En Perú, la picardía del vacunagate tuvo altos costos políticos

En Perú, la picardía del vacunagate tuvo altos costos políticos

Entre las personas que se beneficiaron y que luego fueron apartadas del Gobierno y/o escrachadas públicamente figuran un exmandatario, la canciller y titular de Salud, el nuncio del Vaticano.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Hasta ahora, dos casos en el mundo encabezan la lista de "vacunagato", el término que los medios han elegido para referirse a las vacunaciones de privilegio que se realizan algunos funcionarios o personas allegadas al poder. Los casos son dos, de hecho, encabezan la lista porque, en realidad, no se conocen otros casos en el mundo. Argentina y Perú, dos países de Latinoamérica son los encargados de ofrecer un espectáculo vergonzoso a sus poblaciones y al mundo entero.

Hasta el momento, Alberto Fernández no hace ninguna declaración pública más que la solicitud de renuncia a Ginés García. Diferente es el caso de Perú, donde el Gobierno se ocupó de denunciar públicamente las identidades de los implicados. 

“Estoy indignado, furioso... me siento totalmente decepcionado”, dijo el presidente peruano, Francisco Sagasti.

El Gobierno peruano, a cargo del mandatario Sagasti, pidió disculpas públicamente y detalló que eran 487 los vacunados de forma irregular, entre ellos, el expresidente Martín Vizcarra.  Además, 122 funcionarios públicos figuran en el listado, 16 pertenecían al actual gobierno que ya fueron separados de sus cargos.

Por otra parte, Sagasti aseguró que “la mayoría de las vacunaciones ocurrieron en septiembre y octubre”, en el gobierno de Vizcarra.

Los 487 recibieron algunas de las 3.200 dosis extras que el grupo farmacéutico chino Sinopharm entregó para el personal a cargo del ensayo de la vacuna entre 12 mil voluntarios peruanos.

Tal como informa el portal de noticias Infobae, la inequidad en el acceso a las vacunas es desopilante. "En un país de 33 millones de personas que acumula 44.308 muertos por covid-19, con 1,25 millones de casos confirmados, la exministra Mazzetti pasó rápidamente de heroína a villana... Hace una semana la entonces ministra declaró ante el Congreso que, como “capitán de barco”, iba a ser la última funcionaria de salud en vacunarse. Pero mentía, se había inmunizado el 22 de enero".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?