¿Te muerdes las uñas? Aquí cinco consejos infalibles para que dejes de hacerlo

¿Te muerdes las uñas? Aquí cinco consejos infalibles para que dejes de hacerlo

La mayoría de las veces que nos comemos las uñas lo hacemos como un acto de fijación oral o compulsivo o involuntario, ya que no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Algunas personas afirman que nunca podrán cambiar este comportamiento. ¡Te mostramos cinco tips para que dejes de hacerlo!

Angeles Alvarez

Para quienes tienen esta tendencia, es difícil estar ansiosa y no comerse las uñas. Muchas veces estamos esperando a rendir un examen o a pasar una entrevista de trabajo y nos descargamos haciendo esto. Los especialistas afirman que es un acto compulsivo que surge por múltiples causas, como la ansiedad, los nervios, la angustia, entre otras causas.

Para no comernos las uñas recurrimos a mitos o remedios caseros como ponernos limón o pimienta para que al llevar las uñas a la boca sintiéramos esos gustos fuertes e inmediatamente las sacaramos. Bueno, a pesar de que para algunas puede ser efectivo, para otras no lo es en absoluto, ni siquiera frente al gusto u olor intenso.

Cortesía: Sanz Clínica Dental

Lo peor es que este hábito lo tiene entre el 20 y el 30% de la población mundial, sin saber que puede acarrear infecciones, problemas de higiene y de salud. La onicofagia es la conducta repetitiva de comerse las uñas y es un trastorno emocional. En general comienza en la infancia o adolescencia y puede ser aislada (asociada a nervios, ansiedad, mal humor) o asociada a otro trastorno (trastorno de atención, obsesivo compulsivo, entre otros).

Según la dermatóloga Belén Giraud Billoud (Mat.11920) en la mayoría de los casos este problema no presenta mayores complicaciones a excepciones de la estética, pero sí surgen algunos en donde se puede producir sangrado, infecciones, deformación irreversible de la uña o hasta incluso problemas dentarios. La experta nos contó que con cinco consejos simples puedes dejar este hábito de una vez por todas.

  • Identificar las causas

Primero debemos poner atención a por qué nos comemos las uñas y en qué situaciones, lugares o momentos (ansiedad, miedo, nervios).

  • Realizar ejercicios de relajación y meditación

Este paso es súper importante ya que podemos buscar en Internet , Youtube o preguntarle a un profesor de yoga o de alguna disciplina similar, maneras de lograr la relajación de distintas formas y que no nos afecte al punto de comernos las uñas y no poder parar.

Cortesía: Merca2
  • Manicura

Ver las uñas lindas y prolijas puede ser un incentivo para no comerlas. También ayudan las opciones manicura con gel, porque protegen más la uña y es más difícil romperla con nuestros dientes.

  • Esmalte fuerte

Existen en el mercado esmaltes con olor fuerte para que dejes de comerte las uñas, lo cual permite que nos alejemos de ellas o nos produzca una sensación de asco si lo hacemos. Es uno de los pasos más efectivos y fácil de lograr.

  • Ayuda profesional

Si notas que no puedes dejarlo de hacer de ninguna manera posible, lo mejor es que acudas a un psicólogo para que diagnostique si hay un TOC o un problema de ansiedad de fondo a lo que debas apuntar. Además, podrá ayudarte a calmar la ansiedad, controlar los nervios y finalmente romper el hábito.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?