Gambito de dama: ¿jugar al ajedrez te hace ver sexy?

Gambito de dama: ¿jugar al ajedrez te hace ver sexy?

Una campeona de ajedrez de Reino Unido asegura que el deporte es muy sensual y que utilizó esto a su favor.

MDZ Show

MDZ Show

Luego de muchos análisis sobre la serie de Netflix, Gambito de Dama, los expertos en ajedrez aseguran que este deporte hace ver más sensuales a las personas que lo están jugando y cautiva a los espectadores por su concentración, la estratega y la inteligencia de los participantes.

Siempre que una serie se hace popular por su temática suele crear una tendencia en la vida real. Así pasa con el ajedrez que sirvió para que la gente descubra lo interesante y fascinante que puede llegar a ser este deporte.

La sensualidad del ajedrez

Para la mejor jugadora de ajedrez de Reino Unido, Jovanka Houska, puede ser sexy porque se concentra un clima de tensión, emoción y de leer a la otra persona que puede generar un clímax muy alto.

Así lo escribió en su libro The Mating Game, que habla de una jugadora de ajedrez bisexual y a través de ese personaje explica el erotismo del juego. Si bien intensifica esta temática por una cuestión narrativa, lo cierto es que las ideas fueron sacadas por su experiencia profesional. 

El ajedrez es sexy. Muchos de los mejores jugadores del mundo actualmente tienen menos de 30 años y miles de ellos son mujeres hermosas atrevidas, y atraídas al reto de probarse a sí mismas que son tan buenas como los hombres, y mejores, en un juego que hasta la actualidad ha tenido una predominancia masculina”, dijo la Campeona de Ajedrez Femenil del Reino Unido en una columna del diario Telegraph.

Y siguió: "¿En cuántos otros deportes de puedes permitir pasar varias horas sentado a unos cuantos pies de tus oponentes y, si estás atraído a ellos, intercambiar contacto visual mientras tratas de ganarles?". 

Houska explicó que este erotismo en el ajedrez, que puede analizar en Gambito de Dama, ella lo utilizó a su favor durante sus partidas: "No veo nada no-ético sobre en hacerme lucir tan bien como pueda antes de un juego importante contra un jugador masculino. Si lo puedo distraer y evitar que haga el mejor movimiento, bien, es parte de la batalla competitiva”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?