La exteriorizada discusión oficialista

Cristina Kirchner sigue escuchando el "operativo clamor" y nadie descarta nada en su entorno

Ya no se puede hablar de internas en el Frente de Todos. Ese término cabría si los principales dirigentes hablaran entre sí y entrecruzaran conceptos en post de un futuro común. Ayer volvieron a decir públicamente que Cristina Fernández de Kirchner debe ser la candidata, no la electora, en 2023.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare jueves, 27 de octubre de 2022 · 20:00 hs
Cristina Kirchner sigue escuchando el "operativo clamor" y nadie descarta nada en su entorno
Foto: Télam

“Ayer seguimos con el operativo clamor. Para nosotros es Cristina o nada”, le dijo, enfático, uno de los participantes del acto en conmemoración a un nuevo aniversario del fallecimiento de Néstor Kirchner hace doce años, el 27 de octubre de 2010, en San Vicente, en el que todos los presentes, la mayoría militantes de La Cámpora, con Andrés “El Cuervo” Larroque a la cabeza, siguen con muchísima preocupación lo que viene en el ya inexistente Frente de Todos.

Esta agrupación, que comanda el presidente del PJ bonaerense Máximo Kirchner, tiene muchísimas ganas de que todo el espacio se fuera del Gobierno. “Si esto se definiera como una votación de sindicato, en una asamblea, a mano alzada, creo que todos ya hubiéramos dicho que nos teníamos que ir”, agregó la misma fuente que, además, cultiva relación directa con el staff más íntimo del cristinismo camporista.

Cerca de Larroque, recuerdan que “la postura fue siempre no romper y por eso él, en marzo de este año, había dicho que no nos íbamos a ir porque nosotros fuimos los creadores del Frente de Todos y nosotros no habíamos traicionado los valores que expusimos en la campaña. Pero ahora, con todo como está, no sé si es conveniente que nos sigamos quedando acá”, reflejó la misma fuente.

El operativo clamor por la candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner la había desechado tibiamente el hijo de los dos presidentes hace algunos días pero, consciente de que si no es ella muchos lo iban a empezar a ungir a él, Axel Kicillof volvió con la idea de Cristina 2023.

“Lo hizo para que no lo pongan a él de candidato pero también porque lo cree. Él piensa que es la dirigente más lúcida y coherente de los últimos diez años de la política argentina, sólo comparada con Néstor”, agregó un dirigente que conoce bien al gobernador.

Estas apreciaciones, seguidas luego por una nueva aclaración de Alberto Fernández, quien hace cinco meses había dicho que él no iba a ser obstáculo para la continuidad del Frente de Todos en el poder, pero también hace una semana relanzó su campaña para la reelección y luego la volvió a poner a “consideración del espacio”, marcan a las claras la desorientación existente en el oficialismo.

Mientras que Wado De Pedro le pide que “recapacite” al presidente en su idea de ratificar las PASO como mecanismo para convalidar las referencias de los frentes políticos en todo el país, y legisladores aliados como los del interior federal empiezan a pedir la eliminación de las primarias, el Movimiento Evita está juntando avales en todo el país para construir su propia estructura política.

Además, Sergio Berni ya anunció que si no le permiten competir, él no tiene mucho más que hacer en el frente que aún lo cobija más allá de los fortísimos reproches que le hacen cotidianamente los intendentes que deben trabajar mancomunadamente con él.

En el mismo sentido Alberto Rodríguez Sáa había dicho que el Frente de Todos dejó de tener sentido y que lamenta haber sido uno de sus impulsores en 2018 para su conformación y Juan Schiaretti cumpliría con su palabra de conformar una fuerza de centro alejada de la lapicera kirchnerista, que sería la única con tinta para colocar el nombre de los candidatos frentetodistas.

La posibilidad de que haya dos o más boletas en lo que hoy representaba al Frente de Todos también genera más dudas que certezas en la mayoría de los intendentes peronistas que saben que, si La Cámpora o el Evita u otra variante va por fuera de su propio esquema político, van a perder sus municipios por más fracturado que esté la oposición.

En la última reunión, pero también en la primera que se realizó en mucho tiempo, cuando se juntaron residencia del gobernador bonaerense en La Plata, esta duda también la reveló Máximo Kirchner. Ante una consulta de MDZ, uno de los presentes dijo que “es todo un revoleo para ver qué podemos hacer pero la realidad indica que en Juntos tienen que ser muy tarados para no cerrar acuerdos directamente”.

Hombre de fe, y también de lógica política, este jefe comunal, que no la tiene sencilla en el territorio que conduce, cree que para la oposición “no le va a costar nada arreglar y nosotros creemos que se van a dividir. A lo sumo quedarán un par sueltos, no más que eso”, sentenció.

Archivado en