Ganadores y perdedores de una elección histórica

Suarez, Cornejo y los intendentes de Cambia Mendoza, entre los principales ganadores. Los "viejos" del PJ que volvieron a fracasar. Cómo impactó en la agenda nacional el resultado de Mendoza. 

Redacción MDZ

Los radicales, de festejo

ALF PONCE MERCADO

Rodolfo Suarez

Será el décimo gobernador de Mendoza desde el retorno de la democracia y el quinto radical. Es el “heredero” de dos tronos antagónicos que confluyeron en un mismo proyecto político. Suarez supo respetar los tiempos políticos. Se hizo cargo de la intendencia de Capital, desde donde hubo un giro político. Funcionó como socio de Cornejo y tuvo su propia impronta como intendente. El plan de modernización urbana revolucionó la Ciudad. El Código de Convivencia aplicado generó un nuevo paradigma. Y la forma de gestión también. Ahora tendrá a cargo la Provincia y el desafío es enorme.

Alfredo Cornejo

Es el gran hacedor político del triunfo. No por lo hecho ahora, tampoco hace cuatro años. Sino desde 2007, cuando Cornejo comenzó a mutar del operador político que era, al gestor que es (sin perder esa impronta original). Como gobernador hizo una política de shock al principio y luego ejecutó una batería de cambios en el Estado que, visto los resultados, tuvieron consenso social. Como líder político eligió a su sucesor y optó de manera fría: aunque había otros precandidatos de mayor cercanía, ungió al que mejor desempeño podía tener. Pero además pudo anticiparse a lo que venía y adelantó las elecciones

Los intendentes del Gran Mendoza

García Zalazar fue reelecto en Godoy Cruz

Cambia Mendoza es un fenómeno urbano; con fuerte arraigo en el Gran Mendoza. En 2015 ese frente ganó poder en el conurbano y los intendentes lograron sostener ese control territorial y aumentarlo fuertemente. Hay explicaciones políticas. Pero una clave principal: la gestión. Hubo cambios notorios en varios departamentos.

Uno por uno. En Las Heras Orozco logró ratificar su poder, a pesar de que algunos meses atrás habían dudas. El resultado de Guaymallén  pone a Marcelino Iglesias fue uno de los grandes ganadores de la elección, con una paliza histórica en el departamento más poblado.  A ello se le suman tres rafificaciones importantes. Godoy Cruz, el municipio donde comenzó a gestarse el “cornejismo”, el radicalismo ratificó su liderazgo con una diferencia aplastante a favor de Tadeo García Zalazar. En Luján Sebastián Bragagnolo pudo mantener y mejorar el caudal electoral heredado de parte de Omar De Marchi. Y en Capital Ulpiano Suarez también arrasó. Claro, allí el candidato a Gobernador era local.

Anabel Fernández Sagasti

La candidata del Frente Elegí fue derrotada con contundencia en las urnas, pero su carrera política tiene otros hitos. Cuando decidió ser candidata tenía objetivos escalonados. Primero la intención era sumar nombres en las listas del PJ para ganar poder. Luego, si se podía, dar pelea en la interna. La estrategia resultó mejor de lo esperado: se enfrentó a los intendentes del PJ y ganó las PASO. Para ello se alió a sectores que no eran de su riñón político. Ahora le queda un enorme desafío: reponerse de la derrota y ver cómo se para frente al resto del PJ. En ese partido nadie tiene demasiado que reclamar: la mayoría de sus rivales internos tienen elecciones perdidas a cuestas y modelos de gestión ya caducada. Anabel fue derrotada, pero no necesariamente perdió. Sí puede tener una señal para calibrar: si encuentra un techo con su identificación con el kirchnerismo más duro. En realidad en la campaña trabajó para deshacer esa imagen, pero no alcanzó.

