Cábalas

De la bombacha rosa a las lentejas: 12 tradiciones de Año Nuevo para atraer a la buena suerte

Termina el año y en medio de las corridas por cerrar el ciclo de la forma más ordenada posible y comenzar o proyectar las vacaciones, muchos se hacen tiempo para organizar rituales. Las tradiciones varían alrededor del mundo pero todas tienen el mismo fin: recibir el Año Nuevo con buena energía.

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad viernes, 30 de diciembre de 2022 · 13:00 hs
De la bombacha rosa a las lentejas: 12 tradiciones de Año Nuevo para atraer a la buena suerte

¿Tiene sentido usar en Año Nuevo esa bombacha rosa que una amiga nos regaló para Navidad? ¿Y quemar un muñeco? ¿Será necesario, en los puntos más fríos del planeta sumergirse en agua helada? ¿Puede cambiar en algo la suerte romper unos platos a las 12 de la noche del 31 de diciembre?

Parece anacrónico creer que este tipo de acciones o ritos pueda impactar en el devenir cotidiano. Sin embargo, son muchos los que se aferran a la ilusión de poder atraer a la buena suerte con sus rituales. Y así es como las tradiciones, por costumbre, por convicción o simplemente porque "en algo hay que creer", continúan vigentes. 

Así como las cábalas se multiplicaron durante el Mundial de Qatar 2022 y las brujas se volvieron tendencia en los partidos definitorios, muchas tradiciones recuperan vigencia en este tiempo de año nuevo. Cada ritual tiene su historia y su "justificación". Algunos parecen más cercanos que otros y hay, incluso, unos que pueden impactar de alguna manera en la vida de las personas. 

Es que hay rituales que pueden incidir en el estado de animo de las personas. En este sentido, el doctor Badri Bajaj, coach certificado de la Federación Internacional del Coaching (ICF) señala que acciones como mirar imágenes de momentos felices o visualizar y agradecer a quienes han ayudado a alcanzar los éxitos repercuten en el bienestar. 

"El hombre necesita tener certezas", dice Gabriela Martínez Castro, licenciada en psicología y directora del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad, refiriéndose al por qué las personas tienden a aferrarse a este tipo de rituales. Enseguida aclara: "Sabemos que la vida es en sí misma una incerteza. Necesitamos certezas ante el año entrante: no sabemos qué va a ser, cómo va a ser, cómo nos vaoms a sentir, qué nos va a pasar. Acudimos a este tipo de rituales suponiendo que van a atraer la buena suerte y cortar la mala racha. De ese modo se crean certezas, aunque sean ilusorias, y buenas ondas o vibras". 

La experta detalla que "el impacto tiene que ver con desear, tratar de tener un buen año, conseguir nuestros objetivos. Y para eso haciendo rituales nos 'aseguramos' de que así sea, nos aferramos a algo. Muchos creen porque necesitan creer que hay algo que podemos tener bajo control". 

En la misma línea, la coach Fabiana Mejalelaty, sostiene que "las creencias y los rituales tienen tiene fuertes asociaciones positivas (y el no hacerlos la contrapartida de fuertes consecuencias negativas). Si bien desde lo concreto no creo que en el mundo material nos afecte el hacerlos o no hacerlos, sí puede afectarnos desde nuestro mundo cognitivo. Es conocida la frase: si crees que puedes tienes razón y si crees que no puedes, tienes razón". 

Martínez Castro señala que para que estos rituales "tengan efecto" la clave es haceros, agradecer lo que va a suceder y dar por hecho que lo que uno espera se va a realizar. "Agradecer es muy importante porque es una forma de dar por hecho y tener la certidumbre de que algo ocurrirá", explica la especialista.

Mejalelaty coincide: "Nuestras creencias, visualizaciones y convicciones tienen un gran poder sobre nuestra forma de accionar y nuestra forma de accionar sobre nuestros resultados" y explica que "si condicionamos nuestra mente con la creencia de que esa bombacha rosa y esas 12 uvas nos traerán alegría y prosperidad, tenemos muchas más chances de generarnos alegría y prosperidad.  Y si por el contrario nos generamos una expectativa de lo opuesto, muy probablemente eso es lo que logremos. La clave para que tengan efecto es nuestra creencia de que tendrán efecto, sobre todo en rituales del tipo de la bombacha rosa o las uvas".

La coach sostiene que "hay rituales que está científicamente comprobado que tienen efectos positivos, sobre todo cuando son sostenidos en el tiempo. Todos los rituales que tienen que ver con repasar y conectar con todo lo que tenemos para agradecer, nos generan bienestar". 

