Transporte público

Colectivos: nueva negociación, amenaza de paro y despidos en el horizonte

Empresarios mantienen una larga reunión con UTA para llegar a un acuerdo, mientras esperan un gesto del Gobierno para tener mayor financiamiento.

Gonzalo Barrera
Gonzalo Barrera miércoles, 24 de abril de 2024 · 16:00 hs
Colectivos: nueva negociación, amenaza de paro y despidos en el horizonte
Amenaza de paro de colectivos, posibilidad de despidos y reducción de frecuencia. Foto: Juan Mateo Aberastain/MDZ

Desde hace ya casi un año que los números no cierran en las empresas de colectivos y el conflicto con la Unión Tranviarios Automotor (UTA) sigue escalando. Ahora, en medio de una larga negociación, las cámaras empresarias siguen sin lograr un acuerdo ni tampoco los fondos del Gobierno, al que acusan de querer desmantelar el servicio de transporte público.

En los círculos opositores a la administración pública nacional se ha instalado el método de construir un relato y adjudicárselo al Gobierno de Javier Milei aunque desde su Gabinete no haya salido ninguna información oficial al respecto o hasta haya sido contraria al relato. Imponer que el liberalismo tiene ciertas ideas se ha vuelto un sistema perfecto para la protesta y a partir de ahí presionar para que desde Balcarce 50 se tomen decisiones que favorezcan a determinado sector, aunque puede haber algo de verdad en todo el discurso construido.

Desde el Gobierno no tienen un principal interés en solucionar cuestiones de la microeconomía como algo prioritario, sino que apelan a que se acomode tras consolidarse la macroeconomía, acorde a los postulados de las corrientes liberales que priman en las últimas décadas. Es por esto que no hay tanto interés en aumentar los aportes estatales en materia de subsidios, lo cual ya puso el sistema de colectivos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) al 85% de su capacidad total y se espera que aumente.

Los empresarios sostienen que el problema comenzó durante la pandemia, cuando el Gobierno de Alberto Fernández obligó a las líneas de colectivos a funcionar con la misma frecuencia sin tener la misma demanda, lo que vació el sistema. Luego, para terminar de generar un atraso definitivo, ya con Sergio Massa como ministro de Economía, se congelaron las tarifas en plena corriente inflacionaria, empujando al sistema de transporte a quedar completamente en jaque.

El Gobierno sostiene que no van a dar los subsidios para que los afiliados de UTA le ganen por 16 puntos a la inflación mientras la mayoría de los trabajadores perdieron, ni tampoco plantean que las empresas mantengan un servicio que no pueden financiar. Para el gremio dirigido por Roberto Fernández la negociación es más complicada, ya que no puede ceder y debe radicalizarse por la interna en materia sindical, principalmente para no perder frente a la agrupación opositora.

Ante el desfinanciamiento, las empresas barajan reducir la frecuencia en un 20%. Foto: Juan Mateo Aberastain/MDZ.

Al mismo tiempo está el juego de la empresa Dota, sus delegados contrarios a Fernández y con una estructura de costos distinta a la del resto de las empresas, ya que cuenta con menos proveedores por tener, por ejemplo, una carrocera propia. Con esa estructura y el apoyo sindical, la patronal se planta frente al resto de empresarios y sirve al Gobierno en su negociación, por lo que genera menos impacto un potencial paro de colectivos declarado por la UTA.

Desde el sector empresario marcan un futuro desolador para el transporte ya que el Gobierno no acerca ofertas en materia de subsidios y los de la UTA tampoco ceden en la puja salarial. Las empresas aseguran que el problema viene desde hace meses pero que ya explotó y, de no tener respuestas, habrá despidos de hasta el 20% del personal en los próximos meses, además de un posible aumento de a $600 o $700 de la tarifa.

Los colectivos de la empresa Dota no suelen acompañar los paros convocados por la UTA. Foto: Noticias Argentinas.

Mientras tanto, la UTA amenaza con un paro de colectivos para este jueves 25 de abril si no se llega a un acuerdo con los empresarios en la reunión que se realizará en la Secretaría de trabajo, con la mediación de la Secretaría de Transporte. Desde las cámara estiman que, para poder financiar un nuevo escenario, deberán reducir la frecuencia y poner en juego la calidad del servicio que representa el 85% del transporte público del AMBA.

Archivado en