Martín Rodríguez: "Pinto lo que me hace feliz"

El mendocino que reside actualmente en Barcelona compartió con MDZ Arte su pasión por el hiperrealismo, estilo que lo consagra como uno de los plásticos más destacados de nuestra provincia. Vino, óxidos ferrosos y lápiz que le dan vida a los lienzos. 

Avatar del Muriel Del Barco

Muriel Del Barco

Martín Rodríguez.

bautista rodríguez

A pesar de que hace poco tiempo Martín Rodríguez decidió instalarse en Barcelona, España y pintar sin condiciones. Es uno de los mendocinos que mejor rinde honor a Mendoza. Porque a él, lo inspira el contacto con sus raíces: paisajes, viñedos y la imponente Cordillera de Los Andes. Tanto así que sus pinturas cobran vida a través del hiperrealismo, que por momentos también es  realismo. "Ideas que plasma con detalle y exquisita minuciosidad en el papel y la tela. Domina con igual soltura y maestría el óleo, el lápiz y la acuarela”, dijo alguna vez una curadora acerca de sus obras.

El hombre que trabaja a la perfección con el lápiz sobre papel, así como también con el malbec o cabernet sauvignon como si fuera una acuarela que se funde en la tela, cautiva con sus monocromías de tallas y sus imágenes de corte renacentista y barroco. 

Esta exquisita entrevista te permitirá conocer más acerca del mundo de Martín. 

¿Te dicen?

Martincho, Tincho, Martín.

¿Autodidacta o estudiado?

Autodidacta en pintura y estudiado en dibujo en la Facultad de Diseño Gráfico de la UNCuyo y con mi hermano/maestro Armando.

¿Qué es el arte para vos?

No sé bien qué es el arte. Para mí es la mejor forma que tiene el ser humano para conectarse con lo divino, para ir en busca de su verdadera esencia.

Si todo es energía, el arte tiene una frecuencia energética rara, que es difícil de explicar, tanto para el artista como para el espectador del arte.

¿Alguna vez se te puso la piel de gallina con una canción, con una actuación en cine, mirando una escultura o un cuadro? ¿Cómo se explica eso en palabras? Es una energía muy sutil, que te lleva a un estado único.

Martín Rodríguez

¿Qué expresás a través de arte?

Solo lo que encuentro cuando hago ese viaje a mi interior. Cosas muy simples como fue mi infancia. Pinto lo que me hace feliz. Hasta cuando hago un retrato de un caballo trato de encontrar esa frecuencia que me de paz y mucho placer. Pero no intento expresarle nada a los demás. No pinto para los demás, sí con mi obra alguien se conmueve, lo siento como un bonus track.

¿Cuándo te diste cuenta que querías vivir del arte?

En febrero de 2008. Estaba de vacaciones cuando me acordé de lo que me venía olvidando desde chico, de hacer lo que amo.

¿Qué sentís cuando pintás?

Eso que hablabamos recién, placer, placer y placer. Un estado de paz extraño donde se detiene el tiempo, el espacio, no tenes hambre, sueño, sed...nada.

Martín Rodríguez

¿Cómo te enfrentás a un lienzo blanco?

Sino tengo ya planificado lo que quiero hacer, es muy difícil para mí.

No podés llegar del banco y sentarte a comenzar un cuadro, tenés que bajar pulsaciones, tenés que compatibilizar tu frecuencia con la del arte. Y si estoy en un estado de no paz, pueden pasar días y el lienzo sigue en blanco.

Imagino que es eso que dicen que ¨te bajan las musas¨. Yo creo más bien que vos tenés que subir. Y eso no es fácil.

Cuando mirás cuadros viejos tuyos, ¿te encontrás o ya no?

Obviamente, me veo y recuerdo hasta lo que pensaba mientras pintaba cada parte del cuadro. Y puedo sentir la misma emoción que la que sentía cuando lo pinté. Respeto mi camino y lo veo.

¿Cuándo te propusiste vivir del arte?

En marzo de 2008, cuando terminaron mis vacaciones.

Martín Rodríguez

¿Cuál es tu sueño?

Solo seguir haciendo esto y poder vivir dignamente.

¿Te gusta mostrar lo qué hacés? ¿Cómo te llevás con el marketing?

Entiendo que es muy necesario mostrar lo que hago, pero no es mi motor. Además no sé hacer el marketing propio. Me cuesta mucho. Pronto comienza a ayudarme una persona en ese área.

¿Qué te inspira?

Todo lo que me lleve a un estado de paz. La música me inspira mucho, los artistas, el campo, la naturaleza, mi mujer, mi familia.

Martín Rodríguez

¿Qué sentís cuando terminás un cuadro?

Tengo que obligarme a terminarlo. Mi mujer y mis hijos me dicen 20 veces: "¡Firmalo!".

Pero es natural, ¿quién quiere terminar algo que te da mucho placer?

¿Cómo le ponés un valor a tu obra?

Según el parámetro que alguien que sabe de esto me dio para valorizar mi obra.

Según las horas que estuve con esa obra. Según quiera que se lleven esa obra de mi casa o no. Según mis necesidades y las de mi familia.... Según los consejos de lo que vale mi trayectoria.

¿Quién valora más tu arte el mendocino o el turista? 

No lo sé, si la pregunta es si vendí en Mendoza y afuera, la respuesta es: "Sí".

He tenido el grandísimo honor de ver a alguien que se lo puso la piel de gallina mirando un cuadro mío en Mendoza y afuera.

Martín Rodríguez

¿Dónde soñás con ver un cuadro tuyo?

Soñaba con ver un cuadro mío en Meam (Museo Europeo de Arte Moderno) y mi hijo Joaquín fue seleccionado para exponer una obra suya en 2020 ahí, por lo tanto es como que cumplí ese sueño. Tengo cuatro hijos maravillosos y cualquier logro de ellos lo tomo como mío, son mi extensión.

Martín Rodríguez

¿Qué pieza o cuadro quisieras tener en tu casa que no sea tuyo?

¡Todos! Por mí sería coleccionista más que pintor. Admiro a miles de artistas, este planeta está lleno de gente talentosa.

Me gustaría sí conocer y tener en casa alguna obra de mi bisabuelo holandés que fue artista.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?