Entre abrazos y barbijos, finalizó la 35° Fiesta Nacional del Teatro

Entre abrazos y barbijos, finalizó la 35° Fiesta Nacional del Teatro

Durante ocho días, La Pampa fue la sede del último encuentro que reúne a teatristas de toda la Argentina y que se realiza desde 1985. La maratónica programación de esta ansiada edición estuvo compuesta por 32 espectáculos seleccionados y 10 invitados. Mendoza, presente desde distintos lugares.

Pablo Gordon

Pablo Gordon

“El teatro hace bien”, afirmaba el slogan de la 35° Fiesta Nacional del Teatro y vaya que se cumplió. Durante ocho días, teatristas de toda la Argentina llegaron a la ciudad de Santa Rosa para celebrar y compartir el arte milenario que los une. Las calles se coparon de remeras y barbijos con la marca del festival y algo quedó claro: no hubo tapabocas capaz de contener la alegría de cientos de personas en cada uno de los rincones de la ciudad.

Desde sus comienzos, allá por 1985, la fiesta se caracterizó por ser un espacio de encuentro, de compartir miradas, experiencias, de reflexión, de abrazos. Algo que, en el 2020, pandemia mediante, no pudo ser y se extrañaba. No es azaroso que uno de los grandes puntos de concentración de este año, y donde hubo actividades gratuitas, se llamó “El predio del abrazo”.

Gustavo Uano, el mendocino que está al frente de la dirección ejecutiva del Instituto Nacional del Teatro / Foto: Gentileza INT

Si bien la fiesta se realiza desde hace 35 años en distintas provincias del país, la de La Pampa, hasta el momento, fue la más esperada de todas. “El ansiado reencuentro”, afirmó Gustavo Uano, director ejecutivo del Instituto Nacional del Teatro. Su fecha de realización se modificó tres veces y de hecho, casi se suspende. Una vez más, contra viento y marea, ahí estuvo el teatro independiente demostrando que es capaz de sostener la llama de la cultura encendida.

Como ejemplo de ello, dentro de la maratónica programación de esta edición, está ‘Misterio’, el espectáculo santafesino de danza teatro que narra todos los avatares de un elenco por mantener viva una obra con cuatro integrantes menos. El “hacer a pesar de todo” y la puja por defender el arte se ve bien clarito en este biodrama.

Misterio, el espectáculo que representó a Santa Fe en el encuentro federal / Foto: Gentileza INT

Este espectáculo fue parte de una variada grilla compuesta por 32 obras seleccionadas en cada una de las provincias y 10 invitadas. Un tema recurrente en los relatos fue la violencia de género. Es que, el teatro es una gran herramienta de transformación social y posibilita la visibilización de lo que, muchas veces, se calla u oculta. También se destacó la presencia de obras con temática LGBTIQ+.

La Rioja presentó 'El fin de la trompeta' / Foto: Gentileza INT

En esta línea, la comedia dramática ‘La niña que fue Cyrano’ fue la más ovacionada. Las cordobesas Chili Peralta Vissani y Luisina Lipchak cautivaron con la dulce y tierna historia de Valentina, una niña que elige mentir por temor a ser rechazada. Con actuaciones poderosas, acompañadas de melodías placenteras, las actrices hablan de infancias diversas.

No es casual: el INT viene trabajando desde hace tiempo en la erradicación de las violencias y las desigualdades hacia mujeres y personas de la comunidad LGBTIQ+. En esta edición, se puso especial atención en ello y entre las actividades especiales se dio lugar al “Foro Federal: Género y diversidades en las artes escénicas”.

Dentro de las propuestas, también sobresalieron relatos clásicos y mitos populares. Quienes se destacaron con sus trabajos fueron Mauricio Kartun con ‘Terrenal: pequeño misterio ácrata’ y Pompeyo Audivert con ‘Habitación Macbeth’. Ambos invitados al encuentro y quienes, al igual que Luis Machín, María Onetto y Enrique Federman brindaron charlas magistrales durante su estadía en La Pampa.

Mendoza, presente en la FNT

Nuestra provincia puso en escena dos dramas. Por un lado, ‘Telémaco subeuropa’ con dirección de Paula San Martín y Laura Volpe, que cuenta la historia de Teo, un joven que emprende un largo viaje para encontrar a su padre. Salvo el protagonista, los actores se desdoblan en varios personajes que mantienen al espectador expectante hasta el final del relato.

Telémaco subeuropa en la 35° FNT / Gentileza INT

Por el otro, Agustín Daguerre presentó ‘Un hueco’ del dramaturgo Juan Pablo Gómez. Gira en torno a tres hombres que se atrincheran en el vestuario de un club en el que velan a uno de sus mejores amigos. Una puesta intimista, con música en vivo que, en más o menos medida, atraviesa indefectiblemente al espectador.

Además, el titiritero Ezequiel Yasar estuvo como invitado y realizó varias funciones en el Carrumante de títeres con sus obras ‘Los clásicos del rock nacional’ y ‘Bom Borom Bom Bom’.

A ellos, se sumó David Blanco, quien a pesar de su ausencia estuvo más presente que nunca. “El negro”, que falleció en 2011, fue recordado dentro de 'Homenajes en entrevistas', un ciclo audiovisual dirigido por Aníbal Garisto y que, en esta ocasión, estuvo presentado por Katja Aleman. El clip contó con la participación de los actores Francisco Suárez, Mariú Carrera, Osqui Guzmán, Cristina Banegas, Enrique Lucero y del padre del querido artista, Agustín Clodomiro Blanco. A su vez, Sacha Barrera Oro, representante de la delegación del INT Mendoza, expresó unas palabras en la presentación.

Otro mendocino que también dijo presente en la FNT fue Víctor Arrojo. El docente y director se sumó al foro “Una mirada al futuro de nuestra actividad” y compartió mesa con Gustavo Uano, Patricia García, Ariel Molina, Raúl Brambilla, Alejandra Darín y Luis Alberto Alí.

Gran cierre

Con 130 funciones realizadas, la 35° Fiesta Nacional del Teatro finalizó el sábado con el broche de oro de La Delio Valdez. La orquesta de cumbia fue la encargada de hacer bailar a cientos de personas que, a pesar del frío y la lluvia, se acercaron hasta el Anfiteatro Provincial.

Entre abrazos y barbijos, finalizó la 35° Fiesta Nacional del Teatro / Foto: Gentileza INT

De esta manera, entre barbijos, alcohol en gel y abrazos, el ritual llegó a su fin. Hoy, muchos teatristas, ya en sus respectivos hogares, esperan ansiosos conocer dónde será el próximo destino que les permitirá, una vez más, compartir, celebrar, conocer y enriquecerse con todo lo que se está gestando en cada punto cardinal del país. Porque, citando parte de lo que dijo la titiritera salteña Andrea García al finalizar la función de ‘Fuga’, “el teatro no es competencia”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?