender a la Web 3.0 como una actualización de la red, una meta tecnología para software empresarial, un movimiento social de datos abiertos y una nueva generación de inteligencia artificial. Todo en uno.

La web 3.0 permitirá a las máquinas interpretar un volumen mucho mayor de datos. Eso hará que podamos interactuar mucho más profundamente con otros usuarios desde cualquier plataforma.

En la web de tercera generación las entidades centralizadas, como Facebook, Twitter y Google, serán reemplazadas por plataformas de redes sociales y motores de búsqueda sin ninguna compañía detrás de ellas. Es decir, cuando hablamos de web 3.0 hablamos de una internet descentralizada.

Al hablar de descentralización ya podemos nombrar términos que para algunos pueden resultar más familiares. Pues toda la economía alrededor de las criptomonedas es descentralizada y se sustenta en la tecnología blockchain. Por lo tanto, las criptomonedas también son parte de la web 3.0.

El intercambio de criptomonedas se da directamente de un usuario a otro, sin intermediarios como pueden ser los bancos. Todas las transacciones quedan registradas en la blockchain, o cadena de bloque por su traducción al castellano.

Podríamos decir que la descentralización es la gran característica de la web 3.0. Hoy en día gran parte de la web está en manos de unos pocos empresarios, como Mark Zuckerberg o Bill Gates por nombrar algunos.

La mayoría de las operaciones de la web 2.0 están controladas por gigantes tecnológicos como Meta, Microsoft y Amazon, pero en la web 3.0 los datos se distribuyen a través de las redes y ninguna entidad es propietaria de la información.

La web 3.0 devuelve el poder de los datos a la gente.
Foto: Unsplash

En esta evolución de internet ya no necesitaremos sistemas operativos complejos o grandes discos duros para almacenar información porque absolutamente todo estará en la nube. Y todo será mucho más rápido y personalizable.  

La web 3.0 trata de recuperar parte del poder que han acumulado las grandes plataformas más conocidas del mundo. Surgirán nuevas redes sociales, motores de búsqueda y mercados que no tienen jefes supremos en el mundo de la empresa. En cambio, está descentralizada bajo el sistema de la tecnología blockchain. Es así que podríamos decir que la blockchain construyó los cimientos del futuro de internet.

Además de la descentralización, otros temas clave relacionados con la web 3.0 incluyen Organizaciones Autónomas Descentralizadas (DAO), tokens no fungibles (NFT) y Finanzas Descentralizadas (DeFi).

Así, las tecnologías avanzadas que contribuirán a la evolución de internet además de blockchain son la realidad virtual (VR), la realidad aumentada (AR), la inteligencia artificial (AI) y el aprendizaje automático (ML). Veamos cómo se relaciona esto con el metaverso.

¿Qué es el metaverso?

Cuando Mark Zuckerberg anunció el cambio de nombre de Facebook a Meta, introduciendo el metaverso, también habló de esto como el futuro de internet: “Estamos al comienzo del próximo capítulo para internet y también es el próximo capítulo para nuestra empresa”, escribió Zuckerberg en la carta de presentación de Meta y continuó: “La próxima plataforma será aún más inmersiva: una Internet incorporada en la que estás en la experiencia, no solo mirándola. A esto lo llamamos el metaverso y afectará a todos los productos que construimos".

Para comprender mejor esto vayamos a la etimología de la palabra. El prefijo “meta” significa “más allá de”, “después de” o “que trasciende”. Así como la metafísica estudia los problemas que están más allá de la física o naturaleza, el metaverso hace alusión a un mundo virtual ficticio “más allá del universo”.

Por lo tanto, en el metaverso se fusiona nuestra realidad física con la realidad virtual. Se trata de un mundo digital que busca ser lo más real posible y abarque todas las esferas de la vida: desde el ocio al trabajo.

Además, para acceder al metaverso se necesitarán dispositivos de realidad virtual y realidad aumentada. Aunque faltan pulir muchas cosas en este mundo ficticio, ya podemos hacernos una idea de cómo será el comercio en el metaverso ya que Walmart y Samsung han puesto tiendas allí donde están probando comprar artículos a través de criptomonedas o NFT. Aquí ya vemos un punto de conexión con la web 3.0.

Mientras Zuckerberg busca un metaverso que abarque todas nuestras esferas de la vida, Microsoft trabaja en un metaverso corporativo para reuniones de trabajo.

Contradicciones entre la Web 3.0 y el metaverso

Si dijimos que la principal característica de la web 3.0 es la descentralización pero el metaverso está siendo desarrollado por las principales empresas tecnológicas como Meta y Microsoft, hay una contradicción entre quienes hablan del "futuro de internet".

Recordemos que ambos conceptos aún están en desarrollo. Como describí anteriormente, la web 3.0 trata del poder de los datos en la gente y no en las grandes compañías. 

En la vaguedad de estos conceptos en las que nos encontramos actualmente, la web 3.0 y el metaverso parecen, por el momento, dos vías distintas que puede tomar el desarrollo de internet.

El principal desarrollador de la web 3.0 podríamos decir que es Gavin Wood, fundador de Polkadot y co-fundador de Ethereum. Su visión de internet se mueve en la tecnología blockchain, las criptomonedas y las Organizaciones Autónomas Descentralizadas.

Por otro lado, los principales desarrolladores del metaverso son Mark Zuckerberg y Bill Gates, dos personas que siguen teniendo el poder de la mayor cantidad de datos que circulan en internet, por lo que también tendrán poder de nuestros datos en el metaverso. Hoy en día el metaverso parece más un cuento de ciencia ficción, un mundo virtual vacío donde encuentro difícil que la gente lo tome como el futuro de internet.

Seguramente existirá como una atracción, tal vez sea solo una moda pasajera. Sin embargo, pasarán muchos años hasta ver que una masa de gente adopte el metaverso como algo cotidiano.

Es más probable que la web 3.0 se vea antes que el metaverso pero que siente algunas bases para su estructura mientras se siguen puliendo ambos términos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?