Se define su suerte

Uno por uno: los cargos que podrían llevar a la destitución de Walter Bento

El juez federal es investigado por delitos penales, pero son otros los motivos por los que podrían removerlo del cargo. Si lo destituyen, perdería los fueros y podría quedar detenido.

Mariano Bustos
Mariano Bustos martes, 7 de noviembre de 2023 · 07:06 hs
Uno por uno: los cargos que podrían llevar a la destitución de Walter Bento

Entorpecer investigaciones judiciales, falsear declaraciones juradas, frecuentar lugares impropios para un magistrado y el quiebre de la confianza ciudadana. Esas son algunas de las conductas impropias por las que el juez federal Walter Bento, procesado y embargado por delitos de alta gravedad, podría ser destituido el próximo miércoles. El Jury de Enjuiciamiento debe resolver, puntualmente, si Bento ha incurrido en un mal desempeño de sus funciones y por ende amerita su remoción.

Paralelamente, existe un manto de sospechas sobre las decisiones jurídicas que tomó al frente del Juzgado Federal N°1 con fuertes indicios de que habría cobrado dinero a cambio de otorgar beneficios procesales. Eso lo determinará en el futuro el Tribunal Oral Federal N°2 que lo tiene sentado en el banquillo de los acusados.

Pero más allá de los delitos que le endilgan -asociación ilícita, prevaricato, cohecho, enriquecimiento ilícito y lavado de activos, entre otros- el juicio político debe concentrarse en acciones puntuales que, en sí mismas, para el Consejo de la Magistratura son prueba suficiente de que no puede seguir ejerciendo como juez. Por ejemplo, las burdas maniobras que realizó para entorpecer la investigación en su contra.

Walter Bento es juez y, según argumentó en los alegatos el consejero acusador Miguel Piedecasas, como juez debe apegarse más que nadie a los reglamentos y normas de decoro. Por eso, se considera grave que Bento se haya negado a obedecer órdenes judiciales cuando le requirieron entregar su teléfono celular o cuando le pidieron que facilite su pasaporte. En ambas oportunidades Bento se negó a hacerlo. La información sensible que podía existir en el aparato se borró y los sellos de su pasaporte -que podrían confirmar destinos de sus viajes que no constan en migraciones- no pudieron verificarse

Además de ello, a Walter Bento lo acusan de ejercer presiones en organismos públicos para requerir información vinculadas a las investigaciones que lo tenían en la mira. En concreto, requerir informes en Migraciones para saber si alguien estaba indagando sobre sus 900 viajes al exterior o en el Registro de la Propiedad para conocer si habían recibido consultas sobre sus bienes.

Sobre los viajes, no solo no hay constancias de cómo los pagaba el magistrado y los gastos que realizaba, sino que se lo cuestiona por sus constantes visitas a Las Vegas. Sobre todo porque los jueces tienen prohibido asistir a salas de juego. Entre 2012 y 2019 pasó 96 días en ese destino.

Se sospecha que Bento financiaba sus viajes con dinero de origen delictivo y que realizó maniobras de lavado pero eso lo investiga la justicia penal. Lo que deben resolver los siete integrantes del Jury de Enjuiciamiento es si el juez incurrió o no en desórdenes de conducta. Entre otra cosas, falsear declaraciones juradas al vender inmuebles o al acceder a créditos para viviendas Procrear.

Bento accedió a un crédito de primera vivienda familiar a pesar de tener varios inmuebles a su nombre. Se justificó asegurando que le hicieron una excepción pero para el Consejo de la Magistratura las explicaciones fueron insuficientes. Además, luego de enterarse que lo estaban investigando avanzó con una operación inmobiliaria para vender un departamento. Cuando hicieron la venta omitió informar que estaba en la nómina de personas políticamente expuestas. "El magistrado y su esposa declararon no encontrarse en la nómina de personas políticamente expuestas, violando normas reglamentarias que no podían ser ignoradas por juez federal con competencia penal. Eludieron posibilidad de embargo del bien", señaló Piedecasas al exponer la acusación.

Otra conducta que le reprochan a Bento a la hora de entorpecer el accionar judicial es haber dejado un mensaje contra el juez que lo investigaba dentro de su caja de seguridad. Cuando allanaron la caja encontraron un papel que decía "Puigdéngolas leé por favor", destinado al magistrado Eduardo Puigdéngolas. Se sospecha que Bento vació su caja de seguridad antes de dejar ese mensaje. Además, olvidó declarar bienes en sus declaraciones juradas como dinero en moneda internacional y un reloj rolex, entre otras cosas.

Por todo ello, la comisión de acusación votó a favor del juicio político y el Consejo de la Magistratura determinó por unanimidad que existen elementos suficientes para avanzar con la destitución del magistrado. Ahora, los siete integrantes del Jury de Enjuiciamiento deberán sentenciar si coinciden con los acusadores o no. La última palabra la tendrán este miércoles Javier De la Fuente (juez), Javier Leal de Ibarra (juez), Daniel Bensusán (senador Frente de Todos), José Torello (senador del PRO), Anahí Costa (diputada del Frente de Todos), Ana Romero (diputada del PRO) y Alfredo Barrau (abogado).

Archivado en