Reese Witherspoon reveló el rodaje más duro que vivió y las consecuencias que tuvo

Reese Witherspoon reveló el rodaje más duro que vivió y las consecuencias que tuvo

Reese Whitherspoon confesó durante una entrevista la traumática experiencia que vivió durante el rodaje de “Alma Salvaje”.

MDZ Espectáculos

Reese Whitherspoon participó de una entrevista para el sitio “Interview” a cargo de Tracee Ellis Ross donde reveló las consecuencias que generó en ella el rodaje de la película “Alma Salvaje”. Este filme donde la actriz estadounidense de 45 años encarnó a una mujer desesperada por la disolución de su matrimonio y la muerte de su madre, que realiza una caminata sola de más de 1600 kilómetros por el sendero de la cresta del Pacífico.

“Tenía muchísimo miedo de hacerla, Tracee”, inició Reese explicando el proceso de enfrentarse a esta película, que la tuvo también como productora. “Me sometí a hipnosis, estaba asustadísima. Tuve ataques de pánico durante tres semanas antes de empezar”

Luego Reese Whiterspoon explicó la razón que la llevó a producir “Alma Salvaje”: “Estaba el tema de la desnudez, el sexo, la cuestión de tomar drogas... Pero también estar sola delante de la cámara sin más actores”. “Nunca había estado rodando escenas sola durante días y días. Hubo unos 25 días del rodaje donde no tuve ningún actor frente a mí. Éramos yo, la cámara y mi mochila. Fue como: ‘¿En serio esto va a ser así de aburrido?’” señaló la blonda.

“No parábamos de rodar en esas localizaciones remotas, literalmente. No parábamos para comer, solo comíamos snacks. No parábamos para ir al baño. Suena de locos, pero fue increíble. Fue una inmersión por completo, nunca me sentí tan cerca del equipo. Literalmente nos empujábamos para subir las montañas y nos llevábamos los unos a los otros” amplió Whiterspoon.

Fuente: Instagram Reese Witherspoon

“El libro de Cheryl Strayed se convirtió en algo precioso y sagrado para mí, porque me habló profundamente de cómo podemos salvarnos a nosotras mismas, como mujeres”, señaló la artista norteamericana. “No hay madre ni padre que venga a salvarnos. No hay cónyuge. Pensé que aquello era algo radical al final de la película, que acaba sin familia, sin dinero, sin trabajo, sin pareja, y es feliz” y “No sé si volveré a trabajar así de duro otra vez, pero me cambió hasta un nivel celular” finalizó la protagonista de “Legalmente rubia”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?