Fuerte cruce por "el fracaso de la Coviar": "Charlatanes, mala leche"

Fuerte cruce por "el fracaso de la Coviar": "Charlatanes, mala leche"

El dirigente de los viñateros del Este pidió un plebiscito de productores para que se defina si quieren o no la continuidad de la Coviar. Saltó con fuerza en defensa de las declaraciones de Mario Abed.

Un audio del dirigente de los viñateros del Este, José María Llaver, encrespó a toda la vitivinicultura. Llaver salió en defensa del intendente de Junín, Mario Abed, que reclamó "una Coviar más abierta" y la creación de un nuevo espacio de diálogo para el sector.

Llaver, habitualmente vehemente, usó descalificativos fuertes contra la corporación y también contra Eduardo Sancho y la dirigencia de Fecovita. "Estos tipos han fracasado y resulta que ahora tienen el tupé de hablar. Son los responsables de la hecatombe vitivinícola de Mendoza: son la Coviar, el Fondo Vitivinícola y todos sus adláteres que han pululado estos años en esas entidades", dijo en  audios que pidió "viralizar".

La Coviar, en tanto, reaccionó con un extenso comunicado en contra de las críticas de Abed, en el que además le sugiere que antes de hablar en público debería consultarlo con la entidad.

Llaver, en los audios, sostuvo que "los que defienden a la Coviar y al Fondo Vitivinícola son unos caraduras". Sostuvo que "el objetivo era aglutinar a los productores, aumentar el consumo per cápita de vino y exportar 2 mil millones de dólares. Pero la realidad es que no se llega a los 850 millones de dólares de exportación, el consumo estaba en 32 litros y ahora está en 18 y los productores están desapareciendo".

Sostuvo que "este Fondo Vitivinícola usa dinero del Estado para hacer una fiesta en el Aeropuerto. Caraduras, irrespetuosos, mala leche, irreverentes. Estos tipos no tienen destino y como ahora ha salido alguien que les va a sacar la teta, los 92 millones que les saca a las bodegas y los millones de dólares que recibe de la Proviar y del gobierno nacional para que la industria esté destruida", dijo Llaver.

Remarcó sus descalificativos y dijo que "lo que tienen que hacer es hacerse cargo estos mala leche de una buena madre". Luego, personalizó sus palabras en quien parece creer que es el originario de las críticas a Abed, el titular de Fecovita, Eduardo Sancho. El productor vitivinícola dijo que "la única bodega que no tenía que importar vino, fue la primera que lo hizo, como es Fecovita. Tienen la figura de cooperativa y son una empresa. Fue la primera que importó vino para no llevar los precios en la provincia. prefirió ir a Chile y pagarles de contado el flete para no pagarle a los productores de acá. Estos tipos no tienen cara", cerró Llaver.

Otras opiniones: para Bianchi, "el modelo ha fracasado"

Armando Morón.

El presidente del directorio de Bianchi, Armando Morón, dijo que "no podemos entrar en und ebate político". Subrayó que "se planteó un modelo que desde todo punto de vista ha fracasado". Indicó a MDZ que "desde el punto de vista de la empresa privada hacemos un esfuerzo tremendo para mantener el consumo, para vender una botella más de vino; para sostener el mercado local y el internacional. Todo el esfuerzo sale de la compañía, tenemos fuertes vínculos con Bodegas de Argentina y Wines Of Argentina. Pero entendemos que hay que replantear la Coviar, el Fondo Vitivinícola, el acuerdo de Mendoza con San Juan. Hay una demanda global de innovación y de participar en los mercados con otros envases y otros tipos de vinos. Tenemos que conseguir que la mancomunidad público privada tenga la fuerza para generar la flexibilidad para competir con Chile, Australia, Sudáfrica y los países europeos. Hay que tener acuerdos de libre comercio para incorporar nuevos mercados. Hay que revisar estos modelos que no han funcionado", dijo.

Vigil: "Hay que pedirle menos al Estado y valorar las cosas que ya se hacen"

El enólogo de Catena y empresario enogastronómico, Alejandro Vigil, sostuvo que "creo que hay muchos errores de nuestras corporaciones o gremios. pero lo fundamental es trabajar sobre ideas nuevas. Hemos dejado pasar bastantes oportunidades. Hoy es un tema de borrar e ir: tenemos que lograr que la vitivinicultura vea el futuro y estamos haciendo cosas muy bien, a pesar de la crisis. Lo más complicado es salir del modelo que tenemos en donde estamos todo el tiempo alimentando nuestro dolor y no estamos viendo cómo venderle a toda esta gente que viene a Mendoza a tomar nuestro vino caro".

"Hay que hacer cosas sin trabajar tanto con el Estado. Hay un sector de la vitivinicultura que lo necesita, en donde sí debe estar el Estado presente pero no subsidiando, sino bajando impuestos y quitar aranceles, como es por ejemplo cómo entrar al mundo con nuestros vinos a granel, como ha conseguido España, que tiene cero impuestos en todo", dijo en diálogo con MDZ Radio en el programa "Otra Manera", el viernes pasado.

