Los tres secretos que escondía el casino clandestino descubierto en Chacras

Los tres secretos que escondía el casino clandestino descubierto en Chacras

Anoche se produjo un allanamiento donde desbarató un salón de juegos de azar que funcionaba de forma ilegal en esa localidad lujanina. Con el avance de la causa, comenzó a trascender lo que aparentemente ocurría entre esas paredes. Empresarios, un croupier y un policía son parte de la trama.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

No es la primera vez que se detectan salones de juegos clandestinos en los barrios más elegantes del Gran Mendoza. Pero esta vez el hallazgo llegó con condimentos, porque el casino trucho que fue allanado anoche era el epicentro de varias situaciones que por diversos motivos trazan el bosquejo provisorio -y acaso acertado- de una parte de la sociedad local.

Tras el procedimiento que se hizo anoche en la calle El Salvador 7285 (Luján de Cuyo), hubo 15 detenidos que -según pudo conocer este diario- estarán tras las rejas por lo menos hasta que se los impute en el día de mañana. El grupo de aprehendidos es diverso e incluye a un croupier, varios empresarios y hasta un policía.

¿Cuál es la trastienda de lo que ocurría en el escolazo? En la tarde de este martes, una voz que conoce la causa desde adentro revela minucias que vale la pena espiar.

Las fichas requisadas.

1) La mesa dulce

De acuerdo con la voz, el lugar ofrecía varios días de la semana para que se reunieran los nocturnos. De hecho, uno de los detenidos no pensaba ir anoche, "pero como les faltaba uno para jugar, insistieron y él accedió"

Es decir que cabe la posibilidad de que en la casa de Sebastián Elmelaj no se realizaran sólo reuniones esporádicas sino que hubiera varios días con actividad, con más de un grupo de apostadores.

"Lo que se sabe es que tenían un grupo de Whatsapp en el que se organizaban para juntarse -reconoce, tras otra consulta, la voz-. No se movían tanto con efectivo, pero sí con fichas. Y yo calculo que para entrar en la mesa tenías que contar como mínimo con cien lucas". Como sea, uno de los detenidos llevaba en el auto casi $70.000 y el otro $44.000.

Por otro lado, se requisaron alrededor de 3 millones y medio de pesos. Y aquí viene otra de las preguntas interesantes, ya que entre los empresarios que estaban timbeando destaca la presencia de un un auxiliar de policía, Daniel Vázquez: ¿de dónde sacaba fondos este uniformado para integrarse a tan adinerado ágape? Misterio.

2) Mano de obra extra

Cuando ingresaron los agentes, se encontraron con que, además de los jugadores, había un croupier -Diego Lobos- que trabaja en el casino de Mendoza y un parrillero que iba preparando la comida.

A ellos se les habría sumado una señorita que se encargaba de llevar y traer bebidas a las mesas. Esta persona, en principio, no estaría demorada. ¿Quién será? 

Sea quien sea, la movida descripta no parece una estructura improvisada. Lo que resta averiguar es qué responsabilidad le cabe a cada quien en todo esto.

3) Extraños elementos

Entre los hallazgos que podrían cambiar el rumbo de la causa están los elementos que se encontraron más allá del asunto del juego. Por ejemplo una pistola calibre 40, cheques varios, más de 120 DNI, 30 licencias de conducir, tarjetas y carnet de obras sociales

Todavía se estudia para qué se utilizaban estos elementos y quiénes eran los responsables. Los aprehendidos estarán presos hasta mañana en comisarías 11, 47 y 48. La lista incluye empresarios del transporte y algunos apellidos de cierta prosapia en la provincia.

Se trata de Sebastián Justino Di Blazi, José Carlos Luqui, Diego Lobos Abrego, Víctor Hugo Fraccheri, Alejandro Rubén Sicuro, Alejandro Fabián Ibañez, Sebastián Argentino Ruiz, Belisario Peña Ruiz, Daniel Andrés Vázquez, Juan Pablo Andreu, Fernando Ángel Ariel Difranchesco, Bruno Cangelosi, Marcelo Leonardo Cano, Diego Alos y Sebastián Elmelaj.



Según se anticipa, todos serán imputados por infringir el artículo 205 del Código Penal, que castiga a quien incumpla las normas sanitarias. Pero además, se dice que la fiscalía podría servirse del artículo 301 bis, que prevé una pena de entre 3 y 6 años para quien "explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”.

Algunos de quienes estaban ahí, entre tanto, sostienen que ellos eran sólo invitados y que no tenían ninguna participación formal en la organización de la ahora célebre timba VIP de Chacras. Habrá que ver si el Ministerio Público Fiscal opta por considerarlos "partícipes necesarios" o interpreta que fueron meros invitados.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?