Casinos clandestinos, apuestas y pandemia: una escena que se repite

Casinos clandestinos, apuestas y pandemia: una escena que se repite

El lunes fue desbaratada en Chacras de Coria (Luján) una sala ilegal donde se apostaba fuerte. No es el único ejemplo de la movida que se afianzó con la cuarentena. Un delito que abunda en barrios privados y zonas recoletas de la provincia; por no hablar de las redes, donde también se mueven fichas.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Durante la noche del lunes, la Policía allanó un domicilio ubicado en la calle El Salvador 7285 (Chacras, Luján de Cuyo), donde estaban reunidos reputados empresarios mendocinos que se hacían atender por un parrillero, un croupier y -se dice- hasta una señorita que les llevaba las copas a las mesas. El caso llamó la atención porque además de las fichas de casino que se encontraron, también fueron halladas patentes falsas, más de 120 documentos de identidad, mucho dinero y al menos un arma de fuego. Pero no es el primero ni el último tugurio clandestino que se desbarata en tiempos de pandemia en Mendoza.  

De hecho, el juego es una constante que se escabulle de las autoridades en varios barrios de la provincia; especialmente en los privados, donde la misma estructura "cerrada" de la vecindad -y el poder de sus vecinos- facilita la discreción.

Los ejemplos abundan: dicen que en el Dalvian hay una o dos casas que funcionan como punto de reunión para "timberos". Y en Palmares parece que también se cuecen habas.

De hecho, si uno revisa las primeras páginas del expediente donde se investiga el secuestro y muerte del ex corredor de aduana Diego Aliaga, se habla del "grupo de los jueves" que se juntaba -¿se junta?- periódicamente en un inmueble de ese barrio para jugar al póker.

Los encuentros se mantuvieron inclusive en épocas de la cuarentena más dura. Aliaga desapareció el 28 de julio de 2020: previamente, se había juntado con sus amigos del escolazo y hasta alcanzó a decirles que "se aproximaba una semana clave de su vida" entre partida y partida. Afuera, los casinos legales estaban cerrados, y nadie podía circular a causa de las normativas sanitarias.

Y las apuestas clandestinas no se restringen a la ruleta o las cartas. A fines de marzo, efectivos policiales debieron intervenir en una carrera de galgos de Lavalle en la que se habían congregado unas 300 personas que salieron corriendo en todas direcciones. 

"Galgueros" huyendo durante un operativo para desbaratar una carrera.

Otros se refugian en Internet. MDZ destacó tiempo atrás que cuando los casinos no funcionaban en la provincia, florecieron en las redes sociales ruletas en vivo -que transmitían, por ejemplo, por Facebook live- y recibían dinero de apuestas utilizando billeteras virtuales. A partir de los artículos publicados, la fiscalía de delitos económicos inició una investigación de oficio y así es como se sentó precedente en la provincia frente a ese tipo de "negocios" online.

Finalmente, esta semana cayó el "casino" de Chacras mencionado al principio de esta nota. Según pudo averiguar este diario, los involucrados compartían un grupo de Whatsapp en el que se citaban para las partidas, que se habrían desarrollado en diferentes días de la semana. Las apuestas eran suculentas: fuentes calculan que para entrar había que jugar fuerte. Uno de los aprehendidos, en efecto, cargaba cerca de 70.000 pesos en su auto; y en la sala se requisó la cifra aproximada de 3 millones y medio de pesos.

En el allanamiento del lunes se hallaron también documentos, armas y patentes falsas.
  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?