La mala noticia para los usuarios de cigarrillos electrónicos

La mala noticia para los usuarios de cigarrillos electrónicos

Los cigarrillos electrónicos tomaron protagonismo en gran parte de la población que se encuentra en proceso de dejar de fumar así como también en el sector joven de la sociedad. Si bien se creía que los vapeadores eran inofensivos para la salud una investigación sugiere lo contrario.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

El debate respecto al uso y consecuencias en la salud de los cigarrillos electrónicos o vapeadores parece no dar tregua. Mientras algunos estudios realizados a nivel mundial sugieren que ese tipo de cigarrillos ayudan a los fumadores a dejar el consumo de tabaco, otros argumentan lo contrario e incluso sugieren que poseen una mezcla heterogénea de sustancias químicas no informadas por los fabricantes que serían nocivas para la salud.

Un reciente estudio realizado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas y el Centro de Productos del Tabaco de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, concluyó que aquellos que dejaron de fumar y cambiaron a otra forma de consumo de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, mostraron más probabilidades de recaer en los cigarrillos normales un año después, que las que dejaron de fumar por completo.

El uso de "vapeadores" se ha popularizado entre los jóvenes

El estudio denominado “Population Assessment of Tobacco and Health” publicado en la revista JAMA Network Open, estuvo basado en la información obtenida de 13.604 fumadores entre 2013 y 2015. Las encuestas realizadas tenían como foco el uso de 12 productos de tabaco diferentes, entre los que estaban incluidos puros, pipas y narguile.

Los resultados fueron contundentes y dejaron un fuerte mensaje para quienes pensaban que el uso de cigarrillos electrónicos era inofensivo. Aquellas personas que dejaron de fumar y cambiaron a otra forma de consumo de tabaco, incluidos los cigarrillos electrónicos, mostraron más probabilidades de recaer en los cigarrillos normales un año después, que las que dejaron de fumar por completo.

Los encuestados que dejaron de consumir tabaco por completo mostraron los mejores resultados: un año después el 50% se mantuvo alejado de los cigarrillos normales. Mientras que el 41,5% de los estudiados que inicialmente dejaron de fumar y luego cambiaron a otros métodos, como los cigarrillos electrónicos, fueron capaces de abstenerse de volver a los cigarrillos regulares.

¿La adicción entiende de estratos socioculturales y económicos?

El estudio realizado en Estados Unidos es el primero que analiza en profundidad si los cambios a una fuente de nicotina menos dañina que el cigarrillo popularmente utilizado puede mantenerse en el tiempo sin la existencia de una recaída.

“Si el cambio a los cigarrillos electrónicos fuera una forma viable de dejar de fumar, entonces los que se cambiaron a los cigarrillos electrónicos deberían tener tasas de recaída en el consumo de cigarrillos mucho más bajas. No encontramos pruebas de ello”, agregó John Pierce, primer autor de la investigación.

El debate en torno al uso de los cigarrillos electrónicos y las consecuencias para la salud de los consumidores en el largo plazo recién comienza ya que el uso es relativamente nuevo.  Si bien en teoría contienen menos sustancias químicas nocivas que los cigarrillos tradicionales, estudios realizados a nivel mundial advierten que los cigarrillos electrónicos poseen sustancias químicas cancerígenas y “pequeñas partículas que llegan a lo más profundo de los pulmones”, además de contener nicotina, que es altamente adictiva.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?