Cómo la alimentación fortalece el apego

Cómo la alimentación fortalece el apego

La Lic. en Nutrición Noelia Giorlando explica la relación entre ese primer vínculo con el alimento, y cómo influye en el resto de nuestra vida.

Noelia Giorlando

El apego es el primer vínculo que el niño o niña recién nacida establece con su cuidador proviene de la palabra amor y amma (madre). Es intenso, duradero, emocional, íntimo, único y constitutivo de patrones relacionales en la adultez, esta disposición está asociada a la supervivencia física y emocional, y permite mantener y sostener una proximidad suficiente como para comenzar a establecer en el individuo patrones internos de seguridad, satisfacción y afecto.

De acuerdo a la calidad de esta interacción será el tipo de apego, los esquemas internos, el autoconcepto y las relaciones futuras con los demás, lo que permitirá o no una buena regulación emocional y respuestas adaptativas frente al estrés, ya que el apego no sólo se trata de acercamiento físico sino de proximidad emocional y empatía.

 

El apego no sólo se trata de acercamiento físico sino de proximidad emocional y empatía.

Toda la comida tiene un componente afectivo y es la primera manera de vincularse con un Otro significativo y figura de apego, por lo general la madre, en ese dar mutuo hay un recibir constante de mensajes de afecto. Lo que me dan de comer y manera en que me lo dan determina un proceso de aprendizaje alimentario único, a partir del cual, la comida se simboliza, se crean representaciones, asociaciones positivas o negativas, significados, formas de relacionarse con el cuerpo y con la comida. Las emociones, pensamientos, creencias, miradas y palabras le dan estructura a la conducta alimentaria.

René Spitz (1946) pediatra norteamericano, fue uno de los primeros en observar que los niños hospitalizados durante períodos prolongados, sin contacto con la figura de apego materna, desarrollaban depresión denominada anaclíctica, llegando a la muete, a pesar de recibir alimentos diariamente.

La alimentación cumple un rol fundamental, en este circuito de vacío, demanda y satisfacción, logrando adecuadas respuestas emocionales y biológicas frente al estrés, entendiendo que estas cercanías forman parte de sistemas de cooperación más complejos, necesarios, duraderos y placenteros, como es en el caso de comer, donde no sólo se necesita el alimento sino y más importante aún, la presencia cálida y cercana de otro ser humano para vivir.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?