Caso Milio: escalofriantes detalles de los forenses complicaron aún más a Mendoza

En el segundo día del juicio por jurado por la muerte de Ivana Milio, los médicos forenses expusieron sobre el estado del cuerpo de la víctima y el del imputado Julio Mendoza tras su detención. Un perito policial ratificó la presencia de huellas y sangre de ambos en el auto que utilizó el acusado.

Redacción MDZ

Julio Mendoza es el único imputado por la muerte de Ivana Milio

Captura

La situación judicial de Julio Mendoza (33), único imputado por la muerte de Ivana Milio (46), quedó aún más complicada tras la segunda jornada del juicio por jurado que se desarrolla en San Martín y que hoy contó con las exposiciones de médicos forenses, peritos policiales y los primeros testigos civiles.

El médico forense que realizó la necropsia en el cuerpo de Ivana Milio le contó al jurado que la muerte de la mujer se produjo por varios factores, pero principalmente por asfixia por estrangulamiento y por fuertes golpes en el cráneo.

El facultativo no tuvo reparos para ahondar en detalles al momento de describir el estado del rostro de Milio y lo comparó con "una bolsa de nueces" intentando graficar las "múltiples fracturas" en su cara y las lesiones en el cuello.

En la mañana de este miércoles, además del informe sobre el cuerpo de Milio, se brindaron precisiones sobre el estudio en el cuerpo del imputado. Este trabajo también fue realizado por un médico forense que realizó un detalle de las marcas y heridas que dejaron expuesto a Mendoza.

Según este forense, el único imputado presentó tras su detención heridas de rasguños en los brazos y en el pecho, una fractura en la mano izquierda y un corte en el dedo gordo del pie izquierdo, además de hinchazón en sus cuatro extremidades producto de los puñetazos y patadas que le propinó a la mujer.

Luego de los forenses fue momento de que el jurado escuchara la presentación de un perito de la Policía Científica, quien aportó los resultados de sus estudios en el auto que Mendoza utilizó para huir del lugar del crimen.

Un buen número de huellas, sangre de Mendoza y sangre de Milio, ya que el homicida estaba manchado con ella, fue lo que se encontró en el Ford Focus que el único imputado dejó abandonado en Alto Verde, una zona semi rural de San Martín.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?