¿Cómo reemplazar la carne en la lasagna?

¿Cómo reemplazar la carne en la lasagna?

En cuanto a la lasagna, hay opciones para todos los gustos.

Food Lovers

Muchas veces se piensa que es imposible hacer una lasagna sin carne. Sin embargo, esto no es así, ya que existen muchas opciones para realizar esta emblemática pasta recurriendo a otros ingredientes. En esta ocasión, ofrecemos la receta para hacerla a base de espinaca y otras verduras, entre ellas brócoli, berenjena, cebolla y zanahorias.

Esta receta es compartida por Directo al paladar y se presenta como la opción ideal para aquellas personas que buscan probar un exquisito plato vegetariano.

La buena noticia es que no es la única variante a la que se puede apostar. También se puede hacer solo a base de espinaca, y hay una opción más dulce para la que se utiliza calabaza, cebolla caramelizada y queso de cabra.

Por otra parte, para los que no son vegetarianos y aún así quieren evitar la carne vacuna, hay lasagnas que se hacen con atún, con sardinas y hasta con merluza y mejillones.

Fuente: directoalpaladar.com

Lasagna sin carne: ¿cómo hacerla?


Ingredientes

Para que coman bien unas 4 personas se necesita de:
 

  • 1 berenjena.
  • 1 brócoli.
  • 12 champiñones.
  • 2 zanahorias.
  • 75 gr. de espinaca fresca.
  • Pasta para lasagna.
  • Salsa blanca o bechamel (cantidad necesaria).
  • Salsa de tomate (cantidad necesaria).
  • Queso parmesano (a gusto personal).

Elaboración

Lo primero que hay que hacer es tener listas las dos salsas, tanto la blanca, que se usará para la cobertura de la lasagna, como la de tomate, cuya función está en el montaje del plato.

Por lo demás, hay que tener en cuenta que esta lasagna sin carne está hecha a base de 3 capas, cada una de ellas compuesta por distintos ingredientes.

Para la primera capa, yendo de abajo hacia arriba, hay que trabajar con los champiñones. Para esto hay que pelarlos y cortarlos en forma de láminas. Luego, hay que dorarlos en una sartén a fuego moderado con un poco de aceite de oliva. Una vez que están hechos, retirar del fuego y sumarles las hojas de espinacas, que tienen que estar bien lavadas.

La capa del medio estará integrada por la zanahoria y el brócoli. Estos ingredientes se tienen que cocer al vapor, para lo cual tienen que estar cortados en trozos pequeños. ¿Cuál es el secreto para que queden bien? Tienen que estar al dente.

Por último, la capa superior debe estar compuesta por la cebolla y la berenjena. Mientras se cocina esta última (se puede hacer al microondas) hay que cortar la cebolla y saltearla en una sartén con un poco de aceite. Cuando comienza a quedar translúcida, hay que sumarle la berenjena y saltear hasta que todo esté bien cocido.

Con todos los ingredientes listos, lo único que resta hacer es armar la lasagna. En una fuente para horno, poner sobre la base un poco de salsa de tomate, luego las hojas de pasta e introducir la primera capa de relleno.

Repetir el proceso con las otras dos, cubrir con la salsa bechamel y esparcir sobre la superficie el queso parmesano rallado.

Para finalizar, hay que llevar la bandeja a un horno a 180°C y cocinar durante unos 30 minutos. El queso va a quedar gratinado y la lasagna será una verdadera fiesta de sabores. 

Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?