La docente del lenguaje inclusivo pidió disculpas con una carta en Facebook

Carolina Gutiérrez, vicedirectora del colegio Blanco Encalada,  fue trasladada recientemente por la DGE tras la polémica por el uso del "todes" y otras denuncias presentadas por los padres. Hoy, para fijar su posición, publicó un texto en la red social donde manifiesta su asombro por los "altos niveles de violencia" que disparó su caso y fundamenta qué entiende por "inclusión". 

Avatar del Rubén Valle

Rubén Valle

Carolina Gutiérrez junto a la candidata de Unidad Ciudadana, Anabel Fernández Sagasti.

Facebook

El culebrón de la vicedirectora de la escuela Blanco Encalada de Junín sumó hoy un nuevo capítulo con la disculpa pública de Carolina Gutiérrez, quien a través de su muro en Facebook expresó su visión acerca de la polémica ocasionada por haber utilizado el lenguaje inclusivo para dirigirse a los alumnos.

Dirigida a la comunidad de Junín, en su carta la docente del "todes" pide "disculpas por las molestias ocasionadas" y reconoce el asombro por los "niveles tan altos de violencia" que produjeron sus acciones, claramente impensados en una comunidad por lo general muy tranquila y pacífica. Lamenta que las disidencias no hubieron resuelto apelando "al diálogo y el consenso". 

Inmediatamente, Gutiérrez argumenta lo qué entiende por inclusión: "Es dar la bienvenida al otro, ese otro que es diferente a mí, por eso la base de nuestra acción pedagógica nace en la empatía, en ponernos en lugar del otro, de comprenderlo y, a partir de ahí, gestionar las múltiples necesidades de la escuela y su comunidad".

La docente, quien según la DGE recibió varias denuncias por parte de los padres de los alumnos (entre ellas haber realizado en ese ámbito actividades partidarias), enumera situaciones donde para ampliar su mirada inclusiva las coteja con situaciones cotidianas, como "caminar, cantar y transitar de una manera digna" por la institución; que la matrícula de estudiantes "deje de ser tan abultada"; contar con "instalaciones sanitarias en buenas condiciones"; y disponer de "un espacio para tomar la merienda". 

Deja sentado que podría seguir enumerando, pero sentencia que "las condiciones de las escuelas públicas para la inclusión no están dadas".

Y concluye su alegato con la expectativa de que se haya entendido que "la inclusión abarca múltiples dimensiones, es una construcción que requiere de todas, todos y todes". 

Aquí, el texto completo de la docente:

.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?