Flor Destéfanis y los nuevos intendentes

La exreina de la vendimia se tomó la carrera política en serio y aprovechó las peleas internas del oficialismo en Santa Rosa. A pesar de la memoria fresca por lo que ocurrió con Sergio Salgado, el PJ volvió al poder con el apoyo de varios radicales, como Débora Quiroga. Juan Manuel Ojeda fue otra de las sorpresas. El intendente electo de Malargüe por Cambia Mendoza revirtió el resultado adverso de las PASO y contra todos los pronósticos, el radicalismo seguirá gobernando. En la misma línea de los nuevos intendentes está Fernando Ubieta, que será jefe comunal de La Paz. Allí hay un cambio fuerte: se terminó la dinastía de los “Pinto” y el radicalismo no logró mantener el poder. Rolando Scanio será intendente de San Carlos y se suma a las caras nuevas del los departamentos.

Matías Stevanato es un caso particular. Logró ser electo intendente y mantener el municipio "más peronista" de Mendoza en esas manos. El dato curioso es que hubo un corte de boleta con poca comparación. 

El vejestorio del PJ

Anabel Fernández Sagasti construyó una alianza interna para imponerse en las PASO. Para ello se alió a viejos dirigentes del PJ que le redituaron en esa pelea. Pero la ciudadanía les dio la espalda de manera contundente. Los “viejos caciques” que querían voler, fueron derrotados sin atenuantes. En la lista entran Guillermo Amstutz, que intentó por enésima vez volver a Las Heras y volvió a fracasar, Alejandro Abraham, que también quiso volver sin terminar de hacerse cargo de la herencia política que había dejado con Luis Lobos y también otros dirigentes con arraigo territorial en esos departamentos, como Carlos Ciurca.

José Ramón

Puede decir que Protectora es la "tercera fuerza". Pero sería solo media verdad. Es que ese espacio político perdió un enorme caudal de votos respecto al 2017 y no pudo sumar poder. Ramón aseguraba hasta ayer que tendría más de 30 puntos, pero apenas superó el 8%. Un baño de humildad para el diputado nacional que ahora tiene un enorme desafío: sostener el partido en un momento de derrota. 

El Frente de Izquierda

Ese sector político se diluye cada vez más, tras perder caudal de votos de una elección a otra. Desde 2013 era la tercera fuerza y consiguió hasta diputados nacionales. Pero ahora apena superó el 3% y perderá espacios en la Legislatura. 

Rodolfo Suarez, Mauricio Macri y Alfredo Cornejo.

Impacto nacional

Mauricio Macri

Sus aliados tuvieron una victoria contundente, pero aplicando una receta que él rechazó a nivel nacional. El triunfo de Mendoza le da impulso para su campaña del “sí se puede” y por eso incluyó a Mendoza en su recorrida. Pero también es una derrota interna: Cornejo aplicó en la Provincia todo lo que el presidente y Marcos Peña se negaron a analizar para la estrategia nacional. Lo mismo ocurre para María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta: ellos optaron por la fidelidad ciega a Peña y Macri, pero los datos indican que probablemente no era el camino correcto.

Alberto Fernandez en Mendoza

Alberto Fernández

El resultado de las PASO nacionales creyó omnipotentes a muchos dirigentes del PJ. Fernández vino dos veces y trajo toda la parafernalia nacional a disposición de Anabel. Pero no alcanzó y el frente que él apoyó recibió una paliza electoral, un mes después de haber ganado. Para ellos puede ser un aprendizaje: los votos no son de nadie y ninguna elección está ganada de antemano. Tampoco alcanza solo con discursos.

Los gurúes, párrafo aparte

Elbio Rodríguez, genio y figura. El encuestador favorito de Cornejo volvió a ganarse el respeto de propios y ajenos. Había pronosticado el resultado general y también lo que ocurriría en cada departamento. Volvió a ser preciso con su análisis.

De Tommaso, el vende ilusiones. El frente Elegí tenía una encuesta a boca de urna que le daba un resultado parejo. En base a ello se ilusionaron y generaron expectativa. La encuesta había sido realizada por el sanjuanino Antonio De Tommaso, el encuestador favorito de Gioja. Pues etuvo muy lejos de la realidad: daba una diferencia de menos de 2 puntos; un virtual empate que nunca ocurrió.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?