Está grave en terapia por un accidente y su papá no puede entrar al país desde Chile para verlo

Está grave en terapia por un accidente y su papá no puede entrar al país desde Chile para verlo

Nicolás Sánchez tuvo un accidente automovilístico el 31 de julio. Como consecuencia del impacto sufrió politraumatismos y conjunción pulmonar, se encuentra en terapia intensiva con respirador en el Hospital Central y esperan que pueda reencontrarse con su padre, que vive en Chile.

Felicitas Oyhenart

Felicitas Oyhenart

“Nicolás necesita escuchar a su papá”, expresa entre sollozos Lorena Pescara, la madre del joven mendocino Nicolás Sánchez (20), quien se encuentra internado en terapia intensiva conectado a un respirador en el Hospital Central. Su familia está desesperada no solo por el grave estado de salud del joven sino también porque su padre se encuentra en Chile sin poder ingresar al país para ver a su hijo.

Nicolás tuvo un accidente automovilístico el pasado 31 de julio cuando circulaba por la Costanera junto con dos amigos. Los jóvenes perdieron el control del auto, el cual volcó y cayó del puente a la altura de La Paloma, en el departamento de Godoy Cruz

En el accidente el joven fue despedido y como consecuencia del impacto fue trasladado con politraumatismos en grave estado al hospital Central, donde fue operado de urgencia.

“Tuvieron que extirpar el bazo, está con una conjunción pulmonar muy grave por lo que tuvieron que conectarlo a un respirador. Además, tiene varias vértebras y costillas fracturadas, como así también su brazo izquierdo”, cuenta Pescara y añade que hoy lo más urgente es estabilizarlo a nivel pulmonar.

chile terapia joven mendocino
Nicolás tiene 31 años y se encuentra en terapia intensiva del Hospital Central

Si bien el joven mendocino se encuentra en coma inducido internado en terapia intensiva, todos los días su madre ingresa a la sala, le habla, lo acaricia y le pone música para que esas demostraciones de amor también ayuden al joven en su recuperación. En el entorno familiar saben que esa fuerza es necesaria para acompañarlo, por eso buscan de manera desesperada que también su padre pueda acompañarlo en este momento.

terapia chile joven mendocino

Juan Carlos Sánchez, padre de Nicolás, es de nacionalidad chilena, vivió varios años en Argentina y actualmente reside en el país trasandino. “Estamos separados con el papá de Nicolás, él se encuentra en Chile y se le hace muy difícil viajar ahora. El quiere viajar ya, pero no se lo permiten porque las fronteras están cerradas”, comparte con angustia Lorena Pescara. Por las restricciones de ambos países a los viajes las fronteras se encuentran cerradas y solo pueden ingresar aquellos viajeros que autorizan los consulados.

Desde el entorno afectivo del joven cuentan que, al tratarse de un viaje por razones humanitarias, ambos consulados le solicitaron a Juan Carlos que envíe una carta por escrito en la cual explique los motivos por los cuales debe ingresar a Argentina, y que además adjunte los certificados médicos que informen sobre la situación del joven. 

“Ya enviamos todo, pero está en lista de espera. Nicolás necesita ya a su papá con él, no puede esperar”, expresa con la voz entrecortada la madre del joven y añade que, al ver que la situación en las fronteras terrestres es complicada, J.C. Sánchez también buscó un vuelo desde Santiago de Chile hacia Buenos Aires para el 11 de agosto pero “le han dicho que no tendrá permitido el acceso por esa vía”.

“Nicolás es un chico muy simpático, amiguero, que le cae bien a todo el mundo”, así lo describe Lorena y afirma que eso ha motivado a decenas de personas se movilicen en las redes sociales para que pronto el joven tenga el cariño y fuerza de su papá. 

joven mendocino terapia Chile

El caso de Nicolás y su padre recuerda a la conmovedora historia de la joven cordobesa Solange, quien estuvo internada por un cáncer de mama y con la esperanza de poder reencontrarse con su padre. Sin embargo, las duras medidas impuestas por el gobierno para evitar la propagación del coronavirus hicieron que su padre, Pablo, nunca pudiera cruzar las fronteras interprovinciales y no alcanzara a despedirse de su hija. Solange, lamentablemente, murió antes. 

Una historia que no debe repetirse y que enseña, que en algunos casos los protocolos deben flexibilizarse y se deben garantizar los derechos de personas que están en situaciones críticas y precisan contención. "Nicolás necesita escuchar a su papá".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?