La condena a perpetua que abre una nueva etapa en Mendoza

La condena a perpetua que abre una nueva etapa en Mendoza

Tras el primer debate realizado en el nuevo Polo Judicial de la provincia, un jurado popular encontró culpable a Matías Joel Albornoz por haber matado a golpes a una comerciante para ocultar un robo. Recibió la pena más dura prevista por el Código Penal. Detalles.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un joven fue condenado a prisión perpetua tras ser hallado culpable por un jurado popular del crimen de una comerciante que fue atacada a golpes en su local de la localidad mendocina de Tupungato en 2016, informaron hoy fuentes judiciales. Se trata de Matías Joel Albornoz, quien fue hallado culpable del homicidio de Elsa Susana "Kita" Torfe, una comerciante a la que asaltó en su despensa situada en Almirante Brown 590, el 8 de abril del 2016.

El debate comenzó el martes pasado y fue el primero en realizarse en el flamante Polo Judicial, el nuevo complejo penitenciario de la provincia de Mendoza donde también hay salas de audiencia. De acuerdo a las pruebas reunidas y exhibidas en el juicio por jurados, que concluyó casi a medianoche de ayer, la víctima fue atada y golpeada hasta morir durante un robo. Durante la investigación se obtuvieron en la escena rastros genéticos que ubicaron a Albornoz en el lugar del homicidio. De ahí la condena.

Según la acusación de la fiscalía, el joven ingresó a la despensa junto a dos cómplices -aún no identificados- la mañana del 8 de abril y atacó a la comerciante hasta matarla con el fin de robarle. Luego de revolver la vivienda que se encontraba junto al negocio, los atacantes escaparon y dejaron el cuerpo de la víctima tapado con colchones en una habitación. Los familiares de Torfe la encontraron asesinada y dieron aviso a las autoridades policiales.

El jurado popular no tuvo contemplaciones con Albornoz.

Perpetua

Albornoz fue declarado culpable del delito de "homicidio criminis causa", es decir para ocultar otro delito, en este caso el robo, tal como había solicitado el fiscal del juicio, Javier Pascua.

El acusado fue detenido en 2019 y enviado a la cárcel. Lo condenaron luego de que su ADN fuera ingresado al Registro Provincial de Huellas Genéticas Digitalizadas para ser cotejado con el el banco de datos existente, que arrojó como resultado su presencia en la escena del crimen de la comerciante.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?