Una mujer fingió su secuestro y pidió criptomonedas como pago del rescate

La impostora, de origen venezolano, fue detenida en barrio de Palermo. Quiso estafar a un amigo japonés exigiéndole dólares y moneda virtual. Por las llamadas extorsivas se inició una investigación que terminó con la captura de la falsa secuestrada. 

Redacción MDZ

imagen ilustrativa

Facebook Policía Federal

Una mujer de nacionalidad venezolana fue detenida en el barrio porteño de Palermo, acusada de haber planeado su autosecuestro con el fin de extorsionar y apoderarse de dinero de un amigo de origen japonés, a quien le exigió dinero en dólares y hasta en criptomonedas para su supuesto rescate.

La mujer fue apresada en las últimas horas en un bar parlemitano, donde confesó en medio de una crisis nerviosa ante los investigadores haber fingido el secuestro para obtener dinero.

Según los investigadores todo comenzó cuando un hombre de nacionalidad japonesa se presentó en una comisaría de la ciudad para denunciar la desaparición de una amiga suya venezolana y que, a partir de esa desaparición, comenzó a recibir llamados extorsivos para que entregara dinero a cambio de su aparición sana y salva.

El hombre contó que había conocido a esa mujer durante un viaje a Brasil realizado semanas atrás y que juntos habían llegado a Argentina, tras lo cual explicó que en los mensajes le pedían desde 500 dólares hasta mil criptomonedas por el presunto rescate.

Fuentes policiales aseguraron que, tras la denuncia, el fiscal en lo Criminal Federal 2, Carlos Rívolo, solicitó la intervención de la División Operativa Central de la Policía Federal en el marco de una causa por "secuestro extorsivo".

Durante la investigación, los policías determinaron que las comunicaciones se realizaban desde un teléfono celular que estaba radicado en Venezuela y lograron establecer que la víctima había sido vista al intentar alojarse en un hostel el día de su supuesta desaparición.

Tras proseguir con distintas averiguaciones, los detectives de la PFA ubicaron a la mujer en un bar del barrio de Palermo y allí la implicada rompió en llanto y reconoció que todo había sido un engaño, por lo que fue detenida en el lugar. 

La mujer quedó a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 8, a cargo de Marcelo Martínez Di Giorgi.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?