El Ford Bronco que nunca llegó, ¿o sí?

El Ford Bronco que nunca llegó, ¿o sí?

En el 2004, Ford presentó un prototipo de su clásico SUV todo terreno. Pero no lo desarrolló. Hoy, con el Bronco 2020 entre nosotros, la continuidad del estilo es evidente.

MDZ Autos

MDZ Autos

El Ford Bronco está de regreso. El año pasado fue presentado en Estados Unidos y dentro de poco será lanzado en Argentina, por ahora sólo en la versión Sport.

Pero desde que discontinuara al modelo en 1996, la marca siempre tuvo intenciones de recuperar lo que fuera uno de los modelos más icónicos de su gama, casi al nivel del Mustang.

Según recuerda el sitio especializado Auto Web, el más importante se plasmó en el Bronco concept del 2004, ocho años después de haber discontinuado el modelo. 

Se trataba de un prototipo que despertó la admiración de la prensa y los visitantes del Salón de Detroit (EEUU) de ese año, pero que finalmente no decantó en el regreso del modelo al mercado norteamericano.

Vestido con una carrocería de tres puertas de líneas muy rectas y con un acabado metálico, el Bronco del 2004 mostraba guiños que se repitieron en el flamante modelo de producción conocido el año pasado: parrilla con un enorme Bronco en vez del óvalo y faros circulares.

Además recurría a reminiscencias con el pasado, como las bisagras en las puertas y la reducida distancia entre ejes. El malacate incorporado y las ruedas de 18″ con neumáticos 265/70 dejaban en claro sus intenciones todo terreno.

“El concepto Bronco es como tu par favorito de jeans desgastados y descoloridos: clásico, familiar, cómodo y siempre a la moda”, dijo en ese momento John Mays, vicepresidente de diseño de Ford al presentarlo a la prensa.

El interior, del que no hay buenas imágenes, combinaba el minimalismo moderno y una estética retro. Ofrecía sólo dos asientos y la parte trasera del techo era removible.

Sin embargo, la gran sorpresa estaba en el motor, extraño para el mercado yankee. Montaba un Duratorq turbodiesel realizado por la rama europea de la marca, con 2.0 litros y 130 cv (muy lejos de la potencia que hoy ofrece el modelo).

Si te parecen pocos, podía inyectársele un nitro que generaba 50 caballos extras por pocos segundos. La caja era una automática de seis marchas y la tracción, por supuesto, en las cuatro ruedas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?