La histórica frase que usa Axel Kicillof para "burlarse" de Alberto Fernández

La histórica frase que usa Axel Kicillof para "burlarse" de Alberto Fernández

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, es cada vez más crítico con el presidente Alberto Fernández. Suele repetir que le “hacen el diario de Yrigoyen” y que por sus errores en sostener el ajuste de Guzmán está haciendo poner en peligro el resultado electoral en el escenario bonaerense.

Beto Valdez

Beto Valdez

“A Alberto le escriben el diario de Yrigoyen”, suele repetir el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ante sus interlocutores, según fuentes confiables del Frente de Todos. El mandatorio bonaerense coincide con su jefa política, Cristina Fernández de Kirchner, respecto a que “ya es tarde para enmendar ahora las malas designaciones en el gabinete” del presidente.

“En la Casa Rosada hicieron las cosas muy mal y las consecuencias nos ponen al borde de un empate en la provincia de Buenos Aires”, detalla Kicillof en privado. Sabe que la urgencia de los comicios legislativos obliga a dejar para después de noviembre las facturas contra Fernández, aunque también coincide con el resto del ala dura sobre la candidatura de Santiago Cafiero para matar dos pájaros de un tiro: ponerlo en la lista porque no mide mal y sacarle la botonera del gobierno. Más allá de las negativas del albertismo, esta semana habrá un nuevo intento para convencer al jefe de Gabinete, cada vez más aferrado a su cargo como Marcos Peña en la administración de Mauricio Macri.

Ya se sabe que Kicillof es el principal ariete contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, desde hace meses. “Axel le anticipó a Cristina que el ajuste ortodoxo del primer semestre iba a traer un impacto negativo en una economía real que se estaba recuperando”, comentan en La Plata. Sus dardos no sólo apuntan al titular del Palacio de Hacienda, sino también contra el ministro Matías Kulfas por su “escasa eficiencia” para frenar la inflación. El desgaste del equipo económico es fogoneado desde el entorno del gobernador con el repetido lema: “Con las vacunas no alcanza” para revertir el malhumor que puede afectar electoralmente al Frente de Todos. De todas formas, el preferido de Cristina no está de acuerdo con un eventual desembarco de Martín Redrado junto a Sergio Massa para reemplazar a “los funcionarios que no funcionan”.

¿Vuelve el Clio?

Mientras tanto, la vicepresidenta impulsa al gobernador para que se ponga al frente de la campaña en la provincia de Buenos Aires. Ella va a hacer apariciones estratégicas para sostenerlo y “fidelizar” el voto propio. Varios intendentes, el camporismo y la Casa Rosada no miran con entusiasmo la idea de “provincializar” la campaña en la figura de Kicillof que se ha desgastado mucho. Tal como lo adelantamos en MDZ, su imagen negativa ha subido mucho, lo mismo que la percepción de su gestión de gobierno. Y además los jefes comunales del GBA miden mejor que el mandatario bonaerense, por eso se sigue insistiendo con la postulación de Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, o aparece el nombre de Juanchi Zabaleta, de Hurlingham, o Leonardo Nardini de Malvinas Argentinas, en los últimos casos acompañando a Victoria Tolosa Paz.

La mayoría del FTD bonaerense considera que Kicillof no puede ser la imagen excluyente de la campaña, ni tampoco el presidente porque están golpeados frente a la opinión pública. “El Axel de hoy no es el de 2019 que apareció como una figura fresca en el Clio de Carlos Bianco, pasaron cosas....”, dicen los Barones del GBA. Claro, lo que también admiten en privado es que si el oficialismo gana la provincia con esa estrategia, el gobernador queda posicionado dentro del espacio como para suceder a Alberto. Escenario que no entusiasma a casi nadie en el peronismo, a excepción de Cristina. De todas formas, todos estos interrogantes se van a empezar a aclarar esta semana con la vice, Máximo Kirchner y el presidente. Pero la lapicera es de CFK. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?