Brutal ataque en patota a un joven: uno sería "hijo de un embajador"

Brutal ataque en patota a un joven: uno sería "hijo de un embajador"

El joven había salido de su casa y, a pocos metros de atravesar el portón, comenzó una seguidilla de agresiones. Tras la golpiza, los hombres le dijeron a la familia que “iba a perder el tiempo denunciando” porque tenían inmunidad diplomática. Le dieron 3 mil pesos para que no denunciara.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Cinco hombres golpearon, amenazaron y atropellaron con un cuatriciclo a un joven de 18 años que estaba de vacaciones con su familia en Punta del Este, Uruguay. La excusa de la agresión se basó en que “creyeron que les había robado”, según denunció la familia del agredido.

El joven fue atacado el sábado a la noche por una patota que estaba en la casa contigua y que lo acusaba de haber sido autor de un robo a la vivienda que habían alquilado dos semanas atrás. Según relató su padre, Pablo Romero García, al joven le gusta el rap y el trap y viste ropa asociada estéticamente a estos estilos musicales, por lo que es común que use gorro de visera y capucha.

“Por ese estilo, anoche cinco adultos de aproximadamente unos 30 años lo golpearon, amenazaron, intentaron subirlo a la fuerza a un auto y lo atropellaron con un cuatriciclo, pues supusieron que era un ladrón que caminaba por la calle con intenciones de robar”, expresó. "Los agresores, quienes intentaron matar a mi hijo, fueron nuestros vecinos”, explicó el padre.

Hijo de un embajador

Tras la agresión, la patota le dijo a la familia que “iba a perder el tiempo denunciando” porque uno de ellos era “el hijo de un embajador”, informó el medio local La Diaria.

El Ministerio del Interior confirmó que la denuncia fue radicada en sede policial, y en el Sanatario Mautone de Maldonado constataron las lesiones que recibió el muchacho. En su relato, que forma parte de una denuncia que ahora investiga la Justicia, el muchacho dijo que había salido el sábado a las 20.30 de su casa y que, a pocos metros de atravesar el portón, había recibido una patada por atrás, y metros después venían otros tres o cuatro hombres con cachiporras, que lo acusaban “de ser un chorro”.

El joven les dijo que vivía en la casa de la que estaba saliendo, pero los agresores lo amenazaron con "pegarle un tiro”. La víctima salió corriendo y, al llegar a una rotonda, fue interceptada por uno de ellos en cuatriciclo y la atropelló. Cuando pudo levantarse, el conductor del cuatriciclo aceleró para volver a atropellarlo, el chico logró eludirlo y corrió pocos metros hasta ser rodeado por el resto.

En ese momento se acercó un auto y la patota lo tomó de la ropa por la fuerza e intentó meterlo dentro del auto. El joven volvió a explicar que era vecino y los hombres resolvieron llevarlo hasta la casa para confirmar su relato. “Si no vivís ahí, te vamos a pegar un tiro y tirar en una zanja”, lo amenazaron, y le aseguraron que estaban armados.

El padre del joven fue a la casa de los agresores y los increpó por la golpiza. Su respuesta fue que ya le habían pedido "disculpas”.

“Mi hijo fue golpeado, acusado erróneamente de ser un delincuente por quienes terminan obrando como tales, amenazado de recibir disparos, ser muerto y su cuerpo arrojado a una zanja, fue hurtado (le robaron su buzo y su gorrita, justamente aquellos elementos que sus agresores dieron por suficiente como para incriminarlo por la apariencia que le daba), le rompieron su celular, intentaron secuestrarlo y lo intentaron matar atropellándolo con un cuatriciclo", indicó el hombre en un comunicado.

Añadió que "luego le dieron 3.500 pesos (unos 6.000 pesos argentinos) para que se sintiera recompensado y no hablara de la situación" y que, mientras, lo amedrentaban a él para que no hiciera la denuncia porque "no tendría efecto alguno pues tenían alguna especie de inmunidad diplomática”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?