Balbo, la voz que gritó antes y más fuerte

Retirada de la vida política tras renunciar a su banca de diputada nacional por Mendoza, la bodeguera Susana Balbo fue una de las primera y que más fuerte gritó sus críticas contra la Corporación Vitivinícola Argentina. "Entiendo el enojo de Susana", dijo Vigil en MDZ Radio, el viernes, cuando se le consultó por su ya conocida postura.

En un diálogo anterior, Balbo había analizado en MDZ la situación crítica de la industria. Dijo entonces: "Fundamentalmente hay que trabajar en tratados de libre comercio. El único que tiene Argentina es con Brasil y a Brasil no le interesa que la vitivinicultura surja porque ellos también tienen su propia vitivinicultura y cada vez que tenemos que negociar algo tenemos que hacerlo de su mano. El Mercosur es una faja que tiene la Argentina, tremenda para las economías regionales. Será muy positiva para electrodomésticos, autos, pero para la vitivinicultura es pésima. No tenemos otros tratados. El de la Unión Europea lleva años sin salir como el tratado con Japón... Mientras tanto tenemos a los chilenos que están aquí, pasando la cordillera, que tienen más de 100 tratados de libre comercio y acaban de firmar uno con Inglaterra, pensando en el Brexit. Nosotros tenemos una Cancillería que hoy está trabajando mucho mejor, una secretaría de exportaciones que está pensando mejor, pero mientras no salgamos de las ataduras como el Mercosur o lo dinamizamos de una buena vez, son esfuerzos infructuosos. Todos nuestros competidores, absolutamente todos, como Estados Unidos, Australia, Europa, Chile, tienen promoción y no retención para sus exportaciones. En la Unión Europea tiene destinada solo para la denominación de origen Rioja 3 millones de euros para promover en el mercado de Estados Unidos sus productos. ¿Sabés cuál es el presupuesto de Wines of Argentina, compuesto por las bodegas? Lo que la Coviar administra es de las bodegas, con un impuesto que viene desde la producción primaria hasta el embotellado. No pone el gobierno dinero en esto. Son 3 o 4 millones de dólares para el mundo. ¡No es nada! ¡Es una lágrima en el desierto! El esfuerzo que hacemos las bodegas es brutal. cada viaje, tenemos que pagar pasajes, hoteles, stands... Wines of Argentina consigue una negociación exitosa para que paguemos menos por el metro cuadrado. Lo que hacen es maravilloso dentro de los recursos que tienen. Y mucho de esos recursos se volcaron al mercado interno y el resultado está a la vista: ¡pésimo! Tendrían que haberlos usado todo para la exportación. Es una opinión que he tenido siempre. Ahora me van a saltar (Eduardo) Sancho y todos a decir barbaridades, pero no me importa, que digan lo que quieran, porque yo lo vengo planteando desde 2006, cuando fui presenta de Wine of Argentina y pedí poner esos recursos de Coviar al focalizados en la exportación porque el mercado interno se equilibra naturalmente: cuando vos tenés más salida hacia el exterior y los productores con más equilibrio en su materia prima porque tiene otro destino, que no es solo el mercado interno. ¿Cuántos años de historia económica tenemos con subidas y bajadas de la economía argentina? Setenta años. Entonces no podemos pensar que podés adaptar profundamente la vitivinicultura con cambios sociales en las formas de consumo, con cambios en los hábitos de consumo ni atarte a un mercado interno que tiene 33 por ciento de su población en condiciones de pobreza y que no puede adquirir nuestros productos. Hay que pensar en esto también, más globalmente como estrategia de industria. Eso no quiere decir que abandonemos al mercado interno, sino que lo descomprimamos con muy buenas exportaciones. Nos ha hecho mucho daño la pérdida de competitividad en tiempos del corralito y del dólar que pisaba Cristina... Las políticas económicas nos han afectado terriblemente y la industria no ha sabido poner esa mirada en el extranjero con más fuerza o con esta mirada. Tal vez, si hubiésemos tenido apoyo del gobierno, pero no lo hemos tenido. De parte de Cristina el ´vivamos con lo nuestro y hacia adentro´y eso fue una canibalización. Y por parte de este gobierno, no tiene fondos... seguimos siendo las bodegas las que hacemos el esfuerzo y es una pena que sea así porque tenemos una relación precio calidad que es excelente, pero necesitamos recursos para salir. Todo lo tenemos que poner desde la industria".

"La Coviar se tiene que reinventar"

Balbo, había sostenido sus críticas contra la corporación vitivinícola en estos términos: "Yo sigo diciendo que la Coviar se tiene que reinventar, sino es inútil absolutamente como institución. Lo saben. me tienen como una enemiga así que no me preocupa lo que opinen. Pero creo que hay que reinventarla, redimensionarla y van a venir los reclamos por bajas de impuestos, subsidios... Pero los subsidios nunca funcionaron. Hay que redinamizar la industria y tener cooperativas que tengan un verdadero espíritu cooperativista y basados en la calidad".

¿Querés recibir notificaciones de alertas?