Lo secuestró por error, exigió asado como recompensa y arriesga 10 años de prisión

El protagonista del hecho es Ariel 'Guille' Cantero, jefe de la banda narco rosarina 'Los Monos', quien ordenó el secuestro desde la cárcel, pero su súbdito se equivocó de persona. "Llévalo igual, después vemos”, ordenó Cantero según un audio expuesto en el juicio.

Redacción MDZ

Ariel Cantero se encuentra cumpliendo dos condenas en el penal de Marcos Paz

Clarin

Un fiscal federal de Rosario pidió hoy 10 años de prisión para el jefe de la narcobanda “Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero (30), al acusarlo de ordenar desde la cárcel un secuestro extorsivo ocurrido hace dos años, informaron fuentes judiciales.

Cantero siguió el juicio oral iniciado esta mañana por videoconferencia desde el penal federal de Marcos Paz, donde cumple dos condenas dictadas el año pasado.

El líder de “Los Monos” fue sentenciado a 22 años de cárcel en un juicio por homicidio y asociación ilícita –que incluyó a otros familiares y miembros de la organización criminal- y a 15 años de reclusión por narcotráfico.

Ahora, el fiscal federal Federico Reynares Solari pidió una pena de 10 años por el secuestro con fines extorsivos de un joven raptado en septiembre de 2017 en esa ciudad santafesina, al alegar ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 3 de Rosario.

El fiscal dio por “probada la ocurrencia del hecho” por la declaración de la víctima y sus familiares y en base a una serie de escuchas telefónicas que muestran a Cantero dando las directivas a quienes ejecutaron el secuestro.

Según la Fiscalía, Cantero organizó el secuestro de una persona desde el penal santafesino de Coronda, donde cumplía prisión preventiva.

El informe de la empresa telefónica determinó que “Guille” usó para eso un teléfono fijo del propio Servicio Penitenciario que tenía instalado en su celda, y que no fue secuestrado por la Policía Federal Argentina (PFA) cuando la allanó.

Por esa razón, el fiscal ordenó también que se inicie una investigación sobre las posibles responsabilidades del personal del Servicio Penitenciario.

El otro implicado en el caso es Ezequiel Fernández, alias “Parásito”, quien no fue llevado a juicio porque fue asesinado en abril del año pasado en un triple crimen de corte mafioso en las afueras de Rosario.

El jefe de la división antinarcóticos de la PFA en Rosario, Raúl Hirch, explicó hoy al declarar que solicitó la intervención del teléfono de Fernández en una investigación por drogas, pero luego advirtieron que preparaba un secuestro.

El rapto se produjo pasadas las 19.30 del 9 de septiembre de 2017 en la vereda de un Fonavi ubicado en el sur de Rosario, pero los captores advirtieron enseguida que se habían equivocado de objetivo.

El jefe de 'Los Monos' le pregunta: “¿Se te escapó?”. “No, nada que ver este, amigo. Es re parecido pero tiene otro documento. ¿Decime qué hago”, consulta el 'Parásito'. “Y, llévalo igual, después vemos”, ordena Cantero desde la cárcel.

En otra escucha reproducida en el juicio “Parásito” le explica que la persona secuestrada por error “es igual, está vestido igual” y Cantero le pregunta si “tiene un teléfono bueno”. Ante la respuesta negativa, le dice a Fernández que “ni para robarle tenía” y agrega: “Es más seco que ustedes”.

En otra llamada grabada por la PFA Fernández se ríe de lo ocurrido y le pregunta a la víctima, que es hijo de un carnicero, “cumpa, nos vas a pasar un par de kilos de asado”. Al advertir el error, Cantero ordena que lo liberen y el joven fue dejado en las afueras de Rosario.

En las escuchas, “Parásito” se refiere a la persona con la que habla telefónicamente como “Tío” y nunca lo menciona por su nombre.

Sin embargo, el fiscal Reynares Solari enfatizó en una escucha de Fernández con otra persona en la que le dice “estoy con lo del Tío, fijate la nota de Rosario3 (una web de noticias rosarina)”.

En esa nota se daba cuenta, el 29 de septiembre de 2017, del allanamiento a la celda de Cantero y está ilustrada con una fotografía del jefe de “Los Monos”.

A la vez, indicó que en un cuaderno de anotaciones que le secuestraron al allanarle la celda, encontraron el número telefónico que utilizaba “Parásito” Fernández, el ejecutor del secuestro.

“La no obtención del rescate no es importante”, remarcó el fiscal en su alegato, “porque igual se consumó el delito”. Recordó que “cobrar el rescate es un agravante” pero el delito “se consuma con la privación de la libertad”.

El Tribunal ordenó un cuarto intermedio hasta mañana, cuando aleguen los abogados defensores de Cantero, y luego se conocerá la sentencia.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?