"Los humanos tenemos sesgos hacia lo negativo, enfocándonos por demás en riesgos y peligros, asociados a la supervivencia. Para sobrevivir, no es necesario recordar nuestros logros. Pero para ser felices y tener emociones positivas, sí. Pensar en nuestros logros, agradecer y visualizar imágenes positivas de eso que queremos lograr para nosotros en el próximo año, todo ello tiene un efecto positivo en nuestro estado de ánimo y en nuestra posibilidad de hacer realidad esas visualizaciones", describe Mejalelaty. 

En su rol de coach, Mejalelaty sugiere hacer un ejercicio: "Recordá todo lo que te salió en el 2022 y soñá detalladamente eso que querés para el 2023. Ese sueño unido a acciones concretas es la clave para lograr lo que deseás", dice.

12 rituales de fin de año para atraer a la buena suerte

En esta selección de 12 rituales se incluyen los más populares, pero también algunos de los que resultan más exóticos, al menos para quienes vivimos en este rincón del mundo. 

  1. Llevar una bombacha rosa. La tradición indica que en Año Nuevo debe estrenarse una bombacha rosa que una mujer haya regalado a otra en Navidad. Hay quienes creen que este ritual es especialmente beneficioso para las mujeres solteras o a aquellas que desean quedar embarazadas, ya que el rito estaría asociado a la fertilidad.
    Estrenar una bombacha rosa es una de las tradiciones más arraigadas en el país
  2. Quemar muñecos. El ritual consiste en quemar un muñeco de trapo a las 12 de la noche del 31 de diciembre para despedir a lo que ya fue, con la certeza de que el fuego se lleva los problemas. Pero en La Plata han llevado la tradición más allá de lo imaginable y hay personas que trabajan durante meses en muñecos de papel maché
  3. Romper platos. Esta es una tradición danesa, tal vez una de las más exóticas para quienes vivimos en el hemisferio Sur. De acuerdo a la costumbre, se arrojan platos a las puertas de familiares y amigos con la intención de que esto atraiga a la buena suerte. Se cree que quien acumule más trozos de cerámica será el más afortunado en el año que comienza.
  4. Pasear valijas. Este es el ritual en el que todos los amantes de los viajes quieren creer. Dice la tradición colombiana (que también adoptaron otros países de Sudamérica como Perú y Uruguay) que si en Año Nuevo das la vuelta a la manzana con una valija, esto garantizará que haya viajes durante los próximos meses. 
  5. Comer 12 uvas. Se trata de una costumbre española que se replica en cientos de hogares en toda la Argentina. Se come una uva con cada campanada cuando dan las 12. Hay quienes afirman que cada uva debe ir acompañada por un propósito o un deseo.
  6. Vestir de blanco. Aunque no se sabe bien el origen de esta tradición -especialmente popular en Brasil- todos coinciden en que tiene que ver con el poder del blanco para atraer a las buenas energías (los más "terrenales" indican que tiene más que ver con que es el tono indicado para celebrar en sitios donde el calor es agobiante). 
  7. Barrer hacia afuera. Es fácil adivinar la lógica detrás de este ritual: lo que se busca es sacar lo malo y dejar espacio a lo bueno, es un gesto que muchos repiten con la intención de quitarse de encima los problemas y dolores para estar disponibles a lo que el nuevo año traiga. 
  8. Beber los deseos. Este ritual tiene diversas variantes. Comienza siempre con la misma consigna: escribir los deseos en un papel. Luego hay quienes lo guardan en algún lugar determinado y quienes lo queman y dejan volar las cenizas. Pero en algunos lugares, esas cenizas se vuelcan en la copa de champagne y se beben en el brindis. 
    Una extraña tradición dice que para que los deseos se hagan realidad, hay que beberlos en una copa de champagne
    Foto: Pexels

     

  9. Colgar una cebolla. Por extraño que pueda sonar, son miles las familias que, en Grecia, siguen con confianza esta tradición y explican que la cebolla elegida para el ritual simboliza el renacimiento o nuevo comienzo. No sólo la cuelgan en la puerta de la casa sino que la utilizan para despertar a los niños el 1 de enero. 
  10. 108 campanadads. Ni una menos, ni una más. El ritual japonés consiste en hacer sonar 108 veces la campana: una vez por cada uno de los deseos mundanos. Recién entonces, se puede brindar.  
  11. Tomar un baño de agua helada. A pesar de las bajas temperaturas, en Rusia es popular este ritual en el que las personas se sumergen en agua helada. El objetivo de este acto es garantizar la buena salud y promover el renacer en el Año Nuevo. 
  12. Encender una vela blanca. Este ritual es una invitación a agradecer. Se enciende una vela blanca durante la cena del 31 y deberá mantenerse encendida hasta pasada la medianoche. Es una invitación a agradecer lo vivido y desear lo nuevo, una forma de recibir el año con el alma sonriente y la esperanza renovada. 
    Encender una vela blanca es un ritual sencillo, permite agradecer, desear y comenzar el año con esperanza renovada
    Foto: Pexels

     

Archivado en