Quiénes ganan y quiénes pierden este domingo

Quiénes ganan y quiénes pierden este domingo

Hay una diversidad de lecturas posibles ante una elección PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) y no todo se trata de saber quién salió primero o quién quedó fuera de juego.

Es domingo de elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) en Mendoza y los ciudadanos de 16 años en adelante tenemos la oportunidad de definir dos cosas: 

Quién es el mejor representante del partido de nuestros amores.

Quién queremos que pase a la siguiente instancia electoral y quiénes queremos que se queden afuera.

Hay una tercera posibilidad de razonar a la hora de entrar al cuarto oscuro: directamente asumir una mentalidad de elección general de gobernador, legisladores, intendentes y concejales y votar con la tijera en la mano, conformando el collage que creamos la mejor opción para nuestros próximos cuatro años de vida con ellos en puestos de decisión y/o control.

Los grandes perdedores

Habrá perdedores absolutos y serán aquellos que no logren superar el 3 por ciento de los votos para pasar a la elección general. Por supuesto que tienen todo el derecho a echarle la culpa al sistema electoral de boletas sábana y a la ausencia de una regla de juego equitativa, como podría haber sido una "boleta única papel", por lo menos, o bien que se hayan difundido sus nombres partidarios y de precandidatos desde los organismos oficiales, cosa que ocurrió en el último día de campaña y con características laberínticas para el promedio de la población.

Pero queda claro que quien no pase -como ya sucedió en las cuatro elecciones PASO municipales previas- representan la cara del fracaso en la política, más aun si sus nombres eran conocidos de antemano. Aquellos que se "prueban" en el juego de la política, probablemente sean alcanzados por un manto de piedad en función del contexto que les ha jugado en contra.

Aquellos que necesitan ganar sí o sí

Hay precandidatos que si no ganan, quedan fuera de las listas de sus partidos para las elecciones generales, aunque se trate de nombres pesados y presencias necesarias para quienes les ganen.

Para ponerles nombre y apellido, Alejandro Bermejo, si pierde, clausura una historia familiar y se queda fuera de la boleta. Ato heroico o suicida, es lo que está en juego. Pero no solo por la "bermejinidad", sino porque es la cara visible de los que vienen manejando los hilos del Partido Justicialista y quienes están desafiándolos son los "pibes de La Cámpora", a los que han disminuido una y otra vez y, en esta ocasión, parece que les pisan los talones. Si Bermejo se impone, será una reafirmación pero también una gran responsabilidad: tendrá que ganar la gobernación o ser otro portador de un apellido que los lleve a una nueva derrota.

El otro caso es el de Omar De Marchi. Se la jugó por completo, como Bermejo, pero en su caso -a diferencia de Bermejo que no sabe quién es su contenedor nacional- al menos es el arma de un ejército nacional que tiene como comandante general a Marcos Peña. Él sabrá premiarlo o contenerlo si pierde. Si gana, será una hazaña de grandes dimensiones que dejará al borde del ridículo a Alfredo Cornejo, centralmente, aunque necesitará del resto para ganar la general sin ser solo "el candidato de Macri". Si se impone Suarez, necesitará a De Marchi.

Pero hay otros casos que se darán en los municipios, sitios de definiciones importantes. Miraremos Luján: si Martín Kerchner pierde, se quedará fuera de la boleta alguien que pudo competir por la gobernación. En Malargüe, ¿qué significaría para el peronismo el retorno del exgobernador Celso Jaque? En Las Heras, la familia Miranda juega con Martín Caín en el equipo de Bermejo contra un Guillermo Amstutz que ha sabido instalar la idea de "triunfo" inclusive sobre el intendente radical Daniel Orozco, sin que aun canten las urnas. En todos los casos, el resultado genera una diversidad de opciones de análisis hacia el futuro político, pero también de la gestión.

Quiénes corren con los caballos de qué comisarios

¿Hay idea de rebelión o ánimo de castigo en esta elección? Es una gran pregunta, porque muchas de las fuerzas que la ciudadanía ha colocado con su voto detrás de las mayoritarias se nutren del estado de ánimo del votante, más que de sus convicciones.

Los primeros que corren con los "caballos del comisario" son aquellos que no jugaron a la democracia interna, ya sea por unidad de "acción y convicción" (robándole un término al peronismo), porque se trata de estructuras fuertemente verticalistas y sin opción de discusiones, o bien porque esa resultó su estrategia más apropiada para llegar a esta "gran encuesta" que es la PASO provincial.

Los casos que se encuadran aquí son las nuevas ofertas de terceros en disputa, como Protectora, el FIT y hay que sumarles el PI que hasta la elección pasada iba con Protectora, pero que ahora tiene candidatos propios en toda la provincia.

Si Protectora y el FIT logran superar el 3% para seguir en competencia podrán volverse una opción para los independientes desencantados tras derrotas en las internas de los grandes partidos, posiblemente.

Y ese dato no es menor, habida cuenta de que hasta una semana antes de la elección de este domingo, la cifra de indecisos era grande.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?