Bitcoin vs. Ethereum: la diferencia clave en el mundo cripto

Bitcoin vs. Ethereum: la diferencia clave en el mundo cripto

En 2008 nació Bitcoin, la primera criptomoneda del mercado. Siete años después, en 2015, surgió Ethereum, la primera blockchain programable, que daría lugar al “boom” de creación de criptomonedas.

Germán Malnero

Germán Malnero

Warren Buffett, el reconocido inversor de valor, ha dicho alguna vez que el mercado ayuda a los que saben lo que hacen, y castiga a los que no. Desde Cripto en tu Idioma, uno de nuestros principales objetivos es que cada vez tengas mayores conocimientos sobre el mercado de criptomonedas y sus fundamentos.

Esto es complicado con la tecnología, porque por lo general es creada para resolver necesidades y crear nuevos usos. Es decir, no soluciona lo que estaba fallando, sino que crea nuevos mundos.

Hoy, prácticamente todos sabemos utilizar un smartphone. Forma parte de nuestra vida, de nuestro trabajo, de nuestra forma de comunicarnos. Pero todo esto era impensable hace quince años. Salvo para aquellos que ya estaban trabajando en la tecnología… aquellos que estaban pensando y construyendo el futuro.

Cuando vas a invertir en cripto, hay mucho para aprender. Inmediatamente te cruzas como conceptos como blockchain, redes, criptomonedas, tokens, forks, wallets, exchanges…

“Esto es imposible”, piensas, pero recuerda, en su momento aprendiste lo que era un programa, un archivo, un mouse, un disco… Luego lo que era una aplicación, un posteo, una story, un meme… Bien explicado, todo se aprende. Y en el video que te hago llegar hoy quiero abordar la gran diferencia que hay en el mundo cripto: Bitcoin y Ethereum.

Las dos grandes propuestas cripto

Bitcoin es la primera red blockchain del mercado cripto, que da origen a la primera criptomoneda: bitcoin (BTC). A todas las demás criptos se las llama altcoins (‘monedas alternativas’). Y de ellas, ethereum (ETH) es la principal.

Estos dos proyectos tienen diferencias esenciales. Mientras que Bitcoin se centra en el aspecto monetario y financiero del sistema, Ethereum aportó la programabilidad al mundo cripto. Es decir, que las blockchains sirvieran para algo más que registrar sus propios movimientos financieros y se convirtieran además en un sistema de intercambio, registro y validación de datos para aplicaciones descentralizadas (Dapps).

Si los pensáramos como metales, Bitcoin sería oro y Ethereum sería hierro: no podrías concebir una historia de la humanidad sin estos. Uno siempre fue centro de las finanzas y la economía; y el otro ha sido central para la construcción y desarrollo de infraestructuras y tecnología (desde herramientas rudimentarias hasta rascacielos). Ambos son metales. Pero no son lo mismo, ¿no es cierto?

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?