Frederic prohibió los detectores de mentiras para evaluar a los policías

Frederic prohibió los detectores de mentiras para evaluar a los policías

La ministra de Seguridad de la Nación prohibió el uso de los polígrafos, comúnmente conocidos como 'detectores de mentiras', para la evaluación de las fuerzas policiales y de seguridad que sean del ámbito federal, dando marcha atrás con una iniciativa impulsada durante la gestión de Cambiemos.

Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, prohibió el uso de polígrafos, comúnmente conocidos como 'detectores de mentiras', en las evaluaciones de las fuerzas policiales y de seguridad que sean del ámbito federal, derogando nuevamente una iniciativa impulsada durante la gestión de Cambiemos.

A través de la Resolución 74/2020 publicada hoy en el Boletín Oficial, Frederic derogó la Resolución 540/2018 firmada por la exministra Patricia Bullrich y que habilitaba las pruebas de polígrafo de carácter voluntario y optativo a los integrantes de las Fuerzas Policiales y de Seguridad que dependen del ministerio, como una herramienta de control que evalúa determinados aspectos de la persona para obtener toda la información relevante al área objeto de investigación, así como toda información conocida sobre el sujeto.

Los exámenes poligráficos de rutina comenzaron a principios de octubre del año pasado y fueron aplicados a los uniformados en desempeño de funciones, siempre de manera voluntaria, aunque se planeaba también utilizarlos en aquellos casos en los que ocurran incidentes con y dentro de las fuerzas de seguridad y en los que sea necesario identificar a los responsables. Para todo ello, en junio del 2018 se habían adquirido cuatro aparatos de última tecnología.

Sin embargo, en el marco de una profunda revisión que el Gobierno nacional había prometido realizar sobre las políticas de seguridad de Cambiemos y que no se ha detenido pese a las medidas de aislamiento social, Frederic resolvió acabar con estos exámenes argumentando que "no surge evidencia sobre los resultados alcanzados con el uso de los polígrafos, ni informes que fundamenten, además de la utilidad, la legalidad de su utilización para los fines declamados".

En ese sentido, y citando una amplia jurisprudencia española y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la ministra de Seguridad señaló que "no obstante los antecedentes y las validaciones de las pruebas poligráficas en los sistemas policiales y de inteligencia comparados que invoca la Resolución" firmada por Bullrich, "los Estados con tradiciones y sistemas jurídicos análogos a nuestro país descartan su utilización, por considerarlos lesivos de derechos y garantías individuales y por trasuntar una forma de cosificar a la persona humana, contraria a su dignidad".

"También se ha afirmado que el examen del polígrafo por su naturaleza representa un proceso de evaluación de tipo confrontativo, que genera miedo, tensión y angustia. El consentimiento para ser sometido a la prueba de polígrafo es más bien retórico si, como lo hacen las resoluciones bajo examen, tal examen constituye un requisito para ser admitido en determinadas áreas, grupos, equipos y funciones de la Fuerzas Policiales y de Seguridad", añade.

Respecto a los cuatro polígrafos comprados por la gestión anterior, Frederic aseguró que "no han sido utilizados hasta el momento" y su destino podrían ser como donaciones a los ámbitos académicos y médicos, dado que "la poligrafía es un recurso de interés para estudios en psicofisiología, psicología experimental y psicometría, especialmente en áreas académicas; y que, además, ciertos componentes del polígrafo, como el pletismógrafo para dedo o esfigmomanómetro, resultan de interés para estudios y controles en medicina, especialmente en áreas de cardiología